BRETAÑA y NORMANDÍA - 2009 ***AÑADIDO AL INDICE***

Iniciado por Trencalòs, Agosto 25, 2009, 19:57:48 pm

Tema anterior - Siguiente tema

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Trencalòs

Agosto 25, 2009, 19:57:48 pm Ultima modificación: Julio 26, 2010, 09:39:30 am por tra´fi:k
 :)

BRETAÑA Y NORMANDÍA   2009


> Acceder al mapa




Día 1  (Girona - La Rochelle)

Primer día de viaje, ese día tan esperado por todos. Salimos de Girona hacia las 15h dirección La Rochelle.

 

Llegamos entrada la noche, hacia las 23h, después de haber recorrido 700 km casi non-stop, solo haciendo las paradas de repostar (solo una) y las habituales cuando se va con un peque de 13 meses. En este tipo de viajes uno se da cuenta de lo útil  que es el Tempomat, eso sí es conducir!.  El viaje fue placentero y dejando aparte el tráfico denso de la variante de Bourdeaux, el resto del camino casi que fuimos solos por la autopista, ¿Dónde están los franceses?

Llegados a Le Rochelle, no teníamos claro dónde ir a dormir. Aquí me lié un poco, ya que entre el cansancio y las pocas ganas de meterme dentro de una ciudad, pasé de los FP y le puse al GPS que nos llevara al área de autocaravanas más cercana. Y así lo hizo, nos llevó a un gran parquing de pago a las afueras de Le Rochelle dónde lo más difícil fue encontrar por dónde se entraba. Dentro había unas 50 autocaravanas, así que nos alegró y nos quitó el agobio general que llevábamos de no saber dónde meternos. Fue levantar el techo y quedar fritos al momento.


Día 2 (La Rochelle - Arzón)

La noche fue tranquila, rodeados de monstruos de 7metros. Menudas autocaravanas llevan estos franceses! Nos levantamos y no hubo manera de encontrar los servicios de esa área ..... Evidentemente no los encontramos porque no había así que ... a utilizar el poty que para eso lo llevamos.

Mientras desayunamos, el parquing se va llenando de turismos. Se ve que es un parquing muy utilizado por los Rochellies debido a que está relativamente cerca del centro y con la entrada al parquing se incluye un ticket de autobús lanzadora al centro. Nosotros lo aprovechamos y nos fuimos a visitar la ciudad. Nos encantó.



Lo que más nos sorprendió fueron las mareas, nunca habíamos visto algo tan espectacular y de esta magnitud. Entre los barcos del puerto estuvimos buscando infructuosamente el primer barco de Cousteau, que se supone está allí.



Y después de visitar las murallas e ir al mercadillo, acabamos comiendo sentados en un banco en el mismo centro de la Rochelle.





De vuelta al parquing, pagamos religiosamente los 10 euros que valía y nos marchamos dirección Vannes. A medio camino pero, redirigimos nuestra ruta hacia Port-Navalo esperando encontrar buenas vistas del Golfo de Mohbian. En Ambon no podimos resistir la tentación de pararnos a comprar unos cruasanes en la boulangeri de la plaza, que buenos!

Solo llegar a Port-Navalo empezó a llover, pero, al poco rato, el tiempo nos dio el kit-kat suficiente para poder hacer un trozo del camino de ronda (un tipo de sendero litoral), que nos gustó mucho aun sin ver grandes vistas ya que estaba todo nublado.





Al ser tarde buscamos sitio para pasar la noche. Echamos un vistazo al camping de Port-Navalo pero lo descartamos rápidamente al estar rebozando de gente. El GPS nos llevó a otro camping cercano, el Camping municipal de Arzón, llamado Campin Le Tindio. Llovía, la recepción estaba cerrada desde las 19h y la barrera de paso también cerrada. Así que, con mi francés chapucero pregunté a unas chicas que había por allí si sabían cómo entrar. Como que no me aclaré, acabé llamando a la recepción (que estaba cerrada) .... Y "voilà", salió un francés con una barba estilo el abuelo de Heidi que al verme con cara de desespero y mojado como un pato, me abrió la barrera y me dijo que al día siguiente pasara a pagar.  Un 10 por su parte!

El cámping estaba muy bien, limpio y con buenas instalaciones.



Por la noche llovió y empecé a entender el porqué de la necesidad de la funda Thais por estas tierras.  He de decir que tuve mis problemillas al ponerla por primera vez, .... Buf! Que sudada me pegué.


Día 3 (Arzón - St. Pierre de Quiberon)



Solo levantarnos tenemos la grata sorpresa de que pasa un furgón vendiendo cruasanes por el camping. Nos compramos un par de ellos y después de tomarnos el capuccino furgonetero de rigor, salimos dirección Carnac. Hoy el objetivo es visitar dólmenes y menhires (los que dejó Obélix por estas tierras). De camino paramos en Vannes, que nos gusta mucho ya que es la primera ciudad que vemos con construcciones de estilo bretón. Visitamos el casco antiguo pero como que llueve, acabamos yendo de rebajas a unos precios increíbles.






 
La segunda parada del día fue en Locmariaquer, donde hay el Dolmen de la Table des Merchants, el gran menhir Brise y el dolmen des Pierres Plates.



La siguiente parada fue en los famosos Alineamientos de Carnac. Miles de menhires alineados haciendo una peculiar acupuntura al planeta: espectacular! Evidentemente, también había miles de turistas haciendo una peculiar romería al lado de los menhires.









Después de cansarnos de ver menhires en Carnac, nos dirigimos hacia Quiberón y su Cote Savage (que, la verdad, me la imaginaba mucho más salvaje).



Hicimos otro trozo de camino litoral y nos fuimos a cenar en Quiberón. La noche la pasamos en un camping furgonefasto: el Camping Port Blanc en St.Pierre Quiberón (caro, instalaciones viejas y muy cutre). No vale la pena ni poner fotos de él. Os dejo a canvio, una foto de un cuartel impresionante que hay cerca de St.Pierre.




Día 4 (St. Pierre de Quiberon - Pointe de Van)



Nos levantamos tarde, nos metimos una ducha (previo pago, y no barato, de las fichas del agua caliente) y nos fuimos dirección Port-Aven.



Port Aven es un pueblo de pintores cerca del mar con una ría que deja los barcos colgados cuando la marea está baja, que nos gustó mucho aunque nos lo imaginábamos mucho más pintoresco.



Seguimos hacia Concarneau donde visitamos lo más interesante: la Ville Close, una especie de fortificación costera muy bien restaurada, donde está todo preparado para el comercio turístico en la calle vertebral de la fortificación. Venden de todo, incluso unos helados de máquina buenísimos los cuales no pudimos resistir la tentación de comprar.  En una de las tiendas, nuestro peque se encaprichó de una T1 en miniatura que su padre no le costó de regalar (... es que estos críos!).













Almorzamos en el parquing cercano a la Ville Close (donde hay la oficina de turismo), y aprovechamos que el peque se quedó dormido para hacer camino hacia el Faro de Eckmül, al extremo de la punta de Penmarch.



El faro se puede visitar, pero al poco de llegar, cayó una tempestad de categoría que nos retuvo dentro la cali más de media hora. Cuando se abrió el cielo (y se abrió del todo en escasos 10 minutos!), ya eran las 19h y .... por mala suerte nuestra el faro solo se visitaba hasta las 18:30h. Nuestro gozo en un pozo. En fin, sacamos algunas fotos y nos fuimos dirección la Pointe du Raz. No fuimos directos hacia allí, sino que nos desviamos por carreteras secundarias y mucho más costeras, pasando por Pours Poulhan donde disfrutamos enormemente de unos lugares y vistas fascinantes.





Al llegar a la Pointe de Raz, ... sorpresa casi esperada, había que pagar 6 euros para entrar al parquing de la punta y ver, a lo lejos, uno de los faros más míticos de Francia: el faro de la Vieille.



Como sabíamos que el faro se veía desde otros lugares, dimos media vuelta y nos fuimos hacia la Pointe du Van, un poco más al norte. Allí encontramos un  FP por excelencia, un parquing gratuito en un lugar alucinante (al menos a nosotros nos encantó). El paisaje desde la Pointe du Van es espectacular y a lo lejos se ve el Faro de la Vieille.








 
Fue el lugar que más nos gustó de este viaje. Durante el día, el tiempo se mantuvo bien pero acabamos pasando una noche movidita, como las que a mí me gustan, con fuertes ráfagas de viento y a ratos lluvia (suerte de la funda Thais!). Dentro de la Cali, oyéndola caer, se estaba de mil maravillas.




Día 5 (Pointe de Van - Camaret Sur Mer)



Tras una noche de lluvia, truenos y viento, el día se levantó claro y despejado. Sin más, aprovechamos para ir a sacar fotos y recorrimos todos los senderos costeros de la Pointe du Van, disfrutando de los acantilados, de la vista al faro (que se veía aun mejor que el día anterior) y de la observación de aves marinas.









Solo de llegar a la furgo, se tapó el cielo y se puso a llover de mala manera. Así que decidimos seguir nuestra ruta por la costa. Nos paramos en la Pointe du Brézelec, otro FP, donde había unas vistas impresionantes de la Pointe du Van.



De allí nos fuimos a la Reserva Natural del Cabo de Sizun sin antes perdernos un par de veces ya que no estaba del todo bien señalado. Impresionante, unos acantilados realmente merecedores de foto y viendo tantas aves marinas como queráis.



La siguiente parada fue en Locronan. Comimos en la furgo antes de visitar y pasear por las calles del pueblo. Se trata de un pueblo bretón muy bien conservado y, cómo no, muy turístico. La verdad es que parecía que las casas fueran de cartón-piedra de tan bien puestas que estaban.







Dejamos Locronan para subir al Ménez-Hom, una pequeña cima (bueno, la más alta porqué allí todo es más bien llano) donde se tienen buenas vistas de la península de Crozón y sus alrededores.



Allí estuvimos bastante tiempo contemplando como hacían volar ultraligeros teledirigidos. Eran una pasada y los hacían volar con una destreza admirable. Imaginaros unos pedazo aviones teledirigidos haciendo piruetas vertiginosas y vuelos rasantes a menos de cuatro metros del suelo.



Bajamos del Ménez-Hom y pasamos por Crozón que nos pareció una ciudad muy turística y surfera. De allí, y por un error del GPS, pasamos por el Cabo de la Chávre que no valió mucho la pena. Y de allí hacia la Punta de Dinan donde no bajamos ya que era tarde y en el parquing había varias lunas rotas en el suelo que nos dieron gran desconfianza. Con la necesidad de buscar un lugar para pernoctar, nos acercamos a Camaret-sur-Mer donde nos metimos en el Cámping Municipal du Lannic.



Nos duchamos y bajamos al pueblo para cenar creppes bretonas. Coincidimos que estaban de fiesta (como muchos pueblos de Bretaña por estas fechas) así que por las calles había varias bandas de música en directo tocando música celta, jazz, charlestón, etc. Nos lo pasamos muy bien aunque regresamos temprano al camping ya que el peque se estaba quedando frito. Las vistas del pueblo de noche no tenían desperdicio.


Día 6 (Camaret Sur Mer - Plougerneau)



Antes de dejar Camaret-sur-Mer, bajamos de nuevo al pueblo para visitar el puerto y la ermita de Notre Dame de Rocamadur que tiene un tejado que simula el casco de un barco.



El puerto no tiene nada más de interés, así que, sin más, nos marchamos.

Subimos a la Cali y nos dirigimos hacia la Pointe de Pen-Hir: un cabo espectacular con un memorial a los militares muertos durante la segunda guerra mundial. En los acantilados había varias cordadas de escaladores disfrutando de unas vías costeras envidiables.





De allí nos dirigimos directos hacia la Pointe de St.Mathieu, pasando de largo de Brest que quizá nos hubiera gustado visitar si hubiéramos tenido más tiempo.



Llegamos a St.Mathieu y después de una buena comida visitamos la abadía y hicimos un trozo del camino litoral. Nos pasamos allí media tarde y aun así, nos quedamos con las ganas de subir al faro y visitar el museo de los marineros. Otro día será.













La última tirada del día fue para acercarnos a la zona de Plougerneau, concretamente a Meledan. Echamos una ojeada al camping Snowland Loisirs pero no nos dió buena impresión, así que nos fuimos al Camping La Greve Blanche. El chico de la recepción, muy simpático, ante mi petición en medio francés-medio catalán, nos dio la mejor parcela y allí nos quedamos a pasar la noche.



El sol, naranja incandescente, nos regaló un atardecer de postal.












;)

Trencalòs

Agosto 25, 2009, 20:26:12 pm #1 Ultima modificación: Septiembre 06, 2010, 15:17:27 pm por Trencalòs
 :)

Día 7 (Plougerneau - St. Michel-en-Gréve)



Desayunamos cruasanes del cámping (todo un lujo) y nos acercamos a ver el Faro de la Vierge (otro de los famosos de Francia).



Viendo que se nos hacía tarde, partimos hacia Guisseny donde hicimos fotos de los calvarios bretones (muy típicos de la zona) y compramos algunas postales. Y fue en la tienda de postales donde vimos unas postales de un lugar muy chulo llamado Meledan, cerca de Kerlouan. Era un pueblo pesquero entre grandes bloques de granito. En este lugar hay un FP que nosotros aprovechamos para aparcar y comer allí. Hicimos fotos de los bloques de granito con las casa típicas, visitamos a fondo el lugar y nos compramos un panecillo a precio de oro.







Después de comer nos acercamos a Roscoff dónde estaban de fiesta y había cantantes por las calles y bandas de música que le daban un aire fresco a la ciudad. Muy chulo.







Visitamos la parte antigua, nos comimos una gofre y nos fuimos de vuelta a la furgo para dirigirnos hacia el túmulo neolítico de Cairn de Barnerez, donde llegamos y ya habían cerrado ( .... estos franceses todo lo cerraban a media tarde! Eso si que es trabajar). De allí fuimos directos hacia St.Michel-en-Gréve. Allí una amplia playa con suave viento nos permitió levantar la cometa acrobática hasta que subió la marea y se acabó la diversión. El peque se divirtió buscando caracolas de mar, crustáceos y conchas de todo tipo. Nos quedamos a pasar la noche allí, en el Camping Municipal St.Efflan, pequeño pero muy correcto.




Día 8 (St. Michel-en-Gréve - Cabo Frehel)



Por la noche llovió como ya era habitual. Después de desayunar, llenamos depósitos y dejamos el cámping. El objetivo del día era recorrer la famosa Costa del Granito Rosa. De camino, pasamos de largo de Lannion y de Trebeurden y nos fuimos directos a ver la estación ornitológica ubicada en la Ille Grande. Aunque era un poco tarde para ver frailecillos (en Mayo-Junio quizá es mejor época) verlos era una de nuestras grandes ilusiones.



Allí solo vimos distintos tipos de gaviotas pero ni rastro de frailecillos. Así que, después de echar un vistazo a los "trolls" (cúmulos de piedras que la gente apila por la zona), nos fuimos a la tienda ornitológica a comprarnos un par de figuritas para los estantes de casa (por supuesto, una fue de un frailecillo).







La siguiente parada fue en Ploumanach, en el mismo centro de la Costa del Granito Rosa, donde, gracias a nuestra escasa altura (dichosos límites de gálibo para el resto de AC) pudimos aparcar en el párquing más cercano a otro de los faros míticos de Francia. El lugar era turístico (demasiado para nuestro gusto) pero hay que decir que el paisaje era del todo curioso, aunque yo ese granito lo veía más marron que rosa.





De Ploumanach nos dirigimos hacia l'Abbadye de Beaupart (cerca de Paimpol) de donde teníamos buenas referencias y que llegamos al poco de cerrar con lo que no entramos y decidimos dejarlo para otra ocasión.





Y de allí, ya fuimos directos hacia el Cabo Frehel, destino final del día. Llegamos al Camping municipal Greves d'Enbas a las 20h, la hora justa para meternos dentro, instalarnos y dar una vuelta para disfrutar de la puesta de sol.








Día 9 (Cabo Frehel - Mont St.Michel)



Al pagar el cámping nos dieron una pegatina para poder entrar gratuitamente al recinto del Cabo Frehel (todo un detalle por su parte). Por la noche fueron llegando algunas auto caravanas, incluido un autocar Setra camperizado que aun me compadezco de no haber fotografiado. En fin, sin perder mucho tiempo nos fuimos hacia la punta del Cabo Frehel para ver el faro y lo que se supone es una reserva de aves marinas donde hay gran cantidad de gaviotas, alcatraces, frailecillos y cormoranes.



De aves ya vimos (evidentemente frailecillos no!), y también vimos el faro, pero si allí había una cosa, eran turistas a patadas. Quizá visitando el Faro en otro momento, al atardecer por ejemplo, nos hubiera gustado aun más, y no es por nada, sino porque, no sé si es un problema nuestro o qué, pero nos gustan los lugares poco frecuentados y sin masificación de gente ... ¿quizá seamos unos especímenes?



De allí nos fuimos al Fort de la Late, donde hicimos 10 minutos de bajada y 10 minutos de subida a pié para total no visitar el fortín. Encontramos un precio abusivo por lo que era, 5 euros por adulto y 2 euros el peque, que también pagaba.



Directos nos fuimos hacia Dinan, una ciudad que nos encantó y que por poco nos multan en la zona azul mientras comíamos dentro la furgo (ahí me hice el turista perdido para salvarme de la multa.... Y funcionó!)







Dinan es una ciudad perfecta, con su barrio antiguo, sus casas bretonas y con una actividad comercial fantástica. Nos hubiera gustado pasar más tiempo recorriendo sus calles e incluso quedarnos a cenar allí, pero la ciudad de Saint Malo nos esperaba.

Al llegar a St.Malo, quedamos un poco mareados buscando párquing sin límite de gálibo. Estos st.malís los ponen todos a 1'90 y allí no hay ninguna cámper que entre. Al final, y después de darle vueltas, nos metimos en el párquing donde se estaciona para coger los Ferrys, un parquing caro, pero a las puertas del Intramuros, la zona más bonita de St.Malo. Con mucho calor, visitamos el Intramuros y recorrimos todas sus calles y las murallas (donde echamos en falta alguna rampa para el cochecito del niño). Las piscinas de marea estaban llenas de gente y la playa repleta de gente tomando el sol. Hacía mucho calor.







De St.Malo nos fuimos directamente al Mont St.Michel. El objetivo: llegar un poco más tarde de las 20h para no pagar el parquing (somos peseteros como buenos catalanes, ya veis). Y sí, llegamos a las 20:15h. Debo decir que la primera imagen que tuvimos del Mt.St.Michel, desde la misma autopista, nos impresionó de gran manera, aun habiéndola visto miles de veces en pósters, postales e internet. Es una imagen espectacular que fascina a cualquiera.





Aparcamos la furgo en medio de grandes autocaravanas y alguna que otra camper, y sin perder tiempo hicimos una primera y rápida visita al Mt.St.Michel, donde disfrutamos de otro magnífico atardecer.



De noche, el Mt.St.Michel adquiere otro aspecto fascinante. La réflex sacaba humo!




Día 10 (Mont St.Michel - Normandía - Ducey)



El día se despertó sin una nube. Ese día teníamos que ser los primeros en entrar a la abadía para ahorrarnos las míticas colas que se forman. Así que, desayunamos, cargamos el peque a la mochila y subimos las cuestas hasta la entrada donde llegamos a los 15 minutos de que abrieran, así que de colas pocas.



La abadía es impresionante y alquilamos una guía sonora que nos fue muy útil para poder ir un poco a nuestro aire. Desde arriba, se veía la Cali aparcada en el parquing, ..... desde allí arriba parecía de juguete! Menuda altura tiene el monte!





Al salir de la Abadía nos dimos cuenta de qué magnitud pueden ser las colas que se forman para entrar, descomunales. Miles de personas pelegrinando hacia el monte y autocares llenos de orientales y de gente de todas nacionalidades llegando a los pies del Mt.St.Michel. Qué alegría saber que nosotros ya estamos de vuelta y lo hemos visitado sin aglomeraciones.

Al llegar a la furgo, nos vinieron ciertas dudas de cómo organizar los siguientes días de viaje. Había dos opciones: empezar a bajar e ir parando donde nos apeteciera, o bien, tirar hacia el norte y visitar las costas del desembarco de Normandía con lo que la vuelta sería un poco más directa. Al final, acabamos escogiendo la segunda opción, ya que, vete tú a saber cuando regresaríamos por esta zona (que Europa es muy grande y tenemos otros viajes en mente).



Ese mismo mediodía salimos hacia Arromanches, en la costa Normanda. Paramos por el camino en Bayeux donde nos compramos y zampamos una pizza tropical dentro la Cali a las puertas de la  catedral (que por cierto, muy espectacular, al menos desde afuera).



Llegamos a Arromanches y fue difícil aparcar. Acabamos dejando la furgo en un parquing a 500metros de la playa, pero que bajando una calle nos plantábamos allí sin ninguna pérdida. De camino a la playa, nos encontramos una pequeña tienda donde vendían todo tipo de artilugios originales del desembarco. Había cosas inverosímiles como latas de sardina ultra caducadas, botellas de Coca-Cola de las tropas americanas, medallas de oficiales, cascos, botones, máscaras de gas, balas.... En fin, había de todo. Aunque nos gustó, también nos pareció un poco macabra.



En Arromanches vimos los restos del puerto artificial que hicieron las tropas aliadas, toda una obra de ingeniería. Dejamos Arromanches y empezamos a recorrer la carretera D514 que nos condujo directamente a las baterías de costa de Le Longues Sur Mer. Allí hay 4 búnquers con sus cañones bastante bien conservados.



Y de Longues S.M. nos fuimos al enorme cementerio americano en Coleville Sur Mer, justo encima de la playa d'Omaha (ver "Liberad al soldado Ryan"). Llegamos al cementerio al poco de cerrar y  justo en ese momento bajaban la bandera americana al son de una trompeta tocando el himno a los difuntos... todo el mundo en absoluto silencio, toda la gente del cementerio quietos mirando como, lentamente, bajaban la bandera .... Demasiado fuerte para nuestros sentimientos, brutal, ... ahí se nos puso la piel de gallina. La cantidad de cruces estremece y solo con pensar como pudo ser el día D hace que uno se quede mudo.



Como que se puso a llover, no bajamos a la playa, así que nos fuimos hacia nuestra última parada en Normandía: la Pointe d'Hoc, otro de los puntos clave del desembarco.

Y si el cementerio nos puso la piel de gallina, pasearse por el paisaje de aspecto lunar de la Pointe d'Hoc fue una sensación única. Allí cayeron en pocas horas miles de bombas dejando unos surcos de más de tres metros de hondo. Buf! ... impresionante. Es realmente una buena cicatriz de la violenta batalla que hubo allí durante la guerra.



Como que ya era tarde, fuimos bajando con el objetivo de adentrarnos de nuevo en la Bretaña y buscar un lugar donde pasar la noche. A la altura de el Mt. St.Michel, cansados de una jornada intensa, decidimos buscar un camping huyendo de la masificación turística de los cámpings cercanos a St.Michel.  Y fue en Ducey donde encontramos un pequeño cámping municipal que nos pareció aceptable. Allí pasamos la noche, en un cámping limpio y tranquilo y de parcelas amplias.




Día 11 (Ducey - Moulismes)



Nos despertamos con el claxon del repartidor de cruasanes del cámping. Que gustazo comerte un par de cruasanes calientes antes de empezar la jornada!.

Dejamos Ducey para empezar el camino de regreso a casa. Sin ninguna fecha fija de retorno, nuestra idea era ir bajando viendo lo que nos apeteciera. Así que ... cruzamos por el centro de Bretaña y hicimos una primera parada técnica en Rennes para cargar combustible y comer. Después de visitar un par de surtidores de supermercados (en ninguno de ellos me aceptaba el pago con la visa ... ¿?), acabamos repostando en un mega centro comercial de Carrefour donde había una gasolinera con cajera (que respiro! ... eso de ir mucho tiempo con el piloto del gasoil encendido me acojona un poco). Aprovechamos para comernos una pizza y unos "moules mariniére frites" en el mismo centro comercial, compramos algunos regalos (quesos y galletas bretonas, que con eso siempre quedas bien) y sin perder más tiempo, le dijimos al GPS que nos guiara hasta Angers pasando por la D775 que en principio parecía ser autovía. La cuestión es que nos encontramos con algunos trozos de autovía, pero también con muchos quilómetros de obras, rotondas, muchos camiones, y tráfico lento. Allí perdimos mucho tiempo y, para más inri, el paisaje tampoco era para echar cohetes.

Llegados a Angers, cogimos la comarcal D952 que transcurre a las orillas del Loira para, sin ser una prioridad de este viaje, observar algunos de sus famosos castillos. Hicimos una pequeña parada en St.Mathurin sur Loira para merendar e ir a la oficina de información turística. Allí, unas chicas muy simpáticas, nos llenaron de panfletos, dípticos y trípticos sobre los castillos que nos pusieron los dientes largos para un futuro viaje por esta zona (que lástima no tener una semana más de vacaciones).

Siguiendo los consejos que nos dieron, nos fuimos a Saumur para ver su castillo. Lo encontramos cerrado por la hora que era, pero pudimos contemplar sus torres, sus murallas y su silueta de cuento de hadas.



De Saumur nos fuimos directos a las ribas del castillo de Montsoreau. También bastante bonito.





Y seguimos por la carretera viendo castillos a lo lejos, pero ya sin parar, hasta Langeais, donde cogimos el autopista A85 que nos condujo directos a Poitiers. Allí cenamos tranquilamente a las puertas del parque de Futuroscope, estiramos un poco las piernas y nos pusimos de nuevo a la carretera aprovechando que el peque se quedó frito de cansancio. El objetivo era llegar a Limoges por la N147 y una vez allí, buscar algún sitio donde dormir. Pero al pasar por Moulismes, vimos anunciada una area de descanso para auto caravanas con prohibición para los camiones, así que, nos pusimos allí sin saber que tal sería ni si sería de fiar ya que se encontraba a escasos metros de la nacional. La sorpresa fue nuestra cuando, al meter las largas, aparecieron al fondo del área, unas 50 autocaravanas pasando la noche. Eso nos dio la suficiente confianza para quedarnos allí, así que subimos el techo y nos quedamos a pasar la noche.




Día 12 (Moulismes - Girona)

Nos levantamos temprano, bajamos el techo, desayunamos (esta vez echamos en falta los cruasanes!) y emprendimos la marcha hacia Limoges. Dejamos atrás Limoges sin visitarlo y bajamos hasta Rocamadour donde comimos con un calor de mil demonios.



Tiramos la postales en la Poste (nunca aprenderemos que el último día no hay que hacer postales!) y autopista hasta la área de descanso del Canal du Midi, donde, ilusionados por tomarnos un buen capuchino de máquina en la cafetería, nos acabamos tomando un café churrimangui que no valía ni para regar las flores, ... que malo era, por Dios!

Y de allí, autopista y más autopista hasta llegar a Perpignan dónde aprovechamos para vaciar grises en la Area de la Ville Catalana. El resto... ya fue pan comido.




Resumen del viaje

Días totales: 12  (20-31 Julio del 2009)
Km totales: 3535
Consumo medio: 8,6 l/100km (autopista a 120, nacionales a 90 y comarcales a 70)
Velocidad media: 71,5 km/h
Gasoil: 348 euros
Peajes: 85 euros
Cámpings: 70 euros





;)

tra´fi:k

Estoy a la espera. En otoño tenemos intencion de volver a Bretaña.

furgona

Muchas gracias por compartir tu viaje, si todo sale bien en un mes aproximadamente seguiré tus pasos, que ganaaas...

Un saludo  ;D
136 fkpts

syncroman

¡Preciosas fotos!
Nosotros hemos estado este verano por la zona, incluso estuvimos charlando con los alemanes de los veleros teledirigidos (¡que casualidad!).
Un viaje muy recomendable!

Saludotes

free van

muy guapo todo sobretodo las fotos  .baba a ver si nos enseñas esa T1 que seguro que es muy chula también jajaja un saludo!

arzaia


Que zona tan bonita volvería una y otra vez.muy bonita la crónica  ;)
Sara sin Javi. VIVA CUNTIS,VIVA CUNTIS!!!!!!!

mibag

Muchas gracias por compartir tu ruta!! .palmas

Seguramente cuando vaya seguiré tus pasos. (y mas saliendo de Girona!!)

Salut company!! ;)
"I still believe in paradise. But now at least I know it's not some place you can look for, 'cause it's not where you go. It's how you feel for a moment in your life when you're a part of something, and if you find that moment... it lasts forever..."

vierkala

muy buena cronica chaval!!!
me quedé con la ganas de un recorrido similar por falta de tiempo.


octamontse

MUY BUENAS FOTOS, Y GRAN VIAJE, ACABAMOS DE ACER LO MISMO EN EL MES DE JULIO, PERO DESDE TENERIFE.
MUY BONITA LA BRETAÑA.

eneko

Ey vaya viaje eh? muy similar al nuestro de semana santa del año pasado... pero el tiempo, nada que ver jeje

He visto que has ido a muchos campings.... koño si esa zona está llenita de áreas de ac´s tréncalos... ainsss....

dinan es precioso eh? jeje

octamontse

UNAS FOTITOS.
LACRONAN.



MONT SANT MICHELLE, VAYA CIELOS QUE NOS PILLÓ.


UN BAR DE DINAN, BONITO PUEBLO.





ullmann&Erku

preciosas fotos  .palmas  .palmas y mejor crónica.
Gracias por compartirlo

Trencalòs

Agosto 26, 2009, 05:37:09 am #14 Ultima modificación: Agosto 26, 2009, 06:42:54 am por Trencalòs
Cita de: eneko en Agosto 26, 2009, 04:24:14 am
Ey vaya viaje eh? muy similar al nuestro de semana santa del año pasado... pero el tiempo, nada que ver jeje

He visto que has ido a muchos campings.... koño si esa zona está llenita de áreas de ac´s tréncalos... ainsss....

dinan es precioso eh? jeje


Ya .......   :-\ ...  Mira, lo de ir a tantos campings tiene dos (casi tres) razones:

1a: tengo un peque de 14 meses y se ensucia que da gusto
2a: súmale que aun no tengo ducha en la furgo (bueno si, la solar pero no es muy adecuada para lavar a un renacuajo)  ....
y 3a: los cámpings municipales allí son muy baratos (unos 10 euros pasar la noche los tres con la furgo ... vamos, igualito que en Esp.  :P )

Si huvieramos ido solos muy probablemente no huvieramos pisado un camping, y supongo nos las huvieramos apañado con la ducha solar.

;)