[SUECIA-NORUEGA] Suecia y Noruega, Nordkapp fue la excusa (Agosto 2017)

Iniciado por AlvarA, Septiembre 02, 2017, 13:17:14 pm

Tema anterior - Siguiente tema

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

AlvarA

***AÑADIDO AL INDICE***


Suecia y Noruega, Nordkapp fue la excusa (agosto 2017)



Presentación del viaje
Recién llegados de nuestro viaje por Suecia y Noruega me dispongo a escribir la crónica, será contada poco a poco (paciencia).
¿Por qué fuimos este año hasta Cabo Norte? Los astros se alinearon: un mes de vacaciones completo y la incertidumbre del próximo verano hicieron que nos decidiésemos por dar el salto a la punta norte de Europa.
No queríamos subir hasta Cabo Norte sin disfrutar del trayecto, por eso decidimos invertir un tercio del tiempo en Suecia y dos tercios en Noruega (aprox.).
La subida hasta Suecia la hicimos sin más paradas que las necesarias, salimos un viernes tras haber comido y llegamos a Malmo el domingo por la tarde. No tuvimos problemas de atascos significativos y se dio bien la carretera, aunque hay que reconocer que es un poco paliza. Decidimos hacer la ida rápida para poder entretenernos más en la "bajada".

El viaje lo hemos hecho los dos solos con nuestra compañera de viaje, una VW Caddy que hizo sus 100.000kms mientras volvíamos por tierras Danesas. No hemos tenido problemas técnicos, aunque el gasto de ruedas en un viaje de estos kilómetros y carreteras de curvas hace que tengamos ya que cambiarlas. Lo mismo con el aceite, son muchos kilómetros los que se hacen recorriendo distancias tan grandes.

Vamos a intentar dar los datos que nos parecen más útiles ya que los comentarios genéricos sobre los lugares visitados se pueden encontrar en cualquier guía de viajes.

Agradecimientos
Aunque han sido muchos los hilos y páginas web consultadas para empezar con el viaje, quiero hacer especial mención de tres hilos de los que hemos encontrado mucha información muy útil:
Pipo, tu si que sabes hacer una crónica y apuntar todo, todo...: https://www.furgovw.org/index.php?topic=291247.0
Noneta, de las pocas crónicas íntegras dedicadas exclusivamente a Suecia: https://www.furgovw.org/index.php?topic=307578
Puidejo, información actualizada de su reciente viaje: https://www.furgovw.org/index.php?topic=337819


Impresiones
Es un viaje increíble, volvemos todavía alucinados con los paisajes que hemos visto y los sitios donde hemos dormido, por concretar un poco:
  • Suecia: Nos recordó mucho a Finlandia, donde estuvimos hace dos años. Ambos comparten geografía, elementos arquitectónicos, pasión por los coches clásicos... Tal vez por esa comparación constante entre ambos viajes nos ha defraudado un poco Suecia. No obstante, hay un montón de cosas que ver en Suecia que merecen pararse y no "subir a lo loco" hacia Cabo Norte sin disfrutar de este país. Es cierto que no le hemos dedicado un viaje entero como Noneta, pero tampoco nos ha parecido que se lo merezca (cuestión de gustos, ojo). Así que si se tienen ganas y tiempo, yo recomendaría la subida a Cabo Norte por los Países Bálticos y Finlandia.
  • Noruega: no hay palabras para describir lo bonito y caprichoso que puede ser un paisaje como el que tienen. Íbamos con las expectativas altas, pero hemos vuelto fascinados de todo lo que hemos encontrado durante el camino. Si bien es cierto que la gran cantidad de turismo en algunos sitios lo hace difícilmente disfrutable, siempre hay un desvío o camino alternativo donde no encontrarás nadie o casi nadie.


Preparación
Cargar la furgo con víveres y todo lo necesario para tirarse un mes largo de vacaciones, en este caso llevamos toda la comida que pudimos para tratar de mantener el presupuesto a raya.
DNI, no es necesario el pasaporte ni la carta verde del vehículo, a nosotros no nos paró nunca la policía en ningún control ni en la frontera.
Tarjetas sanitarias europeas.


Resumen
14.500 km.
970 € gasoil (766 litros).
285 € peajes (incluido Autopass).
372 € ferrys (incluido el de Suecia - Dinamarca a la vuelta).
123 € camping y áreas AC + 17€ tarjeta eurocamping + gastos en duchas (normalmente 10NOK/SEK por 3-5 minutos).


Pernoctas
32 noches de las cuales solo 5 han sido en camping. La posibilidad de pernoctar en prácticamente cualquier sitio unido a lo caro del viaje nos han hecho recurrir a menos noches de campings y hacer uso de duchas de gasolineras y áreas AC gratuitas.
Aunque si que es cierto que en algunas zonas de Noruega y Suecia hay ciertas restricciones en las pernoctas (porque el turismo es muy intensivo), la mayor parte de ambos países siguen siendo un paraíso para ir con coche/tienda/furgoneta/AC o lo que se os ocurra (que los alemanes van con cada cacharro...)

Monedas
En Suecia tienen la Corona Sueca: 1 € = 9.5 SEK (aprox).
En Noruega tienen la Corona Noruega: 1 € = 9.25NOK (aprox).
En Dinamaca tienen la Corona Danesa (que originales, ¿verdad?): 1 € = 7.45 DKK (aprox).

En prácticamente todos los sitios aceptan pagos con tarjeta, ¡hemos llegado a pagar céntimos con la tarjeta! No obstante, llevar algo de efectivo siempre viene bien, principalmente para las duchas (de monedas) y para algunos productos (fresas, frambuesas...) que venden en carreteras/pueblos y se paga en una hucha o cestillo.

En Suecia encontramos una buena oficina de cambio en Lund y allí cambiamos 50€ que nos cundieron todo el viaje.
En Noruega no encontramos oficinas de cambio a mano y en los bancos la comisión era prohibitiva: ¡más de 10€! Así que sacamos dinero en un cajero que nos aplicó un buen cambio y sólo perdimos un par de euros en comisión.


Ferrys/peajes y otros gastos
Llegar a cualquiera de los países exige pasar por Dinamarca, un país que de por si es un archipiélago y provoca que tengas que pagar por puentes o ferrys para atravesarlo. Nosotros elegimos la opción de todo puentes, lo que implica dos: el primero de 34€ + 56€.

Suecia es un país muy llano, con grandes lagos y llanuras, lo que hace que las carreteras sean bastante buenas y dispongan incluso de alguna autopista libre de peajes (o al menos nosotros no pagamos).

Noruega... aquí ya es otro cantar: islas, fiordos, túneles bajo montañas, túneles bajo el agua, más puentes, más fiordos... Esto provoca que los ferrys sean el modo de transporte más eficiente (o el único) en muchos recorridos. La mayor parte de los ferrys tienen bastante frecuencia y basta con llegar, hacer cola y embarcar.

La mayor sorpresa para nosotros de Noruega han sido lo que hemos llamado "peajes encubiertos": autopass. Ya sabíamos que algunas carreteras de Noruega había que pagar y para ello tienes que ir a la página web, registrar tu matrícula y asociarle una tarjeta bancaria.
Entendíamos que estos peajes estarían indicados y tu elegías si ir o no por ellos, pero en la mayor parte de sitios no es así: tu vas por la carretera y empiezas a ver cómo te van a cobrar coronas y más coronas por trayectos que no suelen ser especialmente complicados o técnicamente exigentes. Pero te cobran por pasar y no suelen indicártelo en un cruce antes para que puedas elegir una ruta alternativa... la verdad es que esto nos ha hecho en ocasiones estar un poco psicóticos de qué ruta elegir para tratar de minimizar estos costes.
Según nuestros cálculos nos tienen que cargar unos 100€ por el autopass... pero me da miedo después de lo que comentó Pipo que les pasaron a ellos... iremos informando.
Actualizado: finalmente fueron 73€ de Autopass, menos de lo que pensábamos  .palmas


Conducción y estado de las carreteras
Dinamarca: Puedes recorrerla completamente por autopista libre de peaje (excepto los puentes/ferrys). Nos sorprendió la gran cantidad de coches y camiones que hay, esperábamos en Dinamarca muchos menos vehículos.

Suecia: aunque hay carreteras secundarias en mal estado, la mayor parte de las de la red primaria tienen buen firme y no hay mucho tráfico excepto en algunas rutas. Hay un par de autopistas que prácticamente evitamos para poder disfrutar de los puntos de interés que teníamos marcados en la ruta.

Noruega: hay de todo, pero en general las carreteras no nos pareció que estuvieran muy cuidadas (es un país enorme y tiene que ser difícil tenerla perfecta, es lógico). Las infraestructuras son impresionantes: túneles y puentes para aburrir, pero en muchas ocasiones vimos bastante descuidado el asfalto.
Bastante tráfico en las rutas turísticas (que al final es por donde vamos todos los guiris) y con mucha autocaravana kamikaze. La conducción respetuosa y lenta, el límite suele ser muy bajo y pueden dar ganas de pisar el acelerador: evitarlo que hay bastante radar fijo y móvil.

Mención aparte merecen las Rutas Turísticas Nacionales de Noruega, que les he dedicado un apartado propio.


Precio de la vida
Los precios en Suecia son más caros que en España, como es lógico, yo diría un 50%-75% más. No obstante tienen Lidl así que los gastos de supermercado se pueden mantener más ajustados que en Noruega.

El precio de la vida en Noruega yo diría que es el doble que en España y eso se nota en todo: desde comprar el pan, a coger un ferry. No obstante, lo más llamativo nos pareció el precio que tiene hacer turismo allí: casi todas las atracciones turísticas son de pago y no bajan de 7-9€ (aprox.). Esto ha provocado que hayamos entrado en muy pocos sitios y nos tengamos que haber contentado en muchos casos con ver las cosas "desde fuera", una pena desde luego pero sino el presupuesto se te puede disparar y no podíamos permitírnoslo.
Como apunte, indicar que el aparcamiento en algunos sitios turísticos puede ser desorbitado (como aparcar en Oslo, ir a Preikestolen y Kjerag, etc.), así que en la crónica hemos recogido "trucos" para poder ahorrar lo que yo denomino robo: 20€ por aparcar en un parking para hacer una ruta por el monte.


Clima
El tiempo que hemos tenido ha sido muy malo... especialmente por la lluvia, casi todos los días ha llovido (y no hablo de chirimiri...). Especialmente molesto ha sido la lluvia en combinación con nieblas y nubes bajas que nos acompañaron en sitios clave del viaje: Lofoten, Kjeraj y Preikestolen  :'(
El frío lo esperábamos y tampoco ha sido excesivo, la mínima que hemos visto 5ºC. La máxima fue de 20ºC, no recuerdo si visitando Oslo o Estocolmo.


Gente
Nos hemos sentido muy a gusto tanto al hablar con la gente local como con otros viajeros. El nivel de inglés de allí es muy envidiable y la verdad que se cae el alma a los pies al encontrarte a gente jubilada hablando con esa soltura. La gente suele estar dispuesta a ayudar en todo lo posible y las oficinas de turismo están bien surtidas.


Comunicación
Es fácil entenderse con el inglés porque lo habla todo el mundo, solamente en un camping de Suecia tuvimos que hacernos entender por gestos.


Precios gasoil
Es de lo que más nos ha sorprendido (para bien) del viaje. Los precios del combustible a día de hoy no están prohibitivos y si vas buscando y echando en las más baratas puedes encontrarlo bastante económico. Pongo los precios medios a los que echamos nosotros por país (aprox.):
  • Francia: 1.15€/L
  • Alemania: 1.10€/L
  • Suecia: 1.40€/L
  • Noruega: 1.35€/L
  • Media: 1.09€/L


Bibliografía utilizada
Lonely Planet Noruega (ed. Español).
Lonely Planet Escandinavia (ed. Inglés).
Hilos de este foro así como otras páginas.
"Norway in your pocket", basta con pedirlo a la oficina de turismo Noruega: tourism@innovasjonnorge.no


Mapas
Mapa de carreteras de Suecia (ed. Freytag & Berndt).
Mapa de carreteras de Noruega (comprado en Estocolmo).
Sygic para el móvil sin los furgoperfectos cargados.


Comida
El precio de la comida así como la gastronomía de estos países (que no nos llamaba) ha hecho que prácticamente no hayamos consumido fuera de la furgoneta más que en las capitales.
El alcohol (cerveza) es muy elevado, especialmente en Noruega donde las latas de 33cl en el supermercado no bajan de los 3-4€ las más económicas. Supongo que los licores serán todavía más caros.


Supermercados
En Suecia hay Lidl, lo que abarata bastante el ir a hacer la compra. Además tienen bastantes más productos ecológicos que los que hay en España.
En Noruega hemos tirado de "Rema 1000", hay bastantes por todas partes y tienen buenos precios (al menos de lo más económico que encontramos).

AlvarA

Septiembre 02, 2017, 13:20:47 pm #1 Ultima modificación: Septiembre 24, 2017, 12:46:36 pm por AlvarA
Viaje y sur de Suecia


Llegar hasta Suecia



Día 1: Burgos -> Área AC Les Glamots
Salimos después de comer porque había tocado trabajar el viernes. Puesto que el viaje iba a ser caro y queríamos ajustar el precio en peajes de subida, hicimos uso de técnicas "avanzadas"  ;D descritas en el blog: http://francisco-colet-viajesycaravaning.com/la-ruta-noreste.html
Con ello puedes evitar un par de peajes de las Landas (7€ a cambio de perder 15 minutos) y luego por la N10 llegar a París con un gasto mínimo. Como nota, diré que el gasto en peajes de la ida (contando con los dos puentes de Dinamarca) fueron 134€.
Pillamos atasco en la frontera (7kms en Irún tras el peaje...) así que nos desviamos por la nacional que también estaba atascada pero por lo menos es tráfico lento y no estar parado. El resto del viaje fue bien y pasar Burdeos no nos supuso ningún retraso, tal vez por la hora, que era ya tarde.
Dormimos en el área de AC de Les Glamots (no dispone de servicios y es más una explanada).


Día 2: Les Glamots -> Alemania
Nos despertamos y, tras comprar en la boulangerie el desayuno, nos pusimos en marcha. El paso por París, lo que más miedo nos daba, lo hicimos sin mucha retención así que tuvimos suerte (supongo que por ser sábado de agosto).
Con todo ello no conseguimos llegar a Bremen que era un poco la idea que yo tenía en mente al diseñar la ruta. Dormimos en un pueblo cuyo nombre no recuerdo, en un aparcamiento de una guardería muy tranquilos.


Día 3: Alemania -> Malmö
Nos pusimos en marcha temprano para ver si podíamos llegar a Malmö antes de que anocheciera. Hay varias obras en Alemania que ralentizan el tráfico, en especial en la zona de Hamburgo, no obstante tampoco nos supuso mucho problema.
Echamos gasolina antes de entrar en Dinamarca para "apurar" la gasolina barata (concretamente en Wanderup).
La mayoría de gente pasa de Alemania a Dinamarca en ferry tal y como sugieren los navegadores: de Puttgarden a Rodby. Yo no le vi mucho sentido ni económicamente ni en tiempo, puesto que lo que tardas en atravesar Dinamarca no es mucho y el precio del puente es bastante más barato que el precio del ferry. Si que es cierto que es más cómodo coger el barco y descansar que seguir haciendo kilómetros y kilómetros...
En resumen, pasamos por Dinamarca sin problemas y pagamos los peajes de los puentes en €uros. No pagamos con tarjeta por el problema que sugería Puidejo en sus anotaciones, pueden cobrarte por el pago con tarjeta un recargo de un 20 ó 25% por ser tarjeta extranjera. No nos la quisimos jugar e hicimos ambos pagos con €uros (que los aceptan, es algo más caro, pero no mucho): 34€ primer puente (Dinamarca - Dinamarca) y 56€ el segundo (Dinamarca - Suecia).
Se nos dio tan bien la conducción que nos presentamos en Malmö por la tarde y nos dio tiempo a dar una buena vuelta por el centro y a disfrutar del atardecer junto al Turning Torso mientras cenamos (todavía nos queda comida rica en la nevera desde Burgos).

Malmö es una ciudad agradable para dar una vuelta con varios museos (que obviamente estaban más que cerrados cuando llegamos). Suecia nos recibió con un buen tiempo, muy agradable y sólo al final empezó a chispear un poco.
Junto al Turning Torso hay un aparcamiento de pago con muchas autocaravanas y furgonetas (hay baños pero cierran a las 22:00), así que decidimos irnos de allí a dormir a otro sitio más tranquilos.
Dormimos en la calle Vakgatan (en Limhamn, junto a Malmö) cerca del puerto náutico.














Sur de  Suecia




Día 4: Malmö -> Kalmar (400 kms)
Nos despierta el sol en Malmö, que pronto amanece ya a esta altura... Nos ponemos rumbo a Lund, una bonita ciudad con un centro empedrado dominado por la catedral y los edificios de la universidad.
Aparcamos en zona de pago junto a Stadsparken (se puede pagar con tarjeta, 10SEK/hora).
Aprovechamos para cambiar dinero, 50€ en una oficina de cambio en la calle Stortorget (nos hace un cambio muy bueno). Cambiamos poco dinero, lo justo para tener efectivo ya que casi todo se puede pagar con tarjeta en este país.







Volvemos al coche y nos ponemos rumbo a Ystad, para evitar pagar por el parking dejamos el coche en una calle residencial junto al cementerio (Möllevångsgatan). Caminamos por el casco antiguo disfrutando de sus casas de colores, iglesias y monasterios. Es una ciudad que nos gustó bastante y tenía vida por la calle de puestos callejeros y algo de turismo. Llegamos hasta el puerto, junto a la estación de ferrocarril pero no es atractivo. Volvemos hacia el coche por más callejuelas y vamos a un Lidl a comprar algunos productos que se nos habían acabado: pan, yogures, etc.









Se nos va a hacer la hora de comer, decidimos ir a Ales Stenar (o piedras de Ale). Lo llaman el Stonehenge de Suecia, aunque no hay que llevarse a engaño. El parking en el pueblo es gratuito, solo se paga por pernoctar (no recuerdo cuanto) y hay baños y mesas para comer. Comemos y subimos la cuesta para ver las piedras, son un montón de piedras que simulan la forma del casco de un barco y está alineado con el sol para los solsticios. Un sitio agradable junto a unos acantilados aunque bastante gente para poderlo disfrutar con la tranquilidad que merece. Había varios parapentes disfrutando de la brisa, nos sentamos un buen rato a disfrutar de las vistas y el sol (cuánto lo íbamos a echar de menos luego...).







Ponemos rumbo al siguiente destino: Karlskrona, una antigua base naval patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Aparcamos junto a la plaza mayor, ya no había que pagar zona azul y estaban instalando las barracas y escenarios en todo el pueblo. Parece que empezaban las fiestas, recordé que Noneta se encontró esta ciudad en plena feria. A nosotros la ciudad no nos dijo nada, en la de turismo nos informaron de que el museo (entrada gratis) ya estaba cerrado hasta el siguiente día. No obstante fuimos a dar una vuelta por la isla donde está (se pasa por un puente).
El museo parece estar muy interesante, con varios barcos, mascarones de proa de antiguas embarcaciones... que pena que estuviera cerrado porque me habría gustado pasar un buen rato en él. Creo que esta ciudad sólo merece la pena si es para visitar dicho museo puesto que lo demás no es especialmente atractiva.













Finalmente ponemos rumbo a Kalmar donde pasamos la noche en el área de AC que hay bajo el puente que va a la isla de Öland. Había un montón de ACs y furgonetas en el lugar pero muy tranquilo (pese a algún bicho molesto).


Día 5: Isla de Öland -> Eksjö (320 kms)
Amanece totalmente cubierto y lloviendo, así que pasamos a la isla de Öland a ver si el tiempo es mejor y ya veríamos Kalmar a la vuelta. A la isla se pasa por un puente, justo bajo el que se encuentra el área de ACs.

La isla es famosa por la cantidad de molinos de viento que tiene, parece ser que se puso de moda el que cada personaje "importante" tuviera uno y así dejaron la isla totalmente pelada de árboles y llena de molinos. Hay muchos molinos, paramos en uno y, casualidad, estaba abierto y pudimos ver los engranajes de madera de su interior.
Pusimos rumbo al sur de la isla, en la punta hay un faro (Långe Jan). Un paraíso para los que les guste ver pájaros, había gente muy preparada con tele-objetivos y ópticas que me daba vergüenza sacar mi Nikon D90 para tirar unas fotos. El paisaje es bastante curioso y llegas por una pista de tierra que te hace sentir un poco como en un Safari. Fotos de rigor  y nos vamos que olía a vaca que no se podía estar.







Subimos la isla por la costa este. Primera parada, Gräsgårds hamn (un pequeño puerto con sus embarcaderos color ocre) en un desvío a un kilómetro hacia la costa. Seguimos hasta Gråborg, un antiguo castillo del que solo quedas las ruinas de la muralla y de una iglesia. Por último paramos en Ismantorps fornborg, otras ruinas (más deshechas si cabe) de un antiguo fuerte. Por la isla hay varias runas también, algunas se pueden ver desde la carretera sin desviarse. La isla no nos está diciendo gran cosa y decidimos no seguir rodeándola ya que parecía menos atractivo el norte que el sur.









Volvemos a Kalmar, donde ya había salido el sol, y damos una vuelta por la ciudad. Aparcamos en un gran parking cerca del pueblo. Es de pago, 6 SEK/hora y al mediodía es gratis. El pueblo con sus calles empedradas y edificios clásicos resulta agradable para un paseo. Aunque la joya de la ciudad es su castillo, situado en una isla y muy fotogénico. La entrada eran 135SEK, lo que nos hizo que, junto a la cola para entrar, nos fuésemos de allí tras hacerle una buena sesión de fotos.









Con todo ello se nos ha hecho ya muy tarde para comer, siempre nos pasa lo mismo..., nos ponemos en ruta hacia Eksjö, ubicado en el interior, y comemos en un área de camino. El viaje es largo y llegamos al camping bien entrada la tarde. El camping está junto al lago y está muy bien aunque exigen hacerse la tarjeta europea de campista que nos cobran allí mismo. Para nuestra sorpresa el camping está lleno de coches clásicos, el propio camping organiza en verano un día a la semana concentración y es una gozada ver esas joyas  .baba

Nos instalamos, ponemos a cargar la batería secundaria y nos vamos  a ver el pueblo de Eksjö antes de que se vaya el sol. El pueblo es muy bonito, todo el centro de casas de madera pintadas de colores. La pena que ya está muy apagado todo porque es tarde y casi no hay un alma. No obstante nos gustó mucho, volvemos al camping justo para ver la puesta de sol junto al lago y que empezase a llover.






AlvarA

Septiembre 02, 2017, 13:21:33 pm #2 Ultima modificación: Septiembre 26, 2017, 23:18:32 pm por AlvarA
Centro y norte de Suecia


Centro de  Suecia




Día 6: Eksjö -> Estocolmo (350 kms)
Nos despertamos tarde, disfrutando de un desayuno tranquilo en el camping y empezamos a planificar la visita a Estocolmo que teníamos pensado para el día siguiente. Nos ponemos en ruta para contemplar Rökstenen (o piedra de Rök), una estela rúnica junto a la iglesia del mismo nombre. El aparcamiento se encuentra al lado y hay tienda de souvenirs y WC.
De camino leemos en el correo la respuesta del área de AC de Estocolmo en el que nos indican que está llena hasta dentro de tres días (lunes siguiente...). Como no nos podemos permitir ese retraso, empezamos a pensar en formas alternativas para la visita.



Seguimos por la carretera para llegar al canal de Göta que, junto al canal de Trollhatte, hace posible el paso de barcos del este al oeste del país sin tener que rodearlo por el mar. En concreto fuimos a Bergs slussar, una sucesión de exclusas (11 nada menos) que salvan un buen desnivel. El aparcamiento junto a las exclusas es de pago (5 ó 10 SEK/hora, no recuerdo).
A parte de dar una vuelta por las exclusas y ver cómo suben y bajan los barcos, es curioso ver las exclusas viejas y oxidadas que tienen fuera expuestas, junto al parking para ver sus dimensiones.





Comemos cerca y ponemos rumbo a Norrköping (seguimos dándole vueltas a cómo aparcar en Estocolmo). Justo al llegar a la ciudad empieza a llover como si no hubiese un mañana... aguardamos en el coche mientras buscamos aparcamiento (todo es de pago), además la ciudad está en unas obras importantes de renovación del centro y hay muchas calles cortadas. Finalmente aparcamos junto al cementerio (plaza Krematorievägen), que permiten 3 horas de estacionamiento sin pagar.

Norrköping es una antigua ciudad industrial que aprovechaba la fuerza del río Motala (todavía queda una hidroeléctrica allí) para mover las fábricas. Este tipo de ciudades nos encantan: han convertido las antiguas fábricas en museos y está todo precioso para nuestro modo de verlo, una gozada poder caminar por las pasarelas junto al río entre canales y viejos edificios. La pena que  por la lluvia hemos perdido un tiempo precioso y cierran los museos en quince minutos. Aprovechamos a entrar a uno de ellos, situado en una antigua fábrica para ver el edificio por dentro. Creo que es aconsejable planificar la visita para poder pillar los museos abiertos, tienen que ser interesantísimos. Nosotros nos conformamos con pasear por los canales y el río, sacar unas fotos y ver un poco el resto de la ciudad (que no tiene nada en especial).











Ponemos rumbo a Estocolmo, la opción de P+R sale bastante cara (puesto que el transporte público, aunque sea solo ir y volver es bien caro). Así que probamos a ver cómo está la zona azul del centro para dormir allí y visitar al día siguiente la ciudad. Es curioso que en todo el centro de la ciudad hay carteles que prohíben aparcar de 0 a 6 a.m., así que nos están prohibiendo dormir allí. Ya anochecido ponemos rumbo a las afueras, hacia el área de AC por si en los alrededores se pudiera dormir: ¡bingo! Es curioso que en medio del área hay unas plazas de aparcamiento para vehículos (de todo tipo) en el que por 80 SEK tienes 24 horas de estacionamiento. Aparcamos, pagamos y dormimos allí muy tranquilos (no se pueden utilizar las instalaciones del área, como es lógico, puesto que van con llave magnética). Creo que este es el modo de aparcar en Estocolmo más barato que hay, o al menos no encontramos nada mejor.


Día 7: Estocolmo -> Sala (150 kms)
Pasamos una noche perfecta, aunque empiezan a llegar coches por la mañana a esta zona de aparcamiento y se acaba llenando.
Tras desayunar ponemos rumbo a la ciudad, se tardan unos 20-25 minutos por un paseo junto al mar que lo hace muy agradable. Disfrutamos un poco de la ciudad vieja sin las hordas de turistas que van llegando poco a poco hasta convertir la zona en un circo. Aunque es una ciudad grande, las atracciones que a nosotros nos interesaban estaban todas accesibles a pie.
Comimos en un vegetariano (Hermitage), en el casco viejo: por 130SEK tienes menú del día (bufé), muy recomendable. No somos vegetarianos, pero nos gusta uno de vez en cuando.
Nos acercamos a una tienda de mapas llamada Kartbutiken, en Mäster Samuelsgatan 54, para comprar el mapa de Noruega (el de Suecia lo habíamos comprado en España). Es una tienda enterita de mapas y viajes, a todo aquel que le interesen los mapas le gustará, ¡a nosotros nos encantó!
Con tanto paseo de un lado a otro de la ciudad acabamos bastante destrozados y llegamos al área de ACs cansados y justo antes de que empezase a llover. Decidimos no ver los palacios/castillos de los alrededores y salir ya de Estocolmo hacia la ciudad de Västerås.

















Västerås es una ciudad con un pequeño conjunto de casas de maderas residenciales agradable para un pequeño paseo. Muy cerca se encuentra Anundshög, un conjunto arqueológico de la edad de hierro (uno de los más grandes e interesantes de todo Suecia). La lluvia no nos da tregua y nos toca visitarlo con paraguas y ya atardeciendo, el sitio es bastante bonito y con una atmósfera especial. Tal vez la climatología lo hizo más mágico.









Ponemos rumbo a Sala y nos quedamos a dormir muy cerca, en un área de descanso junto a la carretera con WC/vaciado/columpios. Un sitio muy agradable, con poco ruido y rodeados de otras dos ACs suecas.


Día 8: Sala -> Härnösand (430 kms)
Desayunamos en el área tranquilamente y conducimos unos kilómetros hasta Sala Silvergruva, un antiguo asentamiento minero que se puede recorrer libremente. Llegamos antes de las 10.00, por lo que todavía está todo tranquilo y en silencio. Se pueden visitar las minas por dentro, hay varios tipos de visita de menor a mayor duración, la más barata eran 195 SEK y duraba una hora. Nosotros nos conformamos con ver los antiguos edificios y las montoneras de escombros que hay por la zona. Hay varios restaurantes y opciones de alojamiento allí mismo, las tarifas del área de AC están disponibles en su web.







El siguiente destino es el pequeño pueblo de Ängelsberg. Se trata de una antigua fundición (bruk) que vimos varias en Finlandia y nos encantaron. Además, en frente del pueblo puedes coger un barquito para ver a una antigua refinería de aceite en medio del lago (creo recordar que era de las más antiguas del mundo).
El bruk resultó no ser tan "interesante" como esperábamos, sólo se pueden ver por dentro los edificios en la visita guiada y esta era en Sueco (y pagando claro). Así que paseamos por nuestra cuenta entre los edificios leyendo las explicaciones de los paneles y mojándonos, porque para colmo se puso a llover.





Como este bruk no nos había gustado, nos fuimos hacia el norte a por otro: Gysinge. Según la guía se trataba de una fundición bien grande con un montón de cosas para ver. Llegamos y vemos que se tratan ya de edificios más modernos, casi una ciudad entera debía vivir allí (tenía hasta iglesia, plaza y ayuntamiento) y hay un montón de edificios que, por desgracia estaban cerrados. Parece que hace años debieron poderse visitar (cuando se hizo la guía), pero ahora estaba un poco desangelado y poco pudimos hacer a parte de ver todos los edificios por fuera y los rápidos que hay junto a todo el complejo. Aprovechamos para comer junto al río en un sitio muy agradable.





Tras comer seguimos subiendo hasta Gävle. Esta ciudad tiene un pequeño barrio de casas de madera al lado del río opuesto al que está la ciudad "nueva". Aparcamos junto a estas casas en zona azul (5 SEK/h) y dimos un paseo por las casitas de colores y caminamos un poco por el otro lado del río que, como decía la guía, no tiene mucho interés. Tras ello nos mentalizamos para subir todo lo que pudiésemos dirección norte.









Tras anochecer paramos a dormir en la península donde se encuentra la ciudad de Härnosänd. En la ciudad no encontramos ningún sitio y fuimos hasta el extremo este de la península, al lado del mar prácticamente, y dormimos en un rinconcito entre el bosque y la costa.

AlvarA

Septiembre 02, 2017, 13:22:42 pm #3 Ultima modificación: Septiembre 25, 2017, 23:37:11 pm por AlvarA
Extremo norte de Suecia y Noruega


Norte de  Suecia




Día 9: Härnosänd -> Moskosel (550 kms)
Pasamos por Härnosänd pero solo paramos en el Lidl, la ciudad no parecía tener nada interesante, y rellenamos la furgoneta de comida: este era el último Lidl de la ruta antes de Noruega y lo aprovechamos para hacer acopio de víveres.

Ponemos rumbo a Höga Kusten (costa alta), declarado por la UNESCO patrimonio de la humanidad por la geología de la zona. Este terreno se lleva levantando desde la última edad del hielo debido a que los glaciares que estaban encima se han ido fundiendo, ¡nada menos que 800m!  .loco2
Paramos en un área y centro de información (recomendable coger un mapa en la de turismo) que hay a la derecha justo tras pasar el puente colgante (impresionante por cierto) de la carretera E4. Toda la zona tiene un paisaje precioso, con una costa muy caprichosa, acantilados y bosques... a nosotros nos encantó la visita. Aunque hay varios pueblos de pescadores y la zona en sí podría ser objeto de varios días, nosotros no teníamos tiempo y fuimos a dos pequeños pueblos pesqueros: Barsta y Norrfallsviken. Hay una ruta pintoresca que recorre Höga Kusten y pasa por estos y otros pueblos interesantes. Conducir por esas carreteras (a veces caminos sin asfalto) llenos de curvas, bosques y costa nos encantó. Uno de los mejores recuerdos que tenemos de Suecia.









Seguimos hacia el norte, bastantes kilómetros nos separaban del siguiente destino: Arvidsjaur. Esta ciudad del es la puerta de la Laponia interior de Suecia donde los lagos y los bosques infinitos son un paraíso para los pescadores. En la ciudad se encuentra un asentamiento de casas de madera utilizados por los Sami cuando tienen (todavía lo hacen) que ir a la iglesia por una boda/evento religioso de otra índole. Es curioso y muy bonito ver estas construcciones y saber que siguen utilizándolas. La iglesia de la ciudad también es bonita, aunque no se encuentra junto a las casas de madera como antiguamente.





Avanzamos un poco más hasta un camping ubicado junto a un lago al poco de pasar Moskosel. En la recepción no hay nadie y aparece un número de teléfono para contactar: no lo conseguimos tras muchos intentos. Al final decidimos instalarnos y comentar la situación a nuestros vecinos Suecos y Alemanes de que al día siguiente pagaríamos antes de irnos porque estaba cerrada la recepción. El camping es básico, pero dispone de una pequeña cocina, unos baños limpios y la ubicación junto al lago es simplemente increíble: una de las mejores puestas de sol del viaje la vimos aquí mientras cenábamos.




Día 10: Moskosel -> Karasjok (680 kms)
Desayunamos y preparamos la furgo para irnos. Me cuesta encontrar al dueño pues estaba preparando unos pescados para meterlos en el horno y cocinarlos/ahumarlos... buena pinta tenían desde luego. El dueño no hablaba inglés, así que por gestos nos hicimos entender y pagamos. Enfilamos hacia el norte y nos detuvimos en el Círculo Polar para las fotos de rigor.



El resto del día tocaba hacer kilómetros para cruzar las fronteras, primero de Finlandia (aprovechando para rellenar el depósito de gasoil) y luego de Noruega. El paisaje cada vez tiene menos árboles y ya en Noruega empieza a ser desolador: un páramo desangelado con algunos pequeños lagos.
No hicimos ninguna visita hasta Kautokeino porque esperábamos pillar un par de sitios abiertos: Juhls Sølvsmie y la iglesia de Kautokeino.

Kautokeino es la capital Sami (donde más habitantes que dicen ser Samis, un 85%, viven), no es una población al uso y las casas se encuentran desperdigadas por varios kilómetros sin tener un centro definido. Vamos primero a la joyería de Juhls Sølvsmie que, para nuestra desgracia, esta cerrada. El edificio es precioso y nos fastidia bastante que los horarios de la guía estén desactualizados. Retrocedemos para llegar a la iglesia de madera que, adivinad, también está cerrada. Bastante decepcionante puesto que, el pueblo, está prácticamente desértico puesto que sus habitantes suben al norte en verano con sus renos.









Seguimos avanzando hacia Karasjok y paramos a dormir en un área de descanso a unos kilómetros, un mal sitio: lleno de mosquitos. Además las áreas desde que cruzamos la frontera tienen WC secos, sin agua, es decir una letrina que dan muuuucho miedo. Este en concreto era como para salir corriendo  .panico



Cabo Norte (Nordkapp)



Día 11: Karasjok -> Norkapp (270 kms)
Los mosquitos ni tan siquiera nos dejan desayunar, así que vamos hasta Karasjok al parking del parlamento Sami directamente y desayunamos allí.
El edificio del parlamento es, por si mismo, una atracción turística. Es una obra de arquitectura muy bonita que alberga una biblioteca, oficinas y el parlamento. Las visitas guiadas (inglés) son gratuitas, cada hora de 9:30 a 13:30; merece la pena para aprender un poco la historia de esta gente.
En Karasjok hay un parque temático Sami y otras historias que no nos llaman la atención así que tras la visita nos vamos en dirección al norte.









En este punto cabe recordar que Nordkapp no es el punto más al norte del continente europeo (ni tan siquiera Knivskjellodden), puesto que todo ello se encuentra en la isla de Magerøya y, por lo tanto, no es técnicamente Europa continental. Este mérito se lo lleva Kinnarodden, lejos de las rutas turísticas habituales a Cabo Norte. El problema es que se encuentra a 4 horas desde donde estamos y la ida y la vuelta se haría por la misma carretera. Por si fuera poco, alcanzar este punto conlleva una caminata exigente (24 kms sólo ida). Desde España si que habíamos pensado este desvío, pero viendo cómo son las carreteras... no nos animamos a acercarnos, aunque tiene que tener su punto llegar allí.

Así que tiramos hacia Nordkapp como todo el mundo. El paisaje mejora y el cielo, que antes era nublado, se abre para darnos la bienvenida. A nosotros toda la carretera desde Lakselv nos gustó mucho, aunque luego hay que volver por la misma tras alcanzar Cabo Norte. Pese al sol, la temperatura es bastante baja y el viento muy intenso. Comemos en un mirador con unas vistas increíbles del mar y vamos hasta el aparcamiento señalizado para la ruta que te lleva a Knivskjellodden (el punto más al norte de la isla de Magerøya). Esta junto a la carretera principal un poco antes del peaje para llegar a Nordkapp.







La ruta hasta Knivskjellodden no es muy exigente, pero si que es larga: 17 kms, 585 m de desnivel y la hicimos en 5 horas (en movimiento, si contamos paradas más tiempo). Durante la vuelta se empezó a ocultar el sol y el frío se empezó a notar bastante. Llegamos y cenamos en el parking donde nos quedamos a dormir, junto a varios vehículos e, incluso, tiendas de campaña.
Ni tan siquiera se nos pasó por la cabeza el pagar 270 NOK (29€) por adulto para llegar hasta el acantilado famoso y masificado con la bola del mundo metálica. Si costase un precio razonable seguramente habríamos ido, pero con esos abusos decidimos no hacerlo.
El aparcamiento donde dormimos es tranquilo, pero hay bastante tráfico de autobuses por la noche en la carretera y hacen ruido.










Día 12: Norkcapp ->  Fylkesveg (450 kms)
Hacía ya unos días que no veíamos oscuridad real durante la noche, pero la claridad en esta latitud es increíble En las fechas en las que fuimos, el sol se pone durante unas dos o tres horas, pero queda tan cerca del horizonte que sigue habiendo muchísima luz. Es como un atardecer constante hasta que, finalmente, vuelve a salir. Es una experiencia que nos cautivó y que ofrece (si tenéis suerte), unas puestas de sol increíbles. En Suecia ya tuvimos la suerte de una puesta de sol fantástica, y en la isla de Senja fue sin duda la mejor. Este día que estábamos en Cabo Norte se quedó nublado al anochecer, lo que fue una pena.

Nos despertamos y nos mentalizamos de que, a partir de ahora va a ser todo para abajo (es decir, para el sur). Antes de irnos, vamos a visitar un par de pueblos que nos interesaban de Magerøya: Gjesvær y Kamøyvær. Según nos acercamos hacia el primero de ellos la niebla cada vez es más espesa, para cuando llegamos no se ve a 5 metros de distancia. Así que lo que debería haber sido un bonito pueblo de pescadores, solo nos permite saberlo por el secadero de pescado y por la actividad frenética del pequeño puerto. El paisaje es bastante desolador y tiene un encanto especial, pese a no haber visto el pueblo ha merecido la pena.
El siguiente pueblo está en la costa este, tampoco tiene mucho que ver aparte de las casas de colores y los cientos de gaviotas que sobrevuelan (y cagan) todo. De nuevo el paisaje tiene ese encanto de estar a tomar por saco de todo.











Llevamos un par de días viendo renos, habíamos leído en la guía que los Samis de Kautokeino llevaban a Cabo Norte a los renos en verano y parece cierto. Hay un montón de ellos por todas partes, aunque nunca nos cansamos de verlos y sacarlos fotos. Los encuentras en la carretera (parece que les encanta), ¡incluso puedes tener la mala suerte de pillarlos en un túnel! así que conducir con cuidado es imprescindible.
Un consejo: los renos no se apartan aunque te acerques o pites con el coche. La mejor manera de ahuyentarlos es bajarse del vehículo y dar un par de palmadas, eso les hace correr como alma que lleva el diablo.





A partir de ahora toca desandar unos cuantos kilómetros y poner rumbo hacia la ciudad de Alta. Las distancias aquí se hacen largas, pero el paisaje lo compensa. Hay mucha gente pescando en los ríos, de frente nos cruzamos muchos vehículos que van con la ilusión de llegar a Nordkapp.

Comemos en un área de descanso justo antes de llegar a Alta. Fuimos a la de turismo, se encuentra junto al centro en frente de un centro comercial. Nos dan la información y el pueblo no parece tener mucho interés a parte de la catedral de la Aurora Boreal y el museo (con los famosos grabados en piedra).
Echamos gasolina en un surtidor muy cerca de  la de información y turismo, a buen precio: fue el primer depósito desde que llenamos en Finlandia.
La catedral de la Aurora Boreal es un edificio muy moderno, chulo pero que para visitar hay que pagar. Dentro hay también un museo sobre las auroras boreales (que también es de pago, claro). Nos damos una vuelta alrededor y vamos hacia el museo.
El museo cuesta 90 NOK (estudiante), creo que 110 NOK la estándar. Aunque te da acceso a todo el museo, nos centramos en los grabados de los acantilados. Son unos cuantos y te lleva un buen paseo recorrerlos todos y leer la interpretación de cada mural. Es muy interesante, además el tiempo acompaña. Solo por el paseo junto al mar ya merece la pena la visita. Eso si, los murales que no están pintados... cuesta verlos, sobre todo con la luz del atardecer que hacía unas sombras poco favorecedoras en muchos de ellos.









Una vez visto el museo, seguimos hacia el sur y nos desviamos hacia el glaciar que hay en Jøkelfjord (recomendación de Pipo). Caminamos durante una hora por el sendero que lleva a la lengua (para acercarnos hasta el glaciar), pero como está atardeciendo decidimos darnos la vuelta y seguir el camino hasta que se echa la noche.







Dormimos apartados de la carretera principal E6, en la península donde está el pueblo de Storvik, la carretera es la FV355. Muy tranquila.


Día 13: Fylkesveg -> Isla de Senja (310 kms)
Amanece completamente cubierto, una niebla baja que no permite ver prácticamente nada de las montañas y los fiordos circundantes (como muestra la foto). La idea original era ir hacia Tromsø pasando por los Alpes de Lyngen que se encuentran entre la ciudad y el fiordo de Lyngen.



Por desgracia las nubes no levantan y sólo podemos ver cómo a uno y otro lado del fiordo caen cascadas espectaculares de entre las nubes. La ruta más directa sería cogiendo dos ferrys para atravesar sendos fiordos y disfrutar de las vistas, pero como el tiempo no lo permite hacemos el rodeo sin ferrys para ver si el retraso en tiempo hace que en Tromsø el tiempo sea mejor.



Llegamos a Tromsø y el tiempo sigue igual: nubes bajas y llovizna. Pasamos por la catedral ártica (que se encuentra al otro lado de la ciudad). No entramos dentro (50 NOK), desde las cristaleras de la entrada puede verse perfectamente el interior. El edificio es muy atractivo para nuestro gusto, además su posición es privilegiada.





Pasamos el puente y aparcamos en una zona de pago muy grande que hay junto al acuario Polaria y el museo del MS Polstjerna (un antiguo ballenero). Visitamos el centro de la ciudad, es pequeño pero bastante bonito, con sus casas de madera, el puerto y, en especial, la zona más vieja de la ciudad con sus casas de madera junto al museo polar (al norte de la ciudad, junto al puente).
En la de información nos dan dan los horarios de los ferrys para ir a la isla de Senja y nos dice con pena que una de las atracciones estrella de la ciudad (subir al mirador) no se puede por el mal tiempo. Terminamos de ver la ciudad y ponemos rumbo al oeste de la isla de Kvaløya para coger el ferry a Senja en Brensholmen.







El trayecto es una carretera de curvas y buenos paisajes, pero la mitad de ello nos lo tapan las nubes. Comemos de camino al ferry y llegamos hora y media antes de que zarpase: montamos la cama y nos echamos una merecida siesta.

En todos estos ferrys de los alrededores de Tromsø se puede obtener un descuento (30%) instalando la aplicación del móvil: https://play.google.com/store/apps/details?id=no.wtw.mobillett.tromso
Nosotros no lo descubrimos hasta que nos fuimos de Senja, así que este ferry nos salió a precio normal. El ferry costó 364 NOK, con descuento habría sido más barato.

El trayecto dura menos de una hora y, al menos, las nubes se han abierto un poco y nos permiten ver desde la lejanía los Alpes de Lyngen  :'(
Llegamos a la isla y vamos hacia el camping de Fjordbotn. El camping está muy bien, con cocina totalmente equipada, agua caliente incluido en el precio y unas vistas inmejorables.
En el camping disfrutamos de una puesta de sol increíble: la mejor de todo el viaje.




AlvarA

Septiembre 02, 2017, 13:23:15 pm #4 Ultima modificación: Septiembre 25, 2017, 23:50:50 pm por AlvarA
Norte de Noruega


Islas de Senja, Andøya y Langøya




Día 14: Isla de Senja -> Nyksund (250 kms)
Despertamos con un cielo azul y unas vistas de quitar el hipo. Hoy el día se lo queríamos dedicar a la isla de Senja, dicen que compite con las Lofoten en belleza pero sin estar masificada y es verdad: impresionante.

El objetivo era recorrer la costa norte, la más bonita y abrupta: Fjordgård, Mefjordvær, Erstfjord, Hamn y Torsken:

  • Fjordgård: cuesta llegar, un par de túneles estrechos y sin iluminación unido a la carretera de acceso... pero merece la pena. El fiordo es espectacular y, al fondo del pueblo hay un FP de nivel (con baños, barbacoa, etc.).

  • Mefjordvær: desandamos los túneles para ir hacia el oeste hasta este pueblo que, de nuevo, tiene unas vistas increíbles de las montañas. Había varios restaurantes, era más grande que el otro pueblo e incluso vendían pescado.

  • Erstfjord: una preciosa playa de arena rodeada de montañas, sencillamente perfecta para quedarse a dormir. Y digo esto porque había un montón de tiendas de campaña y alguna furgoneta. Parece otro FP en toda regla, pues hay baños nuevos y el sitio es precioso.

  • Hamn i Senja: este pueblo no nos gustó, nos pareció que todo era demasiado nuevo y preparado para el turismo. Un poco después se pueden ver las ruinas de una antigua mina de Níquel, aunque poco queda la verdad.

  • Torsken: tras un largo túnel, un largo puente sobre el fiordo y una buena subida/bajada se llega a este pueblo. Aquí hay un camping (donde estuvo Pipo y el cual recomendaba) y buenas vistas tanto desde el pueblo como, sobre todo, desde la carretera de acceso.



Entre estos pueblos hay diversos miradores en los que merece la pena pararse y contemplar el paisaje que, a nosotros como ya he dicho, nos enamoró.





















Llegamos a Gryllefjord a la hora de comer y nos ponemos a la cola para el ferry (mediante la app del móvil: 599 NOK): horarios aquí. Comemos en unas mesas de madera junto al puerto, este es el único punto de la isla en el que vemos un supermercado, aunque los precios son altos. Este ferry es algo más largo, pero tampoco mucho.







Mientras zarpamos vamos viendo cómo las nubes envuelven la isla de Andøya y poco a poco la isla de Senja, que hasta hace unos minutos estaba totalmente despejada...
Llegamos a Andenes lloviendo y salimos del barco en dirección a la de turismo. Aunque ya estaba cerrada, un hombre que trabajaba en una oficina junto a ella  nos abre la puerta y nos da un poco de información. El pueblo no es especialmente atractivo, lo más llamativo es el faro color rojizo. La lluvia arreciaba así que no hicimos mucho más allí.





Avanzamos hacia el suroeste (por la costa norte, la captura del mapa de arriba que he puesto está por la costa sur por error). Esta costa es la que mejores vistas ofrece.
Bleik es un pequeño pueblo con una playa de arena blanca que bien podría recordar al Caribe o Baleares. Al fondo está el FP de Bleik, donde había varios vehículos. Las vistas son preciosas, el sitio inmejorable.







No nos dio ni un respiro la lluvia, así que visitamos lo que nos dejaron las nubes ver. Como no hemos podido parar mucho, es pronto para encaminarse hacia las Lofoten así que subimos al norte a la isla de Langøya, que no parecía muy bonita pero algo nos llamaba la atención...

Se trata de Nyksund, un antiguo pueblo pesquero construido sobre dos islas que se fue abandonando durante el siglo pasado hasta que en los 70 se quedó desierto. En el siglo XXI la ciudad empezó a habitarse de nuevo, reconstruyendo alguna de las casas y preparándolo para el turismo. A nosotros nos gustó mucho, aunque no hay nada que hacer en el pueblo aparte de ir a algún bar o dar un paseo... el color de las casas, el reflejo en el agua y la ubicación lo hacen especialmente atractivo y fotogénico.









La carretera de acceso a Nyksund es de tierra al borde del acantilado, lo que le ofrece más lejanía si cabe. Junto a la carretera nos quedamos en un pequeño saliente donde una T4 alemana esta cenando. La puesta de sol desde este lugar bien merece pararse y dormir. Lo he marcado como furgoperfecto para que salga en el mapa.








Islas Lofoten




Día 15: Nyksund ->  Bodø (400 kms)
Que pronto amanece... despertamos y fijamos el rumbo en las islas Lofoten. Aprovechamos para comprar en el Rema 1000 de Sortland.
La primera parada de las Lofoten fue el mirador de la iglesia de Sildpollnes. El camino hasta allí ya empieza a demostrar por qué estas islas son tan famosas, nos recuerda a Senja aunque con bastante más circulación.





El siguiente punto de interés es Svolvær, la ciudad grande de las Lofoten. El parking del centro es gratuito durante dos horas. Esto da más que de sobra para dar una vuelta, puesto que no es especialmente bonito. Es un buen punto, eso sí, para pedir información en la oficina de turismo. Nosotros preguntamos por el ferry para salir de las islas.



Tras avanzar un poco te encuentras con la catedral de Kabelvåg que, por una boda, estaba cerrada hasta las 15.00. En este punto es donde se nos torció la visita. Comienza a llover y no parará hasta que salgamos de allí al día siguiente de madrugada. No fue lluvia fina, fue una borrasca que no nos permitió ver casi nada desde este punto: las nubes muy bajas, la lluvia muy intensa y mucho viento  :'( :'( :'(



No obstante, hicimos lo que pudimos pese a la lluvia y las malas condiciones:

  • Henningsvær: simplemente la carretera para llegar ya es espectacular. El pueblo en sí está sobre un archipiélago, es curioso por la ubicación. Tiene una calle con bares, restaurantes y alguna tienda pero el resto del pueblo es residencial. Para aparcar, en la entrada del pueblo hay un sitio muy grande con WC.

  • Lofoten Gårdsysteri: hicimos un desvío hacia el norte para llegar a esta granja ecológica. Es una granja que tienen un pequeño bar y venta directa de productos. Compramos uno de los mejores quesos de cabra que he probado, ¡y mira que me gustan los quesos! No son baratos, pero están deliciosos.

  • Ballstad: un pueblo pesquero que nos deja indiferentes. No sé si en otras condiciones puede ser bonito, nosotros no le sacamos la gracia.

  • Nusfjord: sin duda uno de los más famosos de las Lofoten. La aproximación es espectacular, bajando por la Fv807, pese a que las nubes no nos dejaban ver muy alto, las cascadas brotaban por todas partes y acababan en el lago Storvatnet. Una vez en el pueblo, salimos del coche para mojarnos pero bien: aquí era una lluvia torrencial, aguantamos el tipo como podemos mientras el viento hace lo imposible por no dejarnos disfrutarlo. Pese aún y con todo: precioso y, por verle el lado bueno, lo vimos totalmente vacío y libre de gente. No entiendo por qué hasta los museos estaban cerrados. En el coche nos cambiamos de arriba a bajo para volver a estar secos.

  • Ramberg: una larga playa de arena blanca, aunque nos pareció más bonita la del día anterior en Andøya. Hay un camping junto a la playa.

  • Å: típico pueblo que todo el mundo se imagina cuando piensa en las Lofoten, con sus embarcaderos de color rojo sobre el mar. De nuevo al volver a la furgo nos toca cambiarnos de arriba a bajo.

  • Entre estos pueblos hay otros y miradores que deben ser una delicia con buen tiempo, nosotros solo paramos en alguno en el que las nubes dejaban ver algo.























Por último vamos a Moskenes para coger el ferry. Nos ponemos a la cola pero hay muchos coches y nos quedamos en tierra. Como sigue lloviendo a mares, cenamos en la furgo y cogemos el último ferry del día ya de madrugada y además sale con retraso. Este ferry es el más caro: 972 NOK.
Viendo como estaba el día, imaginaros el mar... el barco se movía como una montaña rusa y el capitán avisó de que por el temporal llegaríamos una hora más tarde de lo planificado. Costó dormirse por el movimiento pero, finalmente, llegamos a Bodø cuando ya había amanecido. Pusimos rumbo al FP de Bodo, nos perdemos y acabamos durmiendo cerca de allí.



Camino hacia los glaciares



Día 16: Bodø -> Laksforsen (350 kms)
Nos despertamos después de unas horas de buen descanso, aunque tampoco tanto como nos gustaría, pues queremos avanzar algo durante el día de hoy. Nos acercamos a Bodø a la oficina de información y turismo, que está junto al puerto. La ciudad no parece muy atractiva y si que nos indica algún sitio de costa interesante por los alrededores pero el día no acompaña y preferimos hacer carretera. Algo que sí teníamos pensado ver es el remolino de Saltstraumen: un fiordo desemboca en otro y hace un remolino que merece la pena ver. El momento bueno para verlo es en marea alta o baja, desafortunadamente estamos justo en medio y no queremos "perder" horas allí: una pena. Os recomiendo que miréis las mareas antes de ir para poder planificarlo.

Un apunte: a partir de aquí comienza la "sangría" del autopass... Hasta ahora hemos pasado unos cuantos túneles y puentes espectaculares libres de peaje pero de aquí hacia el sur toca pagar. Suele haber peaje a la entrada de las ciudades y cuando les da la gana. De hecho en Bodø nos comimos uno al llegar por la noche y otro por volver a la de turismo... en fin.

Una opción interesante aquí es coger la carretera costera Kystriksveien. Parece espectacular por lo que dice la guía pero también dice que los peajes y los ferrys la hacen bastante cara. Si hubiese estado despejado habríamos ido, pero el día estaba con las nubes bajas tal y como habíamos sufrido en las Lofoten el día anterior, y no quisimos pagar para no ver nada.

Ponemos rumbo este para llegar a la carretera del Ártico, la E6. En Fauske echamos gasolina barata y ponemos rumbo al sur por la E6. Hacemos un pequeño desvío para ver los cementerios de Botn (3kms al norte de Saltdal). Es un cementerio de prisioneros eslavos que fueron esclavizados durante la IIGM para trabajar en esta carretera. Al lado está el cementerio alemán, mucho más cuidado.
En Saltdal merece la pena pararse y ver la Villa Histórica de Saltdal, un museo al aire libre con casas rurales y pesqueras de la zona. Según la guía había que pagar pero no vimos a nadie.







Seguimos hacia el sur, hay un parque nacional: vas junto a un río de aguas rápidas: bastantes rutas de senderismo...
Más adelante la zona es muy agreste y fría, como un páramo pelado y duro. Se llega al círculo Polar Ártico (bastante más turístico que el que habíamos pasado en Suecia hace ya unos días).
Luego de nuevo mejora el paisaje, cuando vas bajando de altitud.









Comemos en los alrededores de Mo i Rana, queríamos tratar de llegar al glaciar Svartisen (uno de los más grandes de Noruega) por la parte que parecía más accesible según la guía. Tras unos 15 kms por carretera y pista se llega al lago Svartisvatnet de donde sale un barco que te lleva hasta el final del lago y luego hay que andar 3 kms para llegar al glaciar. Es tarde por lo que se ve y ya no hay barco, además ni tan siquiera se vislumbra el glaciar. Aunque en wikiloc encontré una ruta para caminar rodeando el lago serían entre ida y vuelta casi 14kms de un camino no señalizado así que desestimamos la caminata. Unos catalanes que conocimos allí decidieron quedarse a pasar la noche, hay una especie de camping/área de AC (baño seco de los que dan miedo), no recuerdo el precio.





Seguimos por la E6 hasta Mosjøen. Una ciudad con un antiguo conjunto de casas de madera muy bonitas (son dos calles). Están justo junto al fiordo, la pena que a la hora que llegamos ya no queda nadie por la calle y es como pasear por una ciudad fantasma.

Decidimos ir a dormir a Laksforsen, es una cascada que queríamos ver y que esperábamos tuviera un buen sitio para pernoctar. Un pequeño error nos hace ir por la margen equivocada del río en vez de por la E6, si a esto le sumamos el GPS para tratar de no retroceder: el resultado es una pista que acaba en un puente colgante que limita a 2 toneladas y 2m de ancho  .loco2 Ya no era momento de retroceder y dudar, así que adelante sobre el puente. Es una de esas situaciones que no sabes cómo de la forma más tonta estás metido hasta el cuello. Afortunadamente pasamos sin problemas y, tras una rampa pronunciada llegamos a la E6 sanos y salvos poco antes del desvío a la cascada.

Como sitio de pernocta no está mal, pero no tiene ningún tipo de facilidad y hay bastante pendiente. No obstante, tres ACs y otra furgoneta durmieron junto a nosotros.












Día 17: Laksforsen -> Magnillen Camping (530 kms)
Hoy tocaba avanzar camino hacia Trondheim sin mucho que ver entre medias. Nos despertamos y vemos la cascada de Laksforsen antes de que llegue nadie, al irnos aparece ya un autobús cargadito...



Seguimos por la E6 hasta el lago Snåsavatnet, ahí lo bordeamos por el sur para poder acercarnos a un grabado en la roca que habíamos visto en la guía. El grabado se llama Bølarein y se accede desde un área de descanso que hay en la carretera 763 (la que circunvala el lago por el sur). La roca está en medio del bosque pero, para nuestra sorpresa, se supone que hay que pagar en Bølabua, un pequeño restaurante que hay en el área. Si vas cuando el restaurante está cerrado es gratuito el acceso porque está en medio del bosque (como ya he dicho). A nosotros esto de cobrar si vas justo por ese camino nos parece ya el colmo, así que hacemos la ruta circular en dirección contraria: entrando por la salida que está en el aparcamiento en vez de por la entrada que está junto al restaurante. Otra opción que creo que es más rápida, es ir por el otro lado de la vía férrea: desde aquí 64°08'45.3"N 11°56'07.1"E
El grabado es grande y bien definido junto a un río, se supone que hay dos grabados más a unos metros, pero ahí ya hay que echarle bastante imaginación.



Seguimos hacia Trondheim y llegamos después de comer. Es una ciudad que se encuentra en el meandro del río Nidelva, con una gran catedral y, lo que más nos gustó: los antiguos almacenes junto al río. Aparcamos en el centro de la ciudad puesto que es domingo y no hay que pagar. De hecho la ciudad está bastante muerta, no sé si por ser domingo, por ser por la tarde, por estar lloviendo, o por todo ello... Allí nos encontramos a un Malagueño que estaba trabajando allí. Muy majo, estuvimos un rato hablando con él.
Como teníamos que cargar la 2ª batería, buscamos un camping en el camino hacia Kristiansund. Como íbamos a llegar tarde llamamos al Camping Magnillen (200 NOK + 30/ducha) y nos dijo que nos instalásemos donde quisiéramos y que al día siguiente ya pagaríamos. Cogemos un ferry en la E39 de Halsanaustan a Kanestraum, pasa cada media hora (o una si vais a mala hora). Llegamos tarde al camping, como imaginábamos, no ha parado de llover en todo el camino. Nos instalamos y dormimos.








AlvarA

Septiembre 02, 2017, 13:23:39 pm #5 Ultima modificación: Septiembre 26, 2017, 23:36:09 pm por AlvarA
Centro de Noruega


Carreteras, glaciares, iglesias de madera y fiordos




Día 18: Magnillen Camping -> Geiranger (360 kms)
Hoy queríamos disfrutar de carreteras famosas... la primera es Atlanterhavsveien (o carretera del Atlántico). Está construida sobre un montón de islotes y une la isla de Hendholmen con tierra firme. Llegar no es fácil ni barato. Lo primero es llegar a Kristiansund, para ello hay que pasar varios puentes (auto-pass al canto).
Kristiansund no nos pareció que mereciese la pena mientras tratábamos de aparcar así que con las mismas nos fuimos sin haber llegado ni tan siquiera a parar. Sí que aprovechamos a echar gasóleo barato en medio de la ciudad.
Para pasar a la isla de Hendholmen hay que pasar un túnel bajo el agua: Atlanterhavstunnelen (casi 6 kms). 98 NOK por vehículo y 20 NOK adicional por adulto.. los precios aquí. Asustados nos quedamos con eso de que cobrasen por pasajeros.

Una vez en la isla de Hendholmen, seguimos la Fv247 (en vez de la directa 64) para disfrutar de las vistas y ver la iglesia de Kvernes (se ve desde la carretera). Es una iglesia de madera color ocre muy bonita: 60 NOK.





Nos incorporamos de nuevo a la 64 para recorrer los escasos 8 kms de carretera (yo me la esperaba algo más larga, la verdad). Según The Guardian es la carretera más bonita del mundo, por si no os lo creéis: https://www.theguardian.com/travel/2006/apr/01/fivebest.canada.australia
La carretera en sí  es chula, un montón de puentes y carretera sinuosa entre islotes que, en un día con el mar picado tiene que ser un espectáculo: con el mar tranquilo es un paseo agradable, pero tampoco tanto como dicen.









El siguiente objetivo del día era la carretera de los trolls o Trollstigen. Para ello seguimos la 64 pero evitamos los ferrys, bordeamos los fiordos que nos encontramos: Langfjorden y Romsdalfsforjen: se tarda más tiempo, pero conducir por estas carreteras y con estas vistas nos encanta. Por la tarde comenzamos la ascensión y solo la vista desde abajo ya impresiona. Vueltas y revueltas para arriba y parada obligada en el mirador. La vista a nosotros nos encanta, no nos defraudó en absoluto.













Una vez pasado el mirador, la carretera sigue entre montañas nevadas y luego empieza a bajar más suavemente. Por el camino hay una parada para ver unos rápidos: Gudbrandsjuvet. Merece la pena parar por la vista del río y por la estructura que han montado de hierro oxidado y cristal para acercarse.





La carretera acaba en Valldal, de donde sale un ferry hacia Eidsdal: 112 NOK (pasa cada media hora). Una vez en el otro lado se sube por la ladera del fiordo para llegar al impresionante mirador sobre Geriangenfjord: el fiordo más famoso de Noruega. Llegamos ya atardeciendo y la vista del fiordo en calma nos deja satisfechos. Este fiordo está totalmente masificado, así que queríamos visitarlo cuando no hubiera gente. Para avanzar hay que bajar Ørnesvingen, la carretera del águila que con sus 11 curvas de herradura bajan 623 metros hasta el fondo del fiordo.



El pueblo de Gerianger nos pareció horrible, con grandes hoteles, campings y un montón de autobuses esperando que lleguen las hordas en barco. Así que subimos hasta el furgoperfecto encima del pueblo, al lado del famoso mirador sobre el fiordo y unos WC: ¡un FP de 10!


Día 19: Geiranger -> Boyabreen (260 kms)
Madrugamos para ver el fiordo con luz y vacío, de nuevo la vista es bonita aunque tal vez está sobrevalorado este fiordo sobre otros de igual o superior belleza. Nos vamos justo cuando asoma por el fiordo el primer crucero. Subimos la carretera y paramos en algunos sitios para ver el paisaje, en una curva nos acercamos andando hasta una cascada...











Desde arriba se puede optar por ir al mirador de Dalsnibba a 1500m: 130 NOK. Tal vez si el día está despejado si que llama la atención subir, nosotros no nos arriesgamos a subir para que igual no se viera nada. Además ya hemos visto el fiordo desde dos buenas perspectivas. Haciendo la crónica veo que puedes ver en una webcam la vista real para ver cómo hace allí arriba: http://www.dalsnibba.no/en/picture-gallery/

Seguimos por la 63 pero pronto cogemos un desvío (desaconsejado ACs y vehículos muy grandes) por la carretera/pista 15 (Gamle Strynefjellsvegen). Esta carretera atraviesa un terreno inhóspito cubierto de nieve, lagos de un azul intenso y pocos vehículos. El recorrido merece la pena y la bajada brinda algún regalo como la cascada de Videfossen.











En este punto del viaje nos hemos dado cuenta de que la mayoría de veces los túneles nos impiden ver bonitos paisajes. Lo que hemos tratado de hacer, de vez en cuando, es tomar el desvío que obligan a las bicis y que permite evitar el túnel. Por ejemplo, al final de la carretera cogimos el desvío hacia Hjelle, no por ver el pueblo sino por las vistas: precioso el lago Oppstrynsvatn desde aquí.

Bordeamos el lago hasta Stryn, donde nos desviamos de la carretera hacia Loen. Desde Loen hay unos 20 km de carretera estrecha bordeando el lago Lovatnet hasta la lengua glaciar de Kjenndalsbreen. El último tramo de pista es de pago: 40 NOK, se mete en un sobre y te quedas el resguardo.
Todo el recorrido junto al lago es precioso, con sus aguas turquesa, y la guinda: la vista de la lengua. Un sitio para quedarse a reflexionar un día bueno, nosotros salimos rápido porque hacía un viento helador.

Es curioso que el lago se encuentra casi seccionado en dos, esto se debe a dos aludes de roca en los siglos XVIII y XX en el que murieron decenas de personas de los pueblos circundantes al lago. Un panel informativo da mas datos junto a la carretera: impresiona imaginar la catástrofe.















Tras comer junto al lago ponemos rumbo a Briksdalsbreen, un glaciar mucho más turístico (demasiado para nuestro gusto). Se coge un desvío de 23 kms en el pueblo de Olden. El parking es de pago (máquina), junto al camping/hotel. El camino hasta la lengua son 5kms pasando por al lado de una espectacular cascada: Kleivafossen.
Nada más aparcar se puso a llover de lo lindo, esperamos a ver si escampaba pero nada... al final nos mentalizamos y subimos con la que estaba cayendo. Pese aún y con todo había mucha gente, así que en el puente sobre la cascada (justo antes de él) hay un desvío para no ir al glaciar sino a otra ruta bastante más dura y exigente: Kattanakken (4.3kms y 1300m de desnivel...)
Por lo que vi en el cartel parecía que subía justo en frente de la lengua y se podría tener una buena vista sin ir por donde todo el mundo. El camino es de montaña (sin ninguna complicación y bien indicado) pero bastante embarrado (mejor botas y no zapatillas de trekking como iba yo), justo tras un par de kilómetros de bosque se sube a una base rocosa sobre la que se tiene una vista perfecta de la lengua glaciar y del lago en total soledad.





Cogemos de nuevo el coche hacia Olden y vamos hacia Boyabreen donde teníamos pensado dormir. La vista desde el lago es preciosa:



Esta lengua glaciar está fragmentada en dos, hay fotos en el área de descanso donde se aprecia cómo estaba unido hace solo un siglo. El sitio es muy bonito y lo encontramos sin nadie, solo vacas, unas ACs y unas furgonetas. Dormimos allí con unas vistas inmejorables.








Día 20: Boyabreen -> área descanso Liasanden (350 kms)



Nos despertamos con unas vistas preciosas del glaciar desde el FP. Damos otro paseo hasta la lengua para verla con la luz de la mañana, recogemos y ponemos rumbo hacia Supphellebreen.



Supphellebreen: otra lengua del mismo glaciar. Es menos espectacular, además las nubes bajas no nos dejaron verla muy bien. El siguiente destino es la iglesia de madera de Kaupanger. No entramos (70NOK), así que lo que es por fuera no nos pareció que mereciera la pena el desvío.





Seguimos rumbo a otra lengua, Nigardsbreen, por la 55 que bordea el fiordo. En Marifjøra cogemos un pequeño desvío de unos kms por una carretera estrecha que sale desde el pueblo y que bordea el fiordo, porque aparecía un mirador en nuestro mapa. Al final no hay más que un banco con una mesa y una barbacoa improvisada, pero las vistas y la paz que allí se respiraban... digno de acercarse.



Para ver el Nigardsbreen hay que hacer unos 30 kms desde Gaupne por una carretera muy bonita, la 604, que va junto al río en un valle precioso. Hay un centro de interpretación y museo sobre los glaciares (de pago, para variar) en un edificio de madera: Breheimsenteret. Desde ahí hay una vista de la lengua muy espectacular, porque se la ve cómo es de larga realmente, luego desde abajo se pierde la perspectiva.
Desde este punto hasta el parking del glaciar es carretera de peaje (con barrera) y cuesta 50 NOK. Si queréis evitar el peaje, se puede aparcar en el centro de visitantes e ir andando junto al río: serán 2 kms ida + 2kms vuelta, en llano. En ambos casos, desde el parking junto al lago hay un paseo hasta la lengua del glaciar (media hora aprox. ida).
Comimos en las mesitas del propio parking con buenas vistas.











Desandamos toda la carretera para coger de nuevo la 55 y paramos en Luster. Allí la guía marcaba una pastelería y una iglesia, las dos cosas un acierto: los bollos muy ricos (también es cafetería para comerlo in situ) y la iglesia de madera y piedra (gratis) tiene un bonito interior. La panadería se llama Lustrabui, justo junto a la iglesia, se ve desde la carretera principal.



Nosotros elegimos bordear el Lustrafjorden por carretera para ir a la bonita iglesia de madera de Urnes. Lo habitual es coger ferry en Solvorn y evitas unos 30kms por carretera estrecha que luego hay que desandar. Lo hicimos así por dos motivos: ver la cascada Feigumfossen y ahorrar un ferry.
La cascada se ve desde la carretera, pero para acercarse más, hay un sendero bien señalizado (45 minutos i/v) desde donde las vistas son todavía mejores. Este camino estaba embarrado de verdad: algún resbalón y culetazo calló. Junto al parking hay unos baños con ducha (agua caliente pagando).





Para cuando llegamos a la iglesia de madera de Urnes ya estaba cerrada, incluso sin haber parado en la cascada habríamos llegado con ella cerrada. Una pena porque parecía muy bonita por dentro: por fuera es preciosa. Compramos unas frambuesas (30NOK) en un frigorífico junto a la iglesia, mmm... que ricas estaban.





En vez de ir hacia Lærdal por la ruta rápida, elegimos la larga para ir por la ruta turística Sognefjellet y subir por la carretera 55 que en muy pocos kilómetros se planta en 1434m sobre el nivel del mar, la temperatura baja (5ºC) y el paisaje de altas cumbres nevadas, glaciares y lagos gélidos sobrecoge.







Abortamos la idea de dormir allí arriba por el frío y bajamos hasta el área de descanso de Liasanden (antes de Lom). Un sitio precioso entre árboles, junto al río y con WC en perfecto estado: parecía un camping de la cantidad de furgonetas que había...


Día 21: Área descanso Liasanden -> Undredal (330 kms)



Despertamos en el área, desayunamos y ponemos rumbo a Lom, un pueblo donde convergen dos preciosas carreteras: la 15 que viene de Geiranger y la 55 que es por la que venimos. Aparte de ser un nudo de carreteras, lo más destacable es la iglesia de estilo normando (70 NOK). El pueblo es turístico, tiene gasolinera, supermercado, bancos... Y además tiene unos rápidos en el centro del pueblo que, junto a unas casas de madera, bien merecen un paseo corto.





Al sur queda el Jotunheimen Nasjonalpark, que no se puede atravesar en coche pero que es más que interesante para el que quiera rutas exigentes de senderismo. Nosotros lo bordeamos por la 51, disfrutando del paisaje dirigiéndonos hasta la E16. De camino se puede visitar la iglesia de Høre, nosotros nos la encontramos cerrada pese a que según el horario debería estar abierta.



Una vez en la E16 conviene recordar que esta carretera (antes camino) comparte parte de su trazado con una histórica ruta que ahora mismo está conservada para ir caminando o en bici, pero parte de ella se puede ver desde la carretera, como veremos. Junto al lago Vangsmjøse se encuentra la iglesia de madera de Øye, de nueva construcción porque la antigua tenía problemas con el agua...), no recuerdo el precio exacto, pero supongo que sobre 70 NOK (no entramos).



De aquí en adelante se pueden ver restos de la antigua carretera como indicábamos, para ello se debe evitar ir por los túneles y rodearlos. En cualquier caso llegaréis a la preciosa iglesia de madera de Borgund: una de las más bonitas de toda Noruega (y más famosas). 90 NOK.





Más adelante, si evitáis los túneles de nuevo, se ve junto al río uno de los puntos más complicados de la antigua carretera: la granja de Galdane. Se ven unas antiguas casas de madera, poco más.



De aquí en adelante la carretera se llena de anuncios de venta de fresas: es un valle con una climatología benigna y hay buena (y cara) fruta. Nosotros al final no compramos, nos parecía demasiado... y al final se llega a Lærdal. Con su casco histórico de casas de madera de colores. La ciudad es grande, pero el casco histórico no tanto. Así que se recorre andando sin problemas en poco tiempo. La oficina de información/tienda de productos tiene planos y buena comida (mucha de la cual es ecológica de la zona). Nosotros nos animamos con unos bollos ricos.







Para rematar el día, había que pasar hacia el otro lado del mismo fiordo: el Sognefjorden. Hay dos opciones: un túnel eterno (24.5km) o la antigua carretera que sube y baja con una pendiente de impresión. Creo que la decisión es fácil, ¿no? Coger la ruta nacional Aurlandsfjellet que en 47 kms sube hasta los 1306m y baja hasta el otro lado. Lo más espectacular de la ruta es el mirador que hay en el otro lado, desde donde se tienen unas preciosas vistas del fiordo.







Se nos echa la noche, no acabamos de acostumbrarnos a que los días no sean eternos como en el norte... así que pasamos rápido por un pequeño pueblo "repoblado": Otternes. Está indicado en la carretera principal. Son diez casas de madera con unas vistas increíbles, pero no tiene más. Ponemos rumbo hacia Flåm, tal y como Pipo indicaba en su crónica, la pernocta está prohibida así que decidimos avanzar un poco hasta el pequeño pueblo de Undredal. Tiene camping, pero nosotros nos quedamos justo a la entrada en el aparcamiento que hay junto a la carretera: cero ruidos y total tranquilidad.






AlvarA

Septiembre 02, 2017, 13:24:02 pm #6 Ultima modificación: Septiembre 21, 2017, 21:58:03 pm por AlvarA
Sur de Noruega


Bergen y cascadas



Día 22: Undredal -> Sveio (330 kms)
Nos despertamos en Undredal y vamos al pueblo a ver si podemos encontrar queso de cabra, por el que es famoso este pueblo. Pese a que hay varias granjas en el mismo pueblo, no parece que sea posible comprarlo más que en la pequeña tienda de "todo un poco" del pueblo. Está en el centro, junto al camping y al fiordo. Hay muchas variedades, compramos uno muy curado y otro que parece un bloque de jabón de Lagarto (el cual sabe como dulce... una cosa bastante extraña).





Tras disfrutar de las vistas nos incorporamos a la E16 dirección sur, echamos diesel en la gasolinera Shell (buen precio) junto al furgoperfecto de Gudvangen y vamos hasta Stalheim Hotel (un mínimo desvío). En el hotel se puede entrar libremente y disfrutar de unas vistas preciosas del valle desde su terraza.



Retomamos la ruta hacia el sur y paramos en Tvindefossen: una buena cascada junto a la carretera. Se aparca y se ve, está junto a un camping.



Lo normal y directo para ir a Bergen es seguir la E16, pero nosotros seguimos por la E13 hacia el sur para bordear el Hardangerfjord y ver más cascadas. Este fiordo es muy atractivo y esta carretera merece la pena: aunque es estrecha en muchos puntos.









Llegamos a Bergen ya por la tarde, tras haber comido, y nos encontramos que aparcar sin pagar no es fácil. Finalmente acabamos en el parking que hay sobre la estación de autobuses (en la guía lo ponían como opción por buenos precios). Allí comprobamos que era bien caro... aunque afortunadamente a partir de las 17:00 el precio bajaba bastante. Finalmente fueron 42NOK por un poco menos de dos horas.

Desde el parking hay 15 minutos andando hasta Bryggen, que es lo que queríamos ver de Bergen. Es el famoso barrio de casas de almacenes de madera que, antiguamente, estaban sobre el puerto, aunque ahora hay terrazas y una carretera entre estas y el mar. Lo mejor es perderse por dentro de las callejuelas, subir por los almacenes y disfrutarlo: aunque hay mucho turismo, demasiado.
Como no podía ser de otra manera se nos puso a llover, y de lo lindo, así que aceleramos el paseo y fuimos al coche, una pena porque nos quedamos con ganas de algo más de tiempo allí.















Tras la visita ponemos rumbo hacia el sur por la E39 dirección a Stavanger. Esta carretera la tomamos porque parecía la más sensata para bajar, pero entre auto-pass y ferrys la broma no sale barata, unos 100€ en total. Además no es nada atractiva, vas pasando por islas que no tienen nada de interés (y para colmo nos hizo bien malo!). Otra opción, que a mi me parece una opción a considerar es la de ir por tierra firme: cruzando por ferry el Hardangerfjord para coger la E13 y finalmente tomar el ferry desde Tau hasta Stavanger. No sé pero a mi me parece que igual esa ruta habría sido más bonita.
Llegamos conduciendo de noche hasta el municipio de Sveio y nos perdemos por una carretera secundaria para cenar y pasar la noche.


Stavanger, Lysefjord y costa suroeste



Día 23: Sveio -> carretera Preikestolen (130 kms)
Nos despertamos y retomamos la carretera para ir hacia Stavanger. Se nos ocurrió que una opción para evitar seguir la E39 (aburrida y fea) era ir a Haugesund y allí preguntar por el ferry desde Skudeneshavn. Así podríamos visitar un poco la isla de Karmøy. Pero el tiempo no acompañaba: lluvia y nubes bajas, por lo que tras un intento de llegar a Haugesund (auto-pass maldito...) al final retomamos la E39 dirección sur. Lo bueno es que encontramos gasolineras a buen precio en los alrededores de Haugesund.

Llegamos a Stavanger y de nuevo aparcar sin pagar parecía tarea imposible (zona azul por todas partes). Al final, junto al cementerio encontramos una  calle con aparcamientos gratuitos (y está cerca del centro): Alexander Kiellands gate, junto al museo de la ciudad.
Caminamos por el barrio residencial de casas de madera en la margen oeste del puerto, bien bonito, pero los mega-cruceros que había en el puerto destrozan la perspectiva de esta ciudad: por los cientos de turistas y porque los cruceros son más grandes que las casas... en fin. Rodeamos el puerto y llegamos hasta el museo del Petróleo, tenía buena pinta pero eran 120NOK que no es poco.
En resumen la ciudad nos pareció atractiva y bastante llena de vida.

















Salimos en dirección sur para ir por la 13 a Lauvik, desde donde se cruza el fiordo para afrontar el Preikestolen. Es un ferry con mucha periodicidad, así que llegamos y al poco montamos (112NOK).



El día siguiente queríamos subir al Preikestolen, el mirador más famoso de Noruega, y para ello hay que dejar el coche en un parking que se suponía que eran unos 10€. Subimos a ver cómo estaba el tema de pernocta en dicho parking y nos caemos de culo al ver que son más de 20€ dejar allí el coche! Y ni tan siquiera dejan pernoctar. Así que decidimos dormir en un pequeño aparcamiento de tierra que hay 3kms más abajo y así poder hacer la ruta desde ahí al día siguiente. Allí dormimos con unas cuantas furgonetas más de diversas nacionalidades. Un consejo, no vayáis muy tarde que se llena, nosotros aparcamos en un sitio bastante malo por ser ya tarde.
La ubicación del parking es:
58°59'59.7"N
6°06'11.0"E
Está un poco más arriba que el camping, no saqué foto pero es un sitio donde (por lo que veo en Google Maps) suelen almacenar troncos en otras épocas. Así que no lo he puesto como Furgoperfecto.


Día 24: carretera Preikestolen -> carretera Lysebotn (170 kms)
Nos despertamos pronto, el día está feo como ya avisaba la previsión. Desayunamos y salimos desde el parking andando por la carretera. Son unos 3kms hasta el inicio de la ruta de Preikestolen que se hacen por la carretera bastante bien. Una vez en el camino del Preikestolen empieza a haber más gente y llueve de manera intermitente. Alguna vez bastante fuerte, nos refugiamos con el paraguas y esperamos un poco. Arriba nos encontramos una niebla meona que no nos deja ver nada. Decidimos esperar a ver si en algún momento había suerte y conseguíamos ver el fondo del fiordo... Afortunadamente tras un buen rato asomados al abismo la niebla de va durante unos minutos y podemos ver un barco que pasa por allí abajo: impresiona bastante la altura que hay. Nos vamos con la sensación de que al menos hemos conseguido ver algo, que no es poco. Arriba había un montón de gente, pese a ser un día de perros... no me quiero imaginar un día soleado  .panico La vuelta la hacemos más rápido ya que el tiempo se pone cada vez peor
Estadísticas de la ruta desde donde aparcamos: 13.7 kms - 5 horas (3 y media andando), 675m desnivel.



Bajamos hasta Jørpeland, al área de autocaravanas del pueblo. Las duchas se pueden utilizar aunque no estés en el área, puesto que son de monedas. Nos damos una merecida ducha y comemos allí mismo para poder fregar los cacharros.

Tras ello volvemos sobre nuestros pasos del día anterior y cruzamos de nuevo el ferry (112NOK) para poner rumbo a Lysebotn por carretera. Hay una alternativa, que tiene que ser chula, para atravesar todo el fiordo en barco. Creo que sale de Forsand y llega hasta Lysebotn, horarios: sobre 100€.

La ruta siguiendo la 45 hacia el noroeste es bien bonita, pasando por montañas y lagos. Finalmente se coge la FV986, con un toque desolador en muchos tramos y estrecha. Llegamos hasta el aparcamiento de donde se empieza la ruta hacia Kjerag. De nuevo el precio es de 20€ por aparcar.

En este caso decidimos seguir las indicaciones de Puidejo que indicaba en su crónica un pequeño aparcamiento que evitaría aparcar aquí. En el aparcamiento caben de 3 a 5 vehículos, decidimos dormir allí y empezar la caminata al día siguiente. En la foto se puede apreciar cómo es el lugar.




Día 25: carretera Lysebotn -> Flekkefjord (200 kms)
Al despertarnos descubrimos que había dormido alguna otra furgoneta junto a nosotros. Para cuando desayunamos y salimos ¡ya estaba lleno este parking! Así que si queréis aparcar aquí la opción de dormir parece que es la más acertada para asegurar hueco. Desde este parking se puede subir por un sendero hasta empalmar con la ruta oficial de Kjerg que sale del aparcamiento. Esta un poco expuesta y resbaladiza, así que con cuidado llegamos hasta enlazar con la otra ruta. Según vamos subiendo, llegamos a la altura de las nubes y nos tememos que nos va a pasar como el día anterior y no vamos a poder disfrutar de las vistas  :'(











Pese a la niebla, la piedra sigue imponiendo. Hay gente, menos que en Preikestolen, pero bastante para las condiciones climáticas. Aprovechamos para almorzar algo allí arriba y empezar el regreso. Esta vez no tuvimos la suerte de que despejase un poco para poder ver el fondo del fiordo.



Dado que el "atajo" hasta nuestro coche había sido resbaladizo en la subida, decidimos hacer la bajada hasta el parking oficial y luego subir el tramo de carretera hasta la furgoneta.
Estadísticas de la ruta hasta el Kjeragbolten: 9kms - 5 horas (3 y media en movimiento), 600m desnivel.
Nos cambiamos de ropa para estar secos y ponemos rumbo a la costa: Ergesund.

Ergesund es una ciudad costera con una calle que guarda una colección de casas de madera, tampoco muy espectacular después de las que ya llevamos viendo. Cerca de la iglesia, hay unos baños públicos con WC y ducha (10NOK / 3 minutos).











Tras el paseo ponemos rumbo hacia Hauge i Dalane, en un desvío paramos en un bonito y tranquilo embarcadero; y seguimos hasta Sogndalstrand.



Sogndalstrand nos sorprende por lo bonito y bien cuidado que está todo el pueblo. Aparcamos a la entrada en el parking (gratuito). Recorremos el pueblo por sus dos márgenes del río y nos quedamos fascinados. Tal vez porque no nos esperábamos tanto o porque realmente esta muy bien, no lo se pero nos encantó.









Seguimos por la 44 siguiendo la costa y llegamos al paso de  Jøssingfjord. Recomendamos parar en el mirador que hay nada más llegar, antes de empezar a bajar. Ahí hay un panel que explican la historia de este fiordo en la II GM y se tienen unas bonitas vistas desde el mirador. Justo debajo, siguiendo la carretera, hay un par de antiguas casas de madera (Helleren) protegidas por la roca en las que se puede entrar libremente. En toda esta zona hay diversas actividades, rutas y ferratas que hacer, pero a nosotros se nos acaban los días y no podemos permitirnos el quedarnos. Anotar que también puede ser buen sitio para dormir justo frente a estas dos casas (una gran explanada en el fondo del fiordo).





Ya anocheciendo decidimos llegar hasta Flekkefjord, pero no encontramos ningún sitio que nos guste para pernoctar así que acabamos en el área de ACs de este pueblo (250 NOK). En el precio se incluyen las duchas y la electricidad. Se paga en un parquímetro de la zona azul de la ciudad. Al final se nos hace bien tarde entre organizarnos y cenar. Fue un día muy largo...


Costa sur y Oslo



Día 26: Flekkefjord -> Stormyrhaugane (370 kms)
Amanece con un sol espléndido, cielo azul, y disfrutamos del calor que habíamos necesitado los días anteriores. Tras desayunar nos vamos a visitar el centro. En poco más de 5 minutos se cruza el río y a la derecha queda el viejo barrio de casas de madera. Esta zona se le llama el barrio holandés por el comercio que hubo de Holanda con esta ciudad. Hay bastante street art en la ciudad, esto y el barrio holandés es lo más destacable, el otro lado de la ciudad nos dejó más indiferentes.











Volvemos al área, recogemos y nos vamos siguiendo la costa hasta llegar a Lindesnes fyr. Es el faro que hay en la punta más al sur de Noruega: ¿cómo no íbamos a ir al punto más al sur cuando ya hemos estado en el punto más al norte? Una señal indica que hay 2518kms en línea recta hasta Nordkapp, cuanto tiempo ha pasado ya...  .loco2
Hasta las 17 ó 18 hay que pagar por entrar al recinto del faro, luego es gratuito según pone en la taquilla. El precio 75 NOK, nosotros nos conformamos con verlo un poco en la distancia y comer en las mesas del aparcamiento disfrutando del buen tiempo.





Después ponemos rumbo a Lillesand, que la guía marcaba como bonito pero a nosotros nos pareció que no tenía nada que mereciera la pena la parada. Para llegar hay que atravesar/circunvalar la ciudad de Kristiansand, lo que nos llevó su tiempo por el intenso tráfico.

Seguimos hasta Risør, más al este y aparcamos en el aparcamiento de la entrada: gratuito para turismos y con tarifa para ACs (pernocta). Este pueblo es más llamativo, con sus casitas blancas de madera y su puerto. No es tampoco gran cosa, pero agradable para un paseo.







Noruega se iba acabando... ya sólo teníamos dos cosas marcadas: la iglesia de Heddal y Oslo. Ponemos rumbo a la iglesia de Heddal por la ruta más corta, que seguramente no es la más rápida. Esto nos permitía pasar por el canal de Telemark y echar un ojo a esta zona del interior de Noruega.

Pernoctamos aquí, un pequeño camino junto a la carretera muy tranquilo. Hay que pasar un puente estrecho, así que no aconsejaría intentarlo con GV o AC. El lugar junto al río es muy agradable y tranquilo: cero ruidos.


Día 27: Stormyrhaugane -> Båstnäs (270 kms)
Volvemos a la carretera para llegar hasta la preciosa iglesia de Heddal. El parking junto a la iglesia es gratuito pero la entrada a la iglesia son 80NOK.







Cogemos la E134 que nos llevaría hacia Oslo. Teníamos miedo de lo que podía costar la zona de pago de parking en Oslo y los parkings cubiertos también eran bien caros según habíamos entendido así que tras un montón de búsqueda en Internet encontramos la solución: Thomas Heftyes gate. En un foro leímos que en esta calle residencial (y sus aledañas) no había zona azul y estaba cerca del centro. Así lo hicimos y ¡bingo! zona tranquila y con aparcamientos para pasar el día. Esta a 20 minutos andando del palacio real.

Oslo no nos pareció una ciudad especialmente atractiva, aparte de los clásicos destinos: catedral, ayuntamiento, fortaleza, ópera... Lo que más nos gustó fue comer en el barrio intercultural situado al noreste de la estación central de trenes, y la zona de meandros del río al norte de la estación. Toda esa zona está llena de bares alternativos, almacenes reconvertidos... Además es muy agradable el paseo junto al río.

























Volvemos al coche tras patear bien toda la ciudad y ponemos rumbo hacia Suecia, queríamos ver el Bohuslän. Es la costa oeste de Suecia que mira hacia Noruega y Dinamarca. Pero antes teníamos pendiente una visita a un sitio muy especial que queríamos ver desde hace años que en Internet encontramos las fotos: el cementerio de coches de Båstnäs.

Para ello lo más directo es seguir la E18 dirección este y, justo al poco de entrar en Suecia girar a la derecha (al sur): Lössbyn pone en la señal. Dormimos en un desvío sin salida junto al lago Stora Le.

AlvarA

Septiembre 02, 2017, 13:26:09 pm #7 Ultima modificación: Septiembre 22, 2017, 16:10:07 pm por AlvarA
Costa oeste de Suecia y regreso...


Suroeste de Suecia



Día 28: Båstnäs -> Fiskebäckskil (310 kms)
Desayunamos en nuestro FP improvisado junto al lago y avanzamos los escasos kilómetros que nos separan de Båstnäs: el cementerio de coches.





A mi me costó encontrar la dirección en internet, así que dejo aquí coordenadas y enlace a Google Maps:
https://www.google.es/maps/place/670+10+B%C3%A5stn%C3%A4s,+Suecia/@59.3611128,11.8298997,15z/data=!3m1!4b1!4m5!3m4!1s0x46438626deaff4e9:0x9691aa52f96bdf4f!8m2!3d59.3611027!4d11.8386545

59°21'42.3"N
11°50'23.0"E

La verdad es que es más grande de lo que imaginábamos. Da muchísima pena y tristeza ver tantísimos coches preciosos echados a perder, arruinados y comidos por el óxido y la maleza  :'(
Dejo una buena sesión de fotos porque el sitio merece dedicarle su tiempo a la fotografía.



























Tras la sesión nos dirigimos hacia el sur, el objetivo es llegar a Tanumshede. Para evitar auto-pass (que ya nos tenía contentos...) vamos por Suecia, por el interior con sus lagos y bosques. El sol que nos había calentado en el desayuno se va y comienza a llover cuando vamos a visitar los grabados de piedra.
Estos grabados de la edad de bronce en su conjunto es conocido como Grabados rupestres de Tanum y ha sido declarado como sitio Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Son los mayores de los países nórdicos y están distribuidos en varios lugares. Lo mejor es ir primero al centro de interpretación, la entrada al museo es gratuito y te entregan un mapa con los yacimientos de la zona. A nosotros nos gustaron mucho, son menos vistosos igual que los de Alta en Noruega, pero hay murales más espectaculares aquí.







Aprovechamos para hacer la compra en un centro comercial y comer. Con el estómago lleno ponemos rumbo a Fjällbacka, un pueblo costero y turístico. Se nota que la zona es de turismo, pero al ser finales de agosto todo está bastante apagado. A la entrada del pueblo hay un parking grande con unos baños (posible FP?) y vamos andando al pueblo. Allí compramos un helado, al ser final de temporada nos tenemos que conformar con los sabores que nadie ha querido en el verano... El pueblo no nos llamó mucho la atención, está bien para dar un paseo tranquilo mientras te comes el helado (¡justo lo que proponía la guía!). Así que sin más dilación vamos hacia Smögen.











Smögen esta situado en una isla, a la que se llega por un puente. Toda la zona está salpicada de islotes, como en el anterior pueblo, lo que le confiere un aspecto muy bonito a toda esta costa (a pesar de que hay muchas casas). Aparcamos justo en el centro, como es tarde ya no se paga por la zona azul y damos un paseo por el puerto. La zona más bonita es el extremo oeste del puerto, ya lejos de los chiringuitos y restaurantes. Los almacenes pintados de colores con la luz del atardecer hacen que sea precioso.













En el extremo del pueblo, sobre la zona de estos almacenes de colores hay un par de parkings que parecen adecuados para la pernocta, pero preferimos avanzar camino hacia el sur para el día siguiente. Al final se nos echa la noche y llegamos a Fiskebäckskil cuando era ya noche cerrada. Gracias a eso, o quizás no, ¡vimos cruzarse un alce en medio de la carretera junto al pueblo! Nos impresiona, no habíamos visto ninguno en todo el viaje, tras pasar por delante se quedó en un jardín de una casa comiendo las manzanas del árbol. Desafortunadamente al acercarnos se asustó y se fue.
Dormimos al fondo del pueblo, en un parking muy grande que hay. Tal vez en verano se llene, pero en estas fechas no había ni veinte coches aparcados. Lo he marcado como furgoperfecto.


Día 29: Fiskebäckskil -> Rönnäng (160 kms)
Nos despertamos, desayunamos, paseo por la playa (la franja de arena tiene escasos 2 metros...), y paseamos por el pueblo. Es agradable y muy tranquilo. Son casas de madera en las que parece vive la gente, no las típicas de veraneo. El pueblo no tiene nada en concreto para ver, es simplemente disfrutar de las calles.









Ponemos rumbo a Grundsund, que en la guía lo marcaba como un pequeño pueblo de pescadores. Aparcamos junto al puerto, hay duchas y WC, pero para usar las duchas parece que hay que sacar ticket en la máquina como si fueras un barco. No es mal FP puesto que el precio para que te diese ticket y poder utilizar la ducha era de 50SEK. Nosotros paseamos por el rompeolas y por los almacenes de madera. Supongo que en julio estará más animado, puesto que la pescadería que había en el puerto no tenía prácticamente pescado. Este pueblo es bonito, la vista desde el acantilado, o desde el rompeolas, te da ese aspecto que tienen todos estos pueblos pesqueros y que cautiva.







Nos ponemos de nuevo en marcha. Teníamos Trollhättan como una ciudad a la que ir por su pasado industrial (Es en esta ciudad donde se han fabricado millones de Saab y Volvo) y sus rápidos del centro del pueblo que abren para los turistas en verano a las 15:00. Es muy accesible porque tiene autovía, así que en poco tiempo nos plantamos en la ciudad. Aunque es grande, nosotros vamos directos hacia el museo de Saab que es donde está la de turismo, a unos dos kms del centro de la ciudad.
La ciudad está atravesada por el río Göta y el canal Trollhättan, que permite la navegación entre el mar del norte con el lago Vänern. A nosotros lo que nos interesaba eran ver las exclusas del canal y los rápidos. Primero vamos hasta el museo del canal (gratuito), en el que todo está en Sueco, excepto un documental de hace unos cuantos años. Así que no es muy productiva la visita. Nos vamos a las compuertas del canal, un recorrido circular de una hora andando te permite ver las antiguas y nuevas compuertas que, junto con los paneles informativos, te explican la historia. A nosotros nos encantan esas viejas exclusas y esas obras de ingeniería del siglo XVIII.
La zona tiene mesas, WC, así que comemos allí. Un dato interesante que descubrimos: los baños que hay junto a las exclusas nuevas tienen duchas gratuitas y mucho mejores que las de muchos campings en los que hemos estado. Así que aprovechamos para darnos un baño relajante. Es interesante esto porque justo al otro lado de la exclusa está el área de ACs de esta ciudad.







Casi son las 15:00 así que cogemos el coche y vamos hasta el canal para poder ver la apertura de compuertas. Es un espectáculo idéntico al que se produce en Suecia en los rápidos del Imatra: un cauce seco porque todo el caudal se desvía a una central hidroeléctrica. En este caso hay varias compuertas que van abriendo en sucesión y el cauce se llena con el esplendor que tuvo antes de que llegase la tecnología...
Un espectáculo digno de ver.







Tras esto volvemos a medio camino entre las compuertas y los rápidos para hacer un pequeño recorrido rodeando la central eléctrica Olidan (la que se lleva el agua). El edificio es muy bonito, de nuevo el recorrido va acompañado de paneles explicativos, y nos permite la lluvia dar el paseo sin paraguas. Por último, las mejores vistas del canal, el antiguo cauce y la central, se tienen desde la margen oeste del río en un mirador llamado Kopparklinten bien indicado.





Al final nos hemos entretenido tanto que no nos quedamos a ver el centro de la ciudad, tampoco parecía muy interesante. Vamos a la costa de nuevo, hasta Skärhamn. Aparcamos entre el pueblo y el puerto, parece que había habido un triatlón porque aquello estaba hasta arriba. El puerto tiene mucho barco de recreo y desde él se tiene una bonita vista del pueblo. Además el atardecer nos regala un colores muy cálidos del conjunto. Pero no nos llama la atención y ni tan siquiera vamos hasta el pueblo a pasear por él.





En su lugar vamos hasta Rönnäng, frente a la isla de Åstol (que la guía recomendaba pero que nos quedamos sin ver por falta de tiempo). La verdad es que la zona de nuevo es preciosa, con los islotes sobre el mar en calma como si fueran guijarros en un río tranquilo. Las casas con sus colores ocres no hacen sino darle más armonía al conjunto. Nos acercamos hasta la playa de Kåreviks y aparcamos en el parking de la playa (pone máximo 6 horas, pero dormimos allí).
Hay varias calas y los acantilados regalan puestas de sol de las que te hacen recordar que se está acabando el viaje...





Cenamos dentro de la furgo porque había algún que otro mosquito a esas horas. Después, mientras recogemos y vamos al WC de la playa (abierto toda la noche) se acerca un jubilado con su perra Skylla y nos explica que el sitio está muy bien para dormir: que hay WC, por la mañana nos podemos dar un baño en la playa, que la ducha de la playa tiene agua caliente, las rutas que se pueden hacer por la zona... envidiable el nivel de inglés de este anciano y su preciosa perra (un labrador entrado en años). Nos despedimos y nos vamos a dormir que el día ha sido largo, ¡¿y cual no pensaréis?!



Regreso



Día 30: Rönnäng -> FP Federicia (575 kms)
Nos despertamos con la misma paz que nos dormimos por la noche, un sitio muy agradable: aunque me temo que en verano igual esa señal de máximo 6 horas puede ser molesta. Nos quedamos con ganas de gastar un poco más de tiempo en la zona y poder ir a los islotes, andar y seguir disfrutando de la costa pero el tiempo se agota y hay que avanzar camino.

Vamos hasta Varberg, una ciudad que la guía decía tenía un castillo y una estación de radio (utilizada en la IIGM) patrimonio de la UNESCO. La fortaleza no tiene nada, se puede entrar por el recinto gratis pero no ofrece ni buenas vistas, nos decepcionó. Y ver la estación de radio (120SEK) además de caro nos iba a llevar su tiempo. Así que seguimos hacia el sur.





Llegamos a Helsingborg, decidimos ir en barco en vez de en puente por no hacer el mismo camino en la ida y en la vuelta. El ferry sale cada media hora, más o menos, y fueron 525 SEK (un pelo menos que el puente). Montamos en el ferry y dejamos atrás Suecia, da pena ir saliendo de los países por los que llevas recorridos tantos kms. El ajetreo de ferrys es increíble, su trayecto media hora, así que casi ni te enteras.





Comemos en tierras Danesas en un área de descanso (bastante ruidosa por cierto) y ponemos rumbo a la capital. Es domingo y habíamos leído que a partir de las 17:00 ya no había zona de pago en el centro. Así que nos metemos hasta la cocina, pleno centro vamos. Echamos un poco en la máquina porque eran las cuatro pasadas y nos clavan 25.73DKK (3.5€ aprox.), todo sea por estar en el centro y no perder tiempo en llegar.

Copenhague nos resulta ruidosa, muy turística y no muy atractiva según llegamos. Vamos a la de turismo y con el plano en la mano marcamos el itinerario que básicamente nos llevaría desde el parque Tivoli hasta la Sirenita con diversos desvíos para ver los puntos de interés. Según te alejas de las calles principales empiezas a cogerle un poco el punto a la ciudad, aunque el sitio más bonito para nosotros es la calle Nyhavn (junto al canal) pero está tan lleno de restaurantes y turistas que es complicado poderlo apreciar. A medida que va cayendo la tarde y los turistas desaparecen la cosa mejora y vemos algunas calles y callejas muy bonitas. Y ya una vez caído el sol decimos adiós a la ciudad y ponemos rumbo al oeste por la E20.

























Llegamos bien de noche hasta el FP de Nyborg, pero está muy oscuro y no nos gusta mucho. Así que decidimos avanzar un poco más, pese a que ya el cansancio se nota, y llegar hasta el FP Federicia. Allí dormimos junto a una AC y una California.


Día 31: FP Federicia -> Bremen (400 kms)
Nos despertamos tarde porque habíamos llegado tarde por la noche a dormir. El FP está bien pero es ruidoso por el tremendo tráfico del puente. No obstante hay bonitas vistas desde él. Nos encaminamos por la carretera en dirección oeste para luego seguir dirección sur y llegar a Hamburgo.





Nada más entrar en Hamburgo echamos gasoil barato (creo que el más bajo de todo el viaje). Y aparcamos en el centro, en la calle Ballindamm que los domingos no se paga zona azul. Nos acercamos a la de turismo y recorremos los puntos más emblemáticos de la ciudad: la zona de los almacenes de ladrillo, la filarmónica, el mercado del pescado, los muelles...
Lo que más nos gustó fue el antiguo túnel bajo el Elba, que todavía es transitable para peatones, bicicletas y vehículos (con acceso restringido para coches). Es una obra de la ingeniería increíble a la que se puede acceder desde la zona de los muelles. Estaban en reparaciones de mejora y uno de los túneles estaba cortado. Desde el otro lado del Elba se tiene una bonita vista de la ciudad.























Tras la visita ponemos rumbo a Bremen, no queremos aparcar lejos y tener que movernos en transporte público para solo una mañana que íbamos a pasar... Así que encontramos en internet que en la calle Schulstraße (junto a las piscinas cubiertas) había aparcamiento y parecía tranquila la zona para dormir. Al llegar vemos que la zona es residencial y nos colocamos junto a una AC que estaba ahí aparcada.


Día 32: Bremen -> Área AC Péronne (650 kms)
Nos despertamos con el ruido de la gente tirando vidrios al contenedor que hay en el aparcamiento: ¿quien tira los vidrios a las 6 de la mañana? En fin, el FP que habíamos improvisado no resulta ser tan bueno como pensábamos puesto que hay bastante movimiento de coches por la mañana de gente que aparca para ir a la ciudad. No obstante, la ventaja es que tenemos la furgo aparcada cerquita del centro y podemos ir a visitar Bremen andando sin preocupaciones.



Bremen es una ciudad muy bonita, aunque la mayoría esté reconstruido (como Hamburgo) tras la Guerra. Además el centro es muy pequeño y todo es accesible a pie. Lo que más nos gustó fueron las casitas del barrio de Schnoor (precioso por definición) y la calle Böttcherstraße (que no sabíamos que existía y nos cruzamos con ella). Además son dignos de ver la catedral, el ayuntamiento y los siempre presentes ¡trotamúsicos de Bremen! En resumen nos vamos muy satisfechos de la visita a ambas ciudades Alemanas a las que teníamos ganas de visitar desde hacía bastantes años.





















Casi es la hora de comer y ponemos rumbo a Bélgica para avanzar todo lo que se pueda hacia Francia. Comemos en el camino, parada en Bélgica a por cervezas y chocolates (un clásico). Finalmente nos da la noche antes de París, nos vemos tentados a pasar París de madrugada y evitar atascos pero era ya muy tarde y nos apetecía descansar. Salimos de la autopista buscando un sitio de pernocta y acabamos de casualidad en el área de autocaravanas de Péronne (gratuito).


Día 33: Área AC Péronne -> Le Petit Nice (800 kms)
Nos despertamos porque hay un contenedor de vidrio en el área y un señor con 3000 botellas (sin exagerar) se pone a tirar vidrios... ¡es como el día de la marmota! Bien es cierto que no era muy temprano porque se nos pegan las sábanas al haber llegado muy tarde por la noche. Compra de bollos y pan en la boulangerie y carretera.

Pasamos París sin ningún atasco por la autopista y salimos hacia la N20 en cuanto podemos. Seguimos esta ruta: N20 - A71 - A20... la misma que habíamos seguido al subir para evitar peajes. El calor por la campiña francesa es abrasador, llegamos a ver 37ºC después de comer  .panico
Pasamos Burdeos por la tarde sin atascos (en el otro lado tenían buen lío montado). Finalmente llegamos sobre las 19:30 a la playa Le Petit Nice (junto a la Dune du Pilat). Antes de que cayese el sol me doy un baño relajante en esta bonita y tranquila playa.

Pasamos una noche muy agradable en este furgoperfecto, es una gozada que queden sitios como este en las Landas.


Día 34: Le Petit Nice -> Burgos (420 kms)
Este último día lo tomamos con calma: un poco de playa, alguna compra, y carretera pausada para llegar a Burgos y poder trabajar al día siguiente  :'(

Si habéis llegado hasta aquí: ¡enhorabuena! Hay que ver cómo me enrollo en las crónicas  .loco2

Espero que lo hayáis disfrutado  .sombrero

caldero

Gran viaje !!!. Cojo sitio para seguir con interes vuestra crónica. Siempre es un viaje que tenemos pendiente.
Muy detallado tambien, gracias por tu aportación. .bien .bien

ANDREUVI

Es un viaje de ensueño y más para poder hacerlo como tú dices (Camper), desde luego lo detallas a la perfección, lo único malo es el nivel adquisitivo que tienen esos países en comparación con nuestros ingresos, pero vale la pena visitarlos. Yo personalmente estuve en Noruega en el 2015, pero lo hice con vuelo, y otros medios y me encanto. Lo tenemos pendiente hacer ahora con la camper. Bueno darte las gracias por tú precioso comentario de tu aventura que tuvo que ser una buena pasada. .fotografo .palmas

Un saludo.

mertxecj

Hola, hola.
Sigo el hilo de esta crónica reciente. Salimos hacia el norte al finales de mes.    ;)

AlvarA

Gracias por el interés, iré actualizando poco a poco... a ver si puedo meter unas fotos de los primeros días y llegar a Estocolmo esta tarde/noche.

Mertxecj, cualquier duda ya sabes que puedes preguntar sin compromiso. Tal vez lo que más te pueda interesar para tu viaje inminente son los sitios donde aparcamos para evitar pagar, ej: Kjeraj, Preikestolen, Estocolmo, etc.

kato_74

Un post super interesante, es un viaje que me encantaria hacer así que me quedo por aquí para ir siguiendo la crónica. 

Saludos!


mertxecj

Cita de: AlvarA en Septiembre 03, 2017, 14:14:17 pm
Gracias por el interés, iré actualizando poco a poco... a ver si puedo meter unas fotos de los primeros días y llegar a Estocolmo esta tarde/noche.

Mertxecj, cualquier duda ya sabes que puedes preguntar sin compromiso. Tal vez lo que más te pueda interesar para tu viaje inminente son los sitios donde aparcamos para evitar pagar, ej: Kjeraj, Preikestolen, Estocolmo, etc.


Gracias AlvarA, te pillo la palabra y en cuanto tengamos alguna consulta concreta te lo hacemos saber  ;)