Viaje improvisado al Pirineo francés (P. Atlánticos) con perros. AGOSTO 2019.

Iniciado por Algutierrez, Julio 31, 2020, 10:39:12 am

Tema anterior - Siguiente tema

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Algutierrez

Julio 31, 2020, 10:39:12 am Ultima modificación: Julio 31, 2020, 10:55:50 am por Algutierrez Razón: Fotos no incluidas
Ahora que estamos más tranquilos por obligación de quedarnos en casa aprovecho y me estreno con una crónica de viaje por si a alguno le puede ayudar. Así me quito aunque sea un rato el gusanillo de haber decidido quedarnos y no arriesgar en este verano tan raro.
Siento por adelantado que las fotos no sean muy demostrativas de los sitios de parada. No era mi intención cuando las hice de compartirlas en el foro. Más aún cuando en comparación con los magníficos viajes que encuentro aquí me parece poca cosa. Si aún así espero que le sirva a alguien.
Habitualmente no realizamos un programa fijo, sino una preparación somera y nos vamos dejando guiar por lo que nos encontramos, sobre todo el tiempo y lo que nos vaya pidiendo el cuerpo, contando con el objetivo de ir a sitios que sean adecuados para ir con nuestros perros. Esto nos lleva con frecuencia al campo y a tener que ir modificando el plan sobre la marcha, huir de aglomeraciones e intentar conjugar todo con no transgredir ninguna normativa en las pernoctas. Generalmente el tipo de viaje es llegar a la zona que queremos visitar y hacer trayectos medios/cortos de carretera sin parar muchas noches en el mismo sitio.
Hacemos uso habitual de la aplicación y fugoperfectos de la web, también Park4night.
Esta vez la preparación fue mínima y salimos huyendo del calor de Málaga y con la convicción de que en Francia casi siempre estamos bien con la furgo. Por supuesto sin grandes expectativas sino dispuestos a disfrutar de lo que nos vayamos encontrando por el camino.
En verano solemos buscar sitios frescos porque pasar calor en ruta se aleja de nuestra idea de disfrute de las vacaciones y como vamos acompañados de nuestros tres perros el proporcionarles naturaleza y sitios de baño donde aplacar el calor se convierte casi en una obligación.
Hemos ido otros años al Pirineo de Huesca, navarro (también la parte francesa) y algo menos el Pirineo Catalán y este año queríamos conocer los Altos Pirineos Franceses.

Día 1- Málaga-Embalse de Buendía (Cuenca).
Salimos de tarde. Habitualmente cuando vamos a pasar los Pirineos, o en esta ocasión, llegar a ellos, buscamos un punto intermedio por Valencia si empezamos por la tarde. Esta vez, improvisamos sobre la marcha porque tras consultar la predicción del tiempo intentamos aterrizar en el sitio más fresco dentro de lo asumible para la hora a la que salimos. Nos alejamos de las autovías intentando compensar la falta de avance en kilómetros con un mejor descanso. Solemos tirar de los mapas de la App eltiempo.es y las aplicaciones que cité arriba a la hora de buscar zonas frescas.
Aparcamos en la explanada adyacente a la zona recreativa en el inicio de la Ruta de las Caras y cumplimos perfectamente el objetivo pasando incluso frío mediado el mes de agosto. Aunque aparcaron un par de coches a primera hora de la noche, estuvimos solos y muy tranquilos. En general la zona está limpia y llana.

Día 2- Embalse de Buendía- Estación de Cerler (Huesca).
Por la mañana aprovechamos para hacer la ruta de las caras. Está bien señalizada y es un paseo agradable. Las esculturas están hechas aprovechando las formas y paredes de la piedra caliza que está próxima al embalse y en zona de pinos, por lo que no es imposible disfrutarlo a pesar del calor. Es una ruta circular de 1.5 km y son esculturas y bajorrelieves de diversos autores (http://www.rutadelascaras.com).
En la ruta hicimos una parada en el embalse de la Sotonera en Zaragoza para almorzar en la zona de picnic al lado del parking. Seguimos las indicaciones al furgoperfecto. Este embalse sirve de fuente para el Canal de los Monegros y tiene una zona habilitada para baño. Como parada intermedia también es agradable.
Continuamos camino hasta Benasque. Paramos a dar un paseo por el pueblo al atardecer. En esta época estaba con mucha animación, bares, terrazas y tiendas. Viendo las opciones de pernocta optamos por  subir en dirección a la estación de esquí de Aramón-Cerler.  Había bastante movimiento de autocaravanas y furgonetas hacia Llanos del Hospital. Los paisajes en el ascenso son preciosos, llegando rápido a zonas de escasa vegetación pero con los días claros del verano permiten una perspectiva de las montañas que merece la pena. En algunos caminos que salen de la carretera había alguna furgoneta en explanadas aprovechando estas vistas, pero entre las obras que había en la carretera y la proximidad a ésta nos decidimos a ir al parking de la estación de esquí. El parking 1500 estaba bastante lleno. Aunque según los comentarios del foro no estaba permitida la pernocta, nos arriesgamos al asfaltado de arriba. Es muy espacioso y aunque pasaron la noche bastantes vehículos entre autocaravanas y campers casi ni teníamos ninguna cerca. No tuvimos ningún problema.

Día 3- Estación de Cerler-Lanuza (Sallent de Gállego).
Por la mañana aprovechamos para hacer una ruta corta por los senderos que parten de la estación ya que los prados y riachuelos hacen apetecible la caminata.
Bajamos de nuevo a desayunar a Benasque e hicimos la ruta circular Benasque-Cerler-Anciles que parte de detrás de un hotel pasando por zonas de bosque, pastos y arroyos hasta volver por el río Ésera. Uno de nuestros perros se resbaló por el cauce de piedra de un arroyo con mucha pendiente y pasamos un momento de estrés hasta que la recuperamos sin mayor contratiempo.


Aprovechamos para hacer algunas compras y comer en Benasque. Después de la aventurilla y comida buscamos un sitio a la sombra para pasar el sopor de la sobremesa y el vino de Somontano.
Resolvimos pasar a Francia por el paso de Formigal pero viendo las horas y la saturación de furgonetas y autocaravanas en los sitios por los que vamos pasando nos decidimos a buscar temprano un sitio para pernoctar antes de cruzar la frontera. Los furgoperfectos y zonas de autocaravanas estaban a reventar pero pudimos encontrar un sitio a la orilla del embalse de Lanuza a la salida del propio pueblo, junto a más autocaravanas. Pudimos descansar bien y la ubicación idónea para poder salir a dar un paseo con los perros sin molestar a nadie.

Día 4- Lanuza-Col de Marie-Blanque.
Por la mañana repostamos y llenamos depósito antes de pasar a Francia. En los distintos aparcamientos y explanadas que hay en la subida por Formigal vemos una infinidad de coches, autocaravanas, furgonetas y procesiones de senderistas y excursionistas en hileras. Se aleja un poco de la idea idílica que tenemos del pirineo, pero comprensible por las fechas en las que hemos venido.
Nada más cruzar la frontera vamos parando cada poco porque la circulación es lenta interrumpida por el movimiento de vacas que están trasladando.
En el descenso por la carretera vemos la salida para el lago de Bious-Artigues que era una de las posibilidades que habíamos visto para pasar el día. Está dentro de la zona protegida del parque nacional de los Pirineos. Seguimos las indicaciones hasta llegar al parking, donde se paga a la entrada y se aparca donde puedas porque está bastante lleno. Sin embargo el camino alrededor del lago no está abarrotado de gente y nos anima a quedarnos de picnic y baño. Si se inicia la ruta hacia la izquierda en la margen del lago hay zona de servicios, con una mínima restauración y mesas pero preferimos algo un poco más campestre y nos quedamos en la orilla. Hay muchas zonas accesibles y algunas praderas donde la gente se agrupa para el baño.


Por la tarde bajamos al pueblo de Laruns para comprar algo de pan, quesos y chacinas de la zona. Aunque damos una vuelta por el pueblo decidimos salir pronto porque estaban de fiestas y los petardos no son una buena idea con los peludos que llevamos.
Desde allí barajamos varias opciones para pernoctar porque hay zonas habilitadas para autocaravanas cerca del pueblo pero vimos la opción de subir a algún puerto de montaña. Finalmente paramos en el col de Marie-Blanque en Bilhères. Supongo que los que estén habituados a seguir el Tour lo conocerán bien y no les sorprenderá pero nosotros que vamos bastante ignorantes de todos nos llevamos la grata impresión de los prados verdes y las vistas en el puerto. Había algunas autocaravanas en las explanadas al borde de la carretera y nos quedamos por allí. Un bonito atardecer y una noche fresca y tranquila (¡objetivo cumplido!).

Día 5 Col de Marie-Blanque-Gavarnie.
Nos despiertan por la mañana los sonidos de la zona cencerros, rebuznos, cuervos, etc. Pero no a una hora indecente. Como por la mañana sigue siendo un sitio precioso nos anima a iniciar desde allí una ruta de senderismo continuando el ascenso a través del campo hasta una placa conmemorativa en recuerdo de la segunda Guerra Mundial como agradecimiento a la participación de soldados republicanos españoles en la décima brigada.


Bajamos del puerto ya para comer en un bar en Louvie-Juzon. Entre cervezas y viandas de la zona decidimos intentar ver el circo de Gavarnie, del que habíamos oído hablar y era una excursión pendiente desde hace tiempo.
Pasamos por Lourdes y desde la furgo si que nos pareció un circo con tanto movimiento de gente. Como se aleja totalmente de lo que buscábamos en las vacaciones procuramos salir pronto y no paramos hasta salir.
La carretera desde Lourdes entra de nuevo en el Parque de los pirineos y las vistas en el valle son preciosas aunque hay que estar atentos a las curvas porque también es interesante de conducir por allí.
Como nos esperábamos Gavarnie está muy concurrido. Ya habíamos leído que hay que pagar el aparcar en la calle en las zonas habilitadas, pero ni aún así encontramos sitios que nos cuadrasen en cuanto a tranquilidad y las limitaciones de viajar con los perros. Encontramos finalmente un sitio a la salida del pueblo cerca de un riachuelo. Se trata de una explanada al borde de la carretera hacia el Barrage d'Ossoue donde había algunos coches aparcados. Sería idílico si no hubiera cerca una zona de acumulación de escombros donde parece que estaban usándolo en alguna obra del ayuntamiento.


Salimos a dar una vuelta y nos encontramos con una furgo que había bajado a la misma orilla del río (Gave d'Ossoue). Verdaderamente un sitio precioso y oculto, pero no parece lo ideal por seguridad ni tampoco legal. En cualquier caso procuramos ir con los perros atados porque ya empezamos a ver las primeras marmotas por allí.

Día 6- Gavarnie-El Plateau de Lienz (Barèges).
Por la mañana iniciamos la ruta hasta el circo de Gavarnie. Amanece muy nublado y nos tememos que no levante para cuando lleguemos. La ruta asciende siguiendo el río gave de Gavarnie, es sencilla y a ratos por el bosque. Aunque hay bastante gente no se hace incómodo. Cuando llegamos al Hôtel du Cirque nos encontramos que el resto del camino está prohibido continuarlo con perros. Hay allí un mirador del circo pero nos quedamos con la imagen en blanco de la niebla y con las ganas de haberlo visto. Nos contentamos con fotos en internet y volvemos.
Tras valorar las rutas que parten de la zona vemos que muchas son de alta montaña y sobrepasa nuestras posibilidades. Decidimos volver atrás para salir de ese valle y paramos a comer en una zona de autocaravanas en Luz-Saint-Sauveur. Desde allí subimos andando hasta el castillo de Santa María.
A la vuelta buscamos algún destino para el día siguiente y zona para pasar la noche y nos decidimos por la ruta de ascenso al Tourmalet y paramos en el Plateau de Lienz en Barèges. Es un desvío a la derecha en el ascenso hacia el Tourmalet y llegamos hasta un restaurante al pie del telesilla, Le Bistrot de Barèges Chez Louisette. Habíamos leído de otros que habían parado allí.

Día 7-  El Plateau de Lienz (Barèges)-Reservoir des Laquetes (Payolle).
Pasamos la noche en la explanada detrás del restaurante y pararon un par de furgonetas más. Todo muy tranquilo. Por la mañana hacemos una ruta por la zona siguiendo desde la base del telesilla por un valle con algunos restos de actividad minera (raíles, vagonetas, etc), memorial a la resistencia. Vemos bastantes marmotas y un pastor con sus ovejas, por lo que gran parte de la ruta vamos con nuestros perros atados.


A la vuelta comemos en el restaurante que estaba prácticamente lleno. Aunque está claro que no era la época, no nos podemos resistir a pedir el cocido de codillo de ternera.
Bajamos y paramos en Barèges, pequeño pueblo en torno a las aguas termales sulfurosas del balneario, plagado de residencias. Aparcamos junto al mural recordatorio de que es la sede de la 1ª de húsares paracaidistas. Damos una vuelta agradable por las afueras del pueblo con un sendero en el margen del río.
Continuamos el camino para terminar de subir el puerto del Tourmalet donde nos volvemos a encontrar una niebla espesa que hace que subamos y bajemos con mucha precaución por las curvas, ciclistas, vacas y ovejas.
Llegamos hasta el lago Réservoir des Laquets. Hay una zona de autocaravanas con servicios, cerca de la carretera pero que no vimos cómo entrar hasta el día siguiente. No nos pareció muy adecuada por nuestras limitaciones (perros más carretera cercana no nos suele parecer algo seguro) por lo que seguimos hasta otra zona de parking habilitado para autocaravanas cercana al lago. El número de vehículos superaba con creces las plazas delimitadas pero había bastante sitio. Aún así había algunas furgonetas y autocaravanas en el borde de la carretera que sube al bosque en la orilla del río y más de uno lavaba enseres y ropa en el río, por lo que aunque todo estaba tranquilo, en un sitio tan turístico y con residencias vacacionales cerca tiene todos los ingredientes para que terminen limitando más la presencia de nuestros vehículos. En cualquier caso el sitio está bastante bien, con baños y contenedores para la basura un poco más abajo, en el camino al lago. El paseo alrededor del lago es muy agradable, hay algún bar y actividades de pesca y paseos a caballo. Se pueden iniciar varias rutas desde la zona. Nosotros hicimos el camino de ascenso, por senderos en su mayor parte, hasta el col de Aspin.

Día 8- Reservoir des Laquetes (Payolle).
Por la mañana llega el panadero a la zona de autocaravanas con su surtido de panes y bollería incluyendo unos bizcochos de arándanos muy recomendables.
Como nos gustó mucho la zona decidimos quedarnos un día más allí. Por la mañana ruta por el bosque en el ascenso al col de Aspin. Este puerto lo pudimos ver sin niebla por fin.
Por la tarde paseo tranquilo en los alrededores del lago. Hay otras zonas próximas por las que la gente pernocta con las furgonetas. Justo en el lado contrario del lago hay una zona con restos de un antiguo camping o puestos de pesca que ya habíamos visto en la aplicación pero como había comentarios de que allí estaba prohibida la estancia preferimos no arriesgarnos. Sin embargo había gente allí y en sitios próximos sin demasiados miramientos. Había rutas marcadas para competiciones de orientación y obreros trabajando en el aprovechamiento de la madera del bosque. Anduvimos hasta la zona que vimos el día anterior con la zona AC cercana a la carretera. Tiene bares y no es mal sitio para tomarse algo. Había bastantes grupos de ciclistas además de campistas.

Día 9- Payolle-Saint Bertrand de Comminges-Troubat.
Por la mañana tras reponer pan, cruasanes y dulces reponemos agua, vaciamos grises en la zona habilitada para ello y salimos para hacer una excursión a Saint Bertrand de Comminges. Es una población con un centro urbano medieval especialmente bonito.
Paramos en un aparcamiento en las afueras de la ciudad medieval, una explanada en el norte de la base del ascenso a la zona monumental. Tiene servicios y acceso a agua.
Se asciende directamente desde el aparcamiento por rampas. Conseguimos aparcar cerca de algunos árboles para conseguir una menor temperatura a la sombra. Al bajar de las montañas se nota la marcada subida de temperatura.
Visitamos la catedral que tiene un magnífico claustro románico además de partes góticas y renacentistas. Por supuesto tenemos que hacer la visita por partes porque uno tiene que quedarse con los perros al fresco pero las terrazas que hay cerca de la catedral son muy recomendables para pasar el rato y como casi siempre en Francia todo son facilidades para estar con los perros, salvo entrar a las iglesias, claro.

Dado que las temperaturas en esta zona más baja y al este suben considerablemente nos surge la duda de continuar en esta zona subiendo de nuevo al Pirineo para volver por la zona de Bielsa o volver atrás. Finalmente nos puede el no perder el tiempo deshaciendo el camino recorrido y buscamos ascender algo para pasar la tarde-noche con menor temperatura. Encontramos una zona de escalada por Troubat con zonas de aparcamiento próximas a las paredes de roca donde nos encontramos con gente terminando la jornada de escalada. La carretera en sus últimos tramos está bastante degradada y el primer parking que nos muestra el Park4Night está en una zona de picnic pero bastante sucia. Uno de los que estaban por allí nos recomienda seguir un poco más arriba y merece la pena, buenas vistas, un sitio plano y limpio. Pasamos la noche solos rodeados de naturaleza.

Día 10- Troubat-Aragnouet.
Por la mañana llegan temprano un par de coches para subir a la pared que nos queda a la espalda. Damos un paseo siguiendo la carretera por la que subimos, pero que más arriba es ya totalmente impracticable para vehículos normales. Seguimos hasta que la temperatura nos hace desistir. Está claro que es lo que marca totalmente nuestros días en las vacaciones de agosto. Como es algo que tenemos asumido volvemos y decidimos seguir camino sur buscando la frontera y con el objetivo de quedarnos cerca de ésta para empezar a bajar a partir del día siguiente.
Por lo que vemos por los alrededores habíamos decidido parar en el lago de Génos. El camino hasta allí nos lleva por varios puertos de montaña con paisajes impresionantes pero una vez en el destino no hay sitio. Toda la zona estaba muy concurrida. Junto al lago habíamos previsto una zona de picnic para pasar el resto de la mañana y almorzar pero resulta imposible. Intentamos algunas zonas próximas pero no nos convencen por tener accesos difíciles, próximas a la carretera o a pleno sol. Decidimos seguir adelante y pasar al valle siguiente buscando algo más tranquilo. Paramos en Aragnouet junto a un complejo deportivo y un riachuelo donde sólo había un par de autocaravanas francesas ya en la sobremesa. Tras comer y descansar un rato buscamos una zona para pasar la tarde. Vimos que hay un parking adyacente al camping de Moudang, también habilitado para autocaravanas. Acceso a baños y agua y zona de inicio de rutas de senderismo. Perfecto para nosotros.
Después de aparcar hacemos una ruta que lleva hasta una capilla templaria. La capilla está al borde de la misma carretera por la que vamos a continuar el viaje pero el sendero merece la pena. Gran parte cubierto por la sombra de los árboles se hace muy agradable.

Cenamos en la furgoneta. Aparcan en el entorno unas cinco furgonetas y autocaravanas. Noche sin contratiempos.

Día 11- Aragnouet-Málaga.
Por la mañana tras el paseo de rigor por la zona (hay una ruta de interpretación del bosque que se hace en 15 minutos) seguimos la carretera hasta llegar al paso fronterizo del túnel de Aragnouet-Bielsa. Es un túnel de 3 km regulado por semáforo con indicaciones luminosas que avisan del tiempo previsto de espera hasta pasar.
Mientras esperamos volvemos a ver las procesiones de excursionistas por los senderos.
El camino de vuelta no tiene mucho interés porque es algo que nos ocurre con frecuencia en verano. El acicate que supone el calor hace que si no encontramos algún sitio ideal para parar prefiramos asumir la paliza de carretera y poder descansar en casa a tener que pasar la noche en un sitio en el que no podamos descansar por el calor. Así que intentamos paradas por Bielsa, Aínsa y acabamos haciendo parada técnica en Sabiñánigo que nos decidió a pillar la vía más rápida, por lo que seguimos directamente hasta Málaga.

durruti1

Muy chulo e interesante para los que tenemos peludos.
Es penoso que no dejen perros en gabarnie ni atados. Por suerte hay mas sitios. Este verano en alpes cerca de la vanoise nos agradecian llevarla atada y esta lleno de marmotas y todos felices. La verdad que siempre pasa igual y en vez de pasar por la piedra a los que los sueltan donde no deben por sentido comun !a prohibir!

Bueno que me enrollo. Gracias por compartir
En campaña por no criminalizar sacar una mesa y unas sillas por molestar únicamente a tu vista.