ESCOCIA y NORMANDÍA - 2012 ***AÑADIDO AL INDICE***

Iniciado por Trencalòs, Septiembre 07, 2012, 17:10:21 pm

Tema anterior - Siguiente tema

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Trencalòs

Septiembre 07, 2012, 17:10:21 pm Ultima modificación: Enero 10, 2014, 19:06:14 pm por Trencalòs

(Versión imprimible - pdf)









Día 1 (Lunes 23/7)           Girona - Rouvroy-en-Santerre.                    1061 km

Salida de Girona a las 8h después de estar parte de la noche pendiente de las noticias. El gran incendio que se ha declarado entre la Jonquera y Portbou ha obligado a cerrar las principales vías de comunicación con Francia. Al final, a las 7h, dan la noticia que han abierto la AP7 en dirección norte, y sin perder ni un minuto (pensando en la posibilidad que empiece de nuevo la tramuntana y cierren de nuevo el autopista), me subo a la Cali y pongo rumbo hacia Calais.
Al pasar por la Jonquera, me duele ver las imágenes de todo arrasado por el fuego. El terreno aún humea y sin duda alguna, delata la presencia de un fuego amenazador a pocos quilómetros.
Primera parada cerca de Millau a 2h 50min de casa. Media hora para desayunar un poco y de nuevo a la carretera. El día fantástico: sol y buena visibilidad. Mejor que lo disfrute que, en Escocia, no creo que sea la tónica general.






Por la bonita A-75 voy subiendo y bajando, haciendo relevos con una Cali T5 normanda con la que nos saludamos después de hacernos compañía durante más de 150km. Al llegar a Issuare, cargo gasoil en el Carrefour (al mismo precio que Catalunya: 1,39eur/litro... Hay que ver!), y chupo un rato de wifi del McDonalds mientras almuerzo, reviso el road-book y escribo un ratín.
A las 14:30h me pongo en marcha para intentar cruzar París e irme a dormir en alguna área de AC al norte de París. A ver qué encuentro, ya que tengo pocas referencias de esa zona....
Parada a las 17:30 para hacer estiramientos en un área de la autopista (no vaya a ser que ahora me quede en forma de cuatro). Orleans queda a unos 70km y París a unos 150km. La de veces que he pasado por Francia y aún sigo alucinando con las aéreas de la autopista que poseen estos franceses, ¡qué nivel! Vergüenza ajena tengo cuando pienso en las de nuestro país.



Al paso por Orleans, primer (y espero último) susto del viaje y con consecuencias, a priori, no alarmantes. A lo lejos percibo un objeto en el asfalto que, a juzgar por su comportamiento al pasar al lado de los coches, parece un trozo de plástico de algún camión. Cambio de carril para no dar con él, pero el coche de enfrente no se da cuenta a tiempo, no puede reaccionar y lo pisa con su rueda delantera (adiós rueda) elevándolo y proyectándolo, ya fuera de control y a una velocidad de vértigo, hacía el parabrisas de la Cali, dándole tal sablazo que lo agrieta completamente por uno de sus extremos!! La madre! Sudor frío.

Reduzco la velocidad y me paro en la siguiente área de estacionamiento para evaluar los daños. Al parecer el golpe ha afectado la estructura interna de la luna, agrietándola por dentro en varias direcciones pero, al menos no la ha agujereado, con lo cual, y a no ser que empeore la cosa, subiremos y bajaremos de Escocia con la luna partida, y en casa ya lo llevaremos para que la cambien. Menudo hándicap puede suponer cambiar la luna por estos lares...

A las 19:30h me meto en el fatídico enjambre de coches que hay en las inmediaciones de Paris. Primero por la A10, luego por la A83, para luego seguir por la A3 bordeando París  sin ni tan siquiera ver, a lo lejos,  la Torre Eiffel que tanto me gusta. Una vez fuera de la anilla parisina, el objetivo es ahora alejarse un poco y buscar un buen lugar para pasar la noche.

Son las 21:30h, ya basta por hoy. Después de 11h 20min de conducción y 1061km, me he ganado un merecido descanso. Me paro, ya con pocas ganas de buscar, en el pueblo de Rouvroy-en-Santerre, justo en el parquin del ayuntamiento  (N 49.77016 E 2.70978), un FP que habrá que publicar. Cena, escritura y pa la cama!








Día 2 (Martes 24/7)        Rouvroy-en-Santerre -  Huntingdon                 445  km

El despertador suena a las 7, y éste es de los que repite y repite el pitido y no perdona. Me levanto sin más y me pego un señor desayuno, que para eso llevo la furgo cargada de comida (para qué va ser, sino).

Toda la región de Somme y Oise donde me encuentro no es que sea muy conocida. Son provincias de las llamadas "de paso": siempre pasas por ellas y nunca te paras en ellas, pero sin duda merecen la pena si dispones de un poco de tiempo, porqué encanto no les falta. Con el objetivo de sacar provecho a no tener excesiva prisa, pongo dirección a Arras sin pisar ni un simple quilómetro de autopista.



Navego entre campos de cereales pasando, primero por Soyecour dirección a la A1, luego por la D1 hasta Bray Somme, y luego por la D329 y la D 938 hasta llegar al pueblo de Albert (visita obligada por una razón más que evidente).



Sigo hasta Plozieres y, por la D929, hasta Sapignies, Boyelles y llegando finalmente a Arras, donde, con ganas de acelerar un poco el ritmo, tomo la autopista E15 que me lleva directo a Calais.

En Calais, dos objetivos: cargar gasoil lo más barato posible y subir al ferri que me llevará a Dover (UK). El primero lo consigo en Marck, un pueblo pegado a Calais, donde hay un Carrefour con gasoil más barato incluso que en España (cargo a 1,34eur/litro).

Cumpliendo el segundo objetivo me gasto 1000 veces lo que me he ahorrado con el gasoil.   :-(  Menudo sablazo: 139 euros de ferry, solo ida, y eso por no ser previsor y reservarlo con tiempo. Sin duda alguna, de estas uno aprende, no rápido, sinó rapidísimo!!





A la 13:20 zarpa el ferri de la compañía P&O. Impresionante los ires y venires de ferries haciendo la misma ruta. No en vano me recuerdan fácilmente a autobuses urbanos. El trayecto dura una hora y pico, tiempo suficiente para incluso aburrirse.





Al llegar a Dover, cambios importantes, al menos a nivel circulatorio. Aun así, lo de conducir a la izquierda se coge enseguida. Seis o siete rotondas justo al salir del ferri son el mejor entreno para ponerte al día de los puntos básicos  de este tipo de conducción. A tener presente: aquí las rotondas se giran en sentido horario y al entrar en ellas no basta con mirar a la izquierda, hay que mirar también a la derecha. Por último, el carril lento siempre es el de la izquierda, o sea que si alguien te hace luces sea por delante sea por detrás, métete en la izquierda que seguro vas mal. Lo mejor es buscarse un coche "liebre" (de un conductor local) e irlo siguiendo, aunque no siempre es posible.

Con un hambre tremendo me meto en Samphire Hoe, una especie de mirador de la costa de Dover donde los locales van a pescar a escasos metros de donde rompen las olas.



Para llegar a Samphire hay que cruzar un túnel de único sentido y una vez abajo, hay  párquings que, al parecer, eran de pago (glups, yo me enteré cuando ya marchaba cuando me iba). El lugar está bien como arrimadero para almorzar pero también para deleitarse con las vistas y los acantilados blancos de Dover. Os lo recomiendo, ni que sea para hacer un pit-stop en el camino.





Como me temía, cruzar Londres al medio-día no resulta para nada liviano. Pierdo más de hora y media, incluso pasando por la M25, que es la circunvalación más externa que hay. Conducir así cansa a cualquier mortal, incluso a los que "nos gusta conducir". Tal es así que, mis planes de cruzar hasta media Inglaterra por la M1 se reducen a encontrar un cámping decente por la zona del puente sobre el río Cam, o sea, para que nos entendamos, en Cambridge o alrededores.

Después de visitar un cámping fantasma en las inmediaciones de Cambridge  cuyas coordenadas me llevan a un simple muro de piedra (el que entró las coordenadas se quedó bien a gusto), aterrizo en The Willows Caravan Park, un pequeño cámping ultra-cuidado, con un césped envidiable para cualquier club de futbol de nuestro país, y que se ubica en las afueras de la ciudad de Huntingdon (18£ la noche 1 persona, la furgo y toma a 220V incluida). Me ducho, doy una vuelta, cena y para la cama.














Día 3 (Miercoles 25/7)           Huntingdon - Newcastle                       502 km

Duermo como un lirón, a pesar de que desde el cámping se oyen todos los trenes que pasan por un puente metálico cercano (un camping muy bonito, muy bien cuidado, pero no se puede tener todo en esta vida). Sigo subiendo hacia el Norte por una A1 a veces cargada a veces solitaria. Parada en el McDonalds de Bedale, pegado a la A1, para chupar wifi y comer algo dulce. Menudo invento esto de las wifis del McDonalds, aunque, hay que puntualizar que si bien la wifi es gratis no lo es el sms que te envía tu compañía con el código de acceso gratuito.

De nuevo en la carretera, aunque ahora un poco mosca porque me parece que las grietas de la luna delantera son cada vez más largas. Dudo de si es ya cosa mía, que no sea que tantas horas de conducción hagan que a uno se le crucen los axones neuronales. Total, me concentro en la carretera y en los AC/DC que me acompañan a ritmo de rock'n'roll. Buena música para hacer quilómetros, ¡sí señor!



Me acerco al muro de Adriano, a unos 30km de Newcastle-Upon-Tyne, pasando por la B6318, una carretera secundaria de subes y bajas continuos que no está mal después de tanto quilómetro de autopista. Mientras, reflexiono sobre lo que la gente comenta de las carreteras secundarias en Inglaterra. He leído en muchas fuentes que son más estrechas que las nuestras. Pues, qué queréis que os diga, yo creo que son más bien iguales y, en todo caso, lo que las hace estrechas para nosotros es el nuevo punto de vista que tenemos al conducir por ellas con el volante a la izquierda. Lo que sí es cierto es que aquí no conocen lo que son los arcenes. Hay pocos.





Visito el muro de Adriano, construido por el emperador Adriano en el año 122 de nuestra era, con el fin de delimitar por el norte el alcance de su imperio. Aunque se conoce que en su totalidad eran 117km de muralla con fosos, fortines, puestos de vigilancia y torres (entre Wallsend y Bownes), actualmente solo se encuentra bien conservado en algunos tramos, en otros se pierde literalmente.



Y ya puestos a caminar, me acerco a Gap Sycamore para ver el árbol donde se rodó algunas de las escenas de la película "Robin Hood y el príncipe de los ladrones" con Kevin Cosner y Morgan Freeman, justo pegado al muro por la zona del fuerte Housesteads. Está chulo.





Al regresar a la furgo, otro vistazo al parabrisas. Las grietas crecen, ahora no hay duda de que es así. Puse un testigo, a modo de pequeña rayita con un rotulador waterproof, en los extremos de cada una de las grietas, y en menos de 2h ya han crecido un par de centímetros cada una. Esto tiene toda la pinta que se va romper en cualquier momento! Visto lo visto, llamo a mi compañía de seguros, me abren el parte correspondiente y me acerco al concesionario VW de Newcastle con el fin de poner solución al asunto substituyendo el parabrisas lo antes posible.



Un 10 para los de VW Newcastle. Aun así, y pesar de sus esfuerzos y la excelente atención, no podrán arreglar el parabrisas hasta mañana a las 8 am, con lo cual echa por los aires mis planes de ir mañana a Seahouses a hacer avistamiento de aves y focas grises en las Farne Islands antes de ir a recoger a la "family" en el aeropuerto de Newcastle.



Cargo gasoil en una gasolinera Tesco (estaciones de las más baratas de GB) y, ahora sin planes para esta tarde, ronroneo un poco con la furgo por el centro de Newcastle, por simple curiosidad. Y más que ronronear, lo que he hecho ha sido el pardillo con todas las de la ley. Está claro que no hay palabras para describir el follón circulatorio que tienen montado allí dentro: semáforos por doquier, medias rotondas, retenciones, carriles que empiezan y otros que se acaban sin más,... Como ciudadano de pueblo que soy, salgo medio mareado de tal olla a presión (supongo será que las grandes urbes no van conmigo).

Han dado las 18h y ya va siendo hora de empezar a buscar cobijo, con lo cual, reviso la base de datos de campings en el GPS y escojo uno medio al azar, sin referencias de ningún tipo, pero que cumpla los requisitos de proximidad al taller VW (que mañana me esperan a primera hora) y cercano al Newcastle International Airport.

Me quedo en el Derwent Caravan Park, que no es nada del otro mundo; familiar, pequeño, instalaciones algo viejas pero, dentro lo que cabe, no está mal de precio (30£ dos noches). Cena, paseo y a la cama, que mañana temprano hay que llevar la Cali al médico.




Día 4 (Jueves 26/7)              Newcastle - Newcastle                      210 km

A las ocho, haciendo honor a la puntualidad inglesa, me planto delante de la VW en donde un chico muy amable ya me espera con una luna nueva para mi Cali. En 40min la tiene puesta, aunque por prudencia, me quedo allí sin mover la furgo 1 hora más para que se quede todo bien pegado. En la VW tienen wifi, con lo cual, lo que podría haber sido una espera frustrante, se convierte en el momento adecuado para contestar correos y comunicarme con la familia.





La luna que me han puesto es una original, pero es distinta a la que llevan las T5 en nuestro país. Esta es más chula, lleva franja oscura en la parte superior y oscurecimiento detrás del retrovisor. Al menos las T5 de mi año no lo llevaban. Otro punto a favor de haber cambiado la luna delantera es que la nueva no lleva mosquitos pegados, que la agrietada, después de tres días de autopista llevaba más sangre que la derramada en una batalla del mismísimo William Wallace.

La verdad es que pensaba que me tiraría la mañana entera en la VW, con lo cual, no había hecho planes más que los de acercarme otra vez al centro, pero esta vez a pata y en plan relajado. Aunque, ganas, lo que se dice ganas de ir al centro, pocas. Valorando el tiempo de que dispongo y la previsión meteorológica para hoy, decido retomar los planes iniciales que tenía y acercarme a Seahouses para ver fauna. Así pues, pongo los datos en el GPS y María me lleva hasta allí en una hora justa.  Ej que ... estos de Tomtom la tienen bien enseñada.

Seahouses tiene pinta de lugar turístico. Lo dejan claro las típicas tiendas que venden los mismos suvenires que puedes encontrar en cualquier punto del mundo y en los que solo cambian el nombre del pueblo. Sea como sea, yo no he venido hasta aquí con este fin. Así que, sin perder tiempo, compro un billete para acercarme a las Farne Islands durante un par de horas.





Una vez allí, prismáticos en el cuello y cámara en mano, disfruto como un niño con un chupa-chups haciendo birdwatching y viendo focas grises. Aun siendo tarde para ver determinadas especies de aves, caen al saco: Eider (Somateria mollissima), frailecillos (Fratercula artica), gaviones (Larus marinus), gaviota cana (Larus canus), fulmar (Fulmarus glacialis), alca común (Alca torda), negrón común (Melanitta nigra), y un sinfín de otras especies aunque no sé si es políticamente correcto ir llenando la crónica de nombres científicos (deformación profesional que tiene uno). Evidentemente, también vi focas grises (Halichoerus grypus) y ... con esto ya paro, tranquilos.









En el mismo puerto de Seahouses como un sandwich dentro de la Cali. Esta vez, el precio para librarme de la multa por no haber pagado el ticket de estacionamiento ha sido 45minutos hablando con el guarda sobre el folklore español y la madre que lo inventó. Os guste o no hablar de este tema durante tres cuartos de hora, creo que, por 25£, quizás vosotros también lo habríais echo.



Regreso a Newcastle, esta vez con rumbo al aeropuerto internacional. A la 18h llega la familia! Reencuentro familiar a la hora prevista y directos al camping ya que se ha puesto a llover y no invita hacer nada más que cenar e irse a la cama temprano, aunque, con estas dos fieras ya veremos....






Día 5 (Viernes 27/7)           Newcastle - Kinross                        220 km

Nos levantamos temprano, quizá porque tampoco nos hemos molestado mucho en retrasar todos los relojes que llevamos y cuando vemos que son les siete y pico ya nos ponemos en pie, aun siendo realmente las seis y pico hora local. Las ganas de emprender el camino hacia el norte también ayudan.

Recogemos el campamento y, entre lloviznas, chaparrones y ratos con sol, ponemos rumbo a Edimburgo.



Tenemos momentos de duda en si visitar la Rosslyn chapel (quizás ahora más famosa después de su aparición en la novela del Código da Vinci) o acercarnos a ver el castillo de Tantallon, que a juzgar por la información de una de las guías que llevamos, no pinta nada mal. Al final la balanza se decanta por la segunda opción, aunque no por falta de interés por ver la Rosslyn Chapel. El motivo de tal decisión es muy simple: Tantallon nos quedaba un poco más cerca en el momento en que han saltado las "alarmas de hambre" de los peques de la casa.





Comemos en el párquing del castillo, paseamos por la zona y viendo que el castillo en sí no es gran cosa, seguimos nuestra ruta yendo directos a Edimburgo para pasar allí la tarde. Aparcamos en zona azul, cara de narices aunque en pleno centro, justo al lado de la Waverley rail station.





Edimburgo nos encanta, aunque no disponemos de mucho tiempo para la visita. Volveremos seguro. Paseamos por la Royal Mille, vemos todos los preparativos para el que es uno de los festivales de verano más importantes del mundo: The Summer Festival of Edinburgh, e incluso damos con una boda al más puro estilo escocés.













Paramos en el Camping-granja Gallowhill Kinross de camino a Perth. Un simple prado con un bloque de instalaciones, pero que para pasar la noche ya hay suficiente. 16,5£ con electricidad. El agua caliente a 50 peniques los 8 minutos.








Día 6 (Sábado 28/7)           Kinross - Boat of Garten                       170 km

Ha llovido durante casi toda la noche. Las temperaturas también han bajado y se acercan a los 10ºC, que junto con el viento, hacen que encender la calefacción de la Cali sea una necesidad. ¡Qué gustazo eso de encenderla en pleno mes de julio!

Salimos temprano, damos una pequeña vuelta por Kinross con el objetivo infructuoso de ver el lago y su castillo que sirvió de cárcel, y luego carretera y manta hacia Aviemore, en el corazón del Cairngorms National Park.



Al llegar a Aviemore, compramos cuatro cosas y vamos a comer a orillas del Loch Morlich. Los peques se lo pasan en grande dando de comer a unos patos hambrientos, o que al menos así lo parecen.









Y aunque está todo nublado y van cayendo chaparrones muy a menudo, subimos hasta el párquing del Cairngorm Reindeer Centre con la esperanza de que se abra un poco el cielo y poder subir con el funicular y luego a pata hasta lo alto del Cairn Gorm (de 1245m). Al final el tiempo lo ha impedido.



Es en este medio subártico se pueden observar distintas especies de aves interesantes como son: el lagópodo alpino (Lagopus mutus) y el lagópodo escocés (L. lagopus scoticus), el chorlito carambolo (Charadrius morinellus), el endémico piquituerto escocés (Loxia scotica) o el escribano nival (Plectrophenax nivales). Pero las condiciones meteorológicas de hoy dificultan enormemente la observación de aves y, muestra de ello es que, al final del día,  la única especie que es hemos "cazado" ha sido el lagópodo escocés. Pau, en cambio, cargado de buena suerte, caza a un enorme "Gruffalo" escocés.



Bajamos hasta Boat of Garten en donde se encuentra la reserva de la RSPB de Loch Garten. Allí contemplamos una pareja de águilas pescadoras (Pandion haliaetus) en su nido y disfrutamos de uno de los mejores parajes que hemos visto hasta el momento en Escocia. Las aguas de los lagos, como no podría ser de otra forma por estos lares, son de color wisky.

















Nos instalamos en el cámping Boat of Garten Caravan & Camping Park, a 21,50£ la noche con electricidad. Y aunque no es de lo mejorcito que hemos visto, almenos hay una parcela libre, que hoy es sábado y la cosa está bastante llena.






Día 7 (Domingo 29/7)        Boat of Garten -  Kirkwall                       295 km

Nos fuimos a dormir lloviendo y nos levantamos lloviendo, ¡eso sí que es buen tiempo! Recogemos rápido y ponemos rumbo a Inverness. Allí, por la B862, hacemos una tímida inclusión en el Loch Ness para ver si lo del monstruo es cierto o es simple mitología.



Pues bien, por más que buscamos y rebuscamos, no vemos a Nessy por ninguna parte y viendo que no tiene más interés que una fama turística a nivel mundial, damos media vuelta en el pueblo de Dores y vamos directos al Scottish Dolphin and Seal Centre situado en el punto de información turística de North Kessock.





Allí cogemos información de los últimos avistamientos de delfines. Pau dibuja un delfín para un concurso semanal que convoca la Whale and Dolphin Conservation Society y a Clara le faltan manos para tocar todo aquello que está a su alcance dentro del centro de interpretación.







Nos desplazamos unos 10 km al N-E, por la A832, para ir a comer al lado de uno de los mejores puntos para hacer avistamientos de delfines desde la costa, no solamente de Escocia sino también de toda Europa. Se trata del Chanonry Point. Al final de la carretera, que transcurre en sus últimos metros en medio de un campo de golf, hay un bonito faro y un párquing de los de "No overnight".



Allí comemos mientras, prismáticos en mano, vamos barriendo el mar en busca de cetáceos. Los peques se entretienen recolectando conchas, piedras de formas peculiares y cualquier cosa interesante para coleccionar. Nosotros, mientras, gozamos de la suerte de poder ver en tres ocasiones a un grupo familiar de 3-4 delfines mulares (Tursiops truncatus) pasando a escasos metros de nosotros. Esto no tiene precio!













Para seguir hacia el norte, decidimos cruzar el Cromarty Firth en lugar de rodearlo (que es lo que hace la mayoría de la gente). Lo hacemos subiendo la Cali a la barcaza que une Cromarty con Balnapaling. Una barcaza peculiar que cabe un coche y para poderlo entrar y salir de caras, tiene una plataforma giratoria que se encarga de hacerte la maniobra automáticamente, que de otra forma sería imposible.

(nota del autor: en Cromarty, a unos 100m al este de done se sube a la barcaza hay un lugar donde supuestamente se puede pasar la noche).





Aprovechando que los peques se quedan dormidos y que llueve a cántaros, hacemos tirada larga por la A9 hasta John O'Grats. La costa es preciosa. Coincidimos con Marta en que la A9 tiene algo en común con algunos lugares que hemos visitado, o así nos lo recuerda. Tiene algo de Laponia, algo de Costa Rica, algo de Alpes e incluso algo de costa asturiana. Nos gusta, y eso que lo vemos sin sol, que ya sabéis que no es lo mismo. Parada corta en Keiss Castle, tan solo para ver su fachada y seguir.



Al llegar a John O'Groats, la primera intención era buscar cámping e instalarse, aunque cambiamos de opinión al conocer que dentro de una hora, a las 19h, sale un ferry dirección Orkney Islands desde Gills Bay por 61£. Mejor dormir en las Orkney, pensamos, que en John O'Groats que no tiene nada de nada. Así pues, nos subimos al ferry dirección St. Margaret's Hope viendo cantidad de focas grises (en el mismo puerto de Gills Bay), ejemplares de delfín de hocico blanco (Lagenorhynchus albirostris) pasando a escasos metros del ferri y aves interesantes, como araos aliblancos (Cepphus grylle), págalos grandes (Catharacta skua), fúlmars (Fulmarus glacialis), colimbos árticos (Gavia artica) y negrones especulados (Melanitta fusca). Y todo eso en un escenario alucinante de luz y color propio de un atardecer en alta mar. Y para poner la guindilla al pastel, la naturaleza nos regala un espectacular arco iris doble que nos acompaña la mayor parte del trayecto.













Como aspecto a mejorar: no volver a conectar nunca más la alarma de la Cali mientras esté montada en un ferry. Las vibraciones de los motores hacen saltar las alarmas volumétricas en menos de que canta un gallo.



Al llegar a las Orkney, no paramos de alucinar. Con luz tenue ya, llegamos a Kirkwall y nos metemos de cabeza en el cámping Pickaquoy con la sensación de que esto de las Orkney nos va a gustar, y mucho. Lo poco que hemos visto tiene muy buena pinta. Buenas noches!!







Trencalòs

Septiembre 07, 2012, 17:11:10 pm #1 Ultima modificación: Septiembre 12, 2012, 06:59:54 am por Trencalòs



Día 8 (Lunes 30/7)           Kirkwall - Kirkwall                           101 km

Se nota que estamos por encima de los 59º latitud norte porqué tenemos muuuuchas horas de luz. El sol sale en torno a las 5h y ayer, por ejemplo, eran las 23h y aun se veía la luz del sol en el horizonte. Indudablemente esta situación emana cierta magia con la que no estamos acostumbrados. Y a mí, personalmente, me chifla esta situación de tantas horas de luz (será que me recuerda a la Laponia), y lo hace hasta tal punto que, ayer me fui a dormir con una sonrisa en los labios sólo de pensar en ello.



Lo primero que hemos hecho esta mañana ha sido el checking en el cámping por un par de noches, la pasada y la de hoy (40£ con electricidad). De esta forma también nos obligamos a hacer un poco de relax que de lo contrario (y ya nos conocemos) no pararíamos quietos en un mismo lugar más de un día y eso, viajando con peques,  al final acaba pasando factura. Este camping, aunque pequeño, está bastante bien y las instalaciones son muy correctas.



El plan para hoy es bien sencillo: tenemos toooodo el día para recorrer toooodos los rincones de la West Mainland, y si con eso no quedamos saciados de Orkneys, mañana seguir por la East Mainland y alguna que otra isla, priorizando la isla de Hoy por encima de las otras.

Empezamos la ruta yendo a las orillas del Harray Loch, uno de los dos grandes lagos que tiene la isla principal. La primera parada es en el Quoyer Viewpoint, un magnífico punto para divisar panorámicamente los lagos de Harray y Stenness, el Ring of Brodgar y, a lo lejos, las Hoy Hills.



De aquí, vamos a ver las Standing Stones of Stennes, un pequeño círculo de enormes piedras (originariamente eran 12) que data del tercer milenio a.C.,  el Barnhouse, importante yacimiento de una ciudad de la edad de piedra y, finalmente, el Ring of Brodgar, un enorme círculo de 36 piedras alzadas también de elevado interés histórico.







Ponemos rumbo a Yesnaby para divisar lo que afirman es la mejor vista de los acantilados de la costa oeste. Desde el final de la carretera hacemos una excursión a pie hasta la Sea Stack, una columna de piedra situada un par de quilómetros al sur.





















Seguimos subiendo hasta llegar a Scara Brae, una ciudad prehistórica muy bien conservada, aunque debido a que tenemos los niños dormidos en sus sillitas lo pasamos por alto. Paramos en Bay of Skail, bahía con playa de arena blanca y dunas. Nuestros pequeños se lo pasan en grande jugando con la arena hasta el punto de quedar rebozados de arena hasta las orejas.





Una vez limpios de arena, los cargamos en la furgo y avanzamos hasta Bough of Birsay, una pequeña isla únicamente comunicada por tierra cuando la marea está baja. Al llegar la marea ya está subiendo y, aunque descalzos podríamos pasar, está claro que sería una absoluta imprudencia.









Seguimos hasta Aikerness beach, playa de arena blanca donde hacemos un "pit-stop".

Hoy toca pasar por el súper a comprar algunos productos básicos que se nos han acabado, y lo hacemos en el Tesco de Kirkwall. Allí los carros del súper pueden llevar dos niños a la vez, todo un detalle para las familias que van con más de un peque. Es curiosa la elevada consideración que tiene hacia las familias y la gente con movilidad reducida.

Vemos muchos niños con síndrome de Down. Debido a eso, nos preguntamos si debe haber mucha consanguinidad en las Orkney. Probablemente sí.

Antes de cenar, damos una mini-vuelta por el pueblo, y a la vuelta, experimentamos en primera persona qué es caminar envueltos por nubes enormes de midgets escoceses. Y como corren los muy ...








Día 9 (Martes 31/7)           Kirkwall -  Thurso                          133 km

El tiempo lluvioso con el que subimos lo dejamos atrás al poner los pies en las Orkney. Parece un regalo del cielo que ninguno de los días en las Orkney nos haya llovido. Hoy, nuestro último día en las islas, también amanece soleado y eso es todo un gustazo! Las temperaturas, muy agradables. Mínimas de 8ºC y máximas de 20ºC.

Conocedores de que las ínfimas probabilidades de tener billete para ir hoy a la isla de Hoy (valga la redundancia), nos acercamos el pueblo de Houton a preguntar (por si a caso). Nos dicen que hay plazas, sí,.... pero para mañana. Como era de esperar, era necesario reservar con antelación. Nos da cierta rabia no poder acceder a Hoy ya que, aun siendo la segunda isla más grande del archipiélago, es la más virgen de todas y posee unos paisajes diferentes de los que se pueden ver en cualquier otra isla.

Con nuestro gozo en un pozo, replanteamos el día de hoy. La mejor opción, sin duda, es la de coger un ferry que sale a las 18h de St. Margaret's Hope hacia Gills Bay, abandonando así las Orkney. Las Orkney son alucinantes pero sin poder acceder hoy a Hoy, tiene poco sentido gastar dos días más en el archipiélago, y más siendo plenamente conscientes de que aun nos queda mucha Escocia por recorrer y rincones que no nos queremos perder bajo ningún concepto.

Total, que disponemos de 6 horas para sacar jugo a la East Mainland, la parte este de la isla principal y que ayer por falta de tiempo no pudimos visitar.

Primero nos dirigimos hacia la región de Tankerness. Recorremos todas las carreteras pero sin bajar del coche. Tampoco es que haya nada que nos llame especialmente la atención. Al llegar a Mill Sands paramos un buen rato a observar focas grises. Hace gracia ver la postura que cogen cuando toman el sol, elevando cabeza y cola a la vez.



Seguimos bajando por carreteras de un único sentido y repletas de "passing places" hasta llegar a Dingieshowe, un pequeño istmo de dunas que une frágilmente la región de Deerness con la región de Toab y que deja a una lado la St.Peter's Pool y en el otro una playa de arena blanca envidiable. 



El párquing en Dingieshowe dispone de baños públicos, y aprovechamos para hacer parada y visitar la playa. Es impresionante ver como su sistema de dunas sigue activo, y muestra de ello es el avance de las dunas sobre los baños del párquin. Probablemente en un par de décadas quedarán completamente sepultados por arena.



Paramos a comer en Deerness, a pie de la B950, en un curioso centro comunitario de la región donde hay tomas de 220V para conectar la furgo y unas instalaciones excelentes (cocina, sala de estar, etc.) que suponemos deben abrir gratis si se reserva.



El sitio está muy bien y, encima, hay un parque infantil con tirolina, que nos soluciona eficazmente la espera de los niños mientras se preparan las hamburguesas.



Seguimos adelante hasta llegar a la Mull Head Nature Reserve.





Allí paseamos y nos acercamos a ver el Gloup, un pedazo agujero de 25m de profundidad, 80m de largo y 26m de ancho que comunica con el mar a través de una cueva marina.







Como no podría ser de otra forma también nos regalamos una buena dosis de birdwatching, destacando el avistamiento de un ejemplar de págalo parásito (Stercorarius parasiticus) y una pareja de pardelas sombrías (Puffinus griseus). Por las cercanías de la Mull Head Reserve también observamos (y oímos!) un gran número de focas grises.







Sin ganas de quedarnos sin sitio en el ferry de vuelta a Escocia, dos horas antes de que zarpe, pasamos por St. Margaret's Hope para hacer nuestro booking y quedarnos así más tranquilos. Con esas dos horas muertas que nos quedan, nos  acercamos a los cliffs de Windwick para hacernos allí un capuccino y relajarnos un poco con la furgo aparcada hacia el mar.









Cruzamos con el ferry y de nuevo el show de las alarmas. Con las prisas no he repasado el manual de la Cali para saber como cerrar la furgo sin activar los volumétricos. Después de parar 5 veces la alarma, he acabado pasando olímpicamente de los pitidos. Menuda serenata ha dado.







Hacemos noche en el Camping Dunnet Bay Caravan Club Site, un pequeño cámping muy bien emplazado en la Dunnet Bay (a escasos metros de la playa) pero caro de narices para todo aquel que no es miembro del Camping and  Caravanning Club (30£ la noche, con electricidad).



El cámping bien, aunque un poco elitista y con demasiadas normas quisquillosas al estilo: "la furgo la aparcas así y el avancé sólo puede ir a este lado y no en el otro, solo puedes circular con primera marcha y en ningún caso circular en sentido horario, siempre anti horario,...." Y así, como 10 normas más. Aunque tendrán sus motivos para tales mandamientos, supongo.
Lo que sí que no tiene precio es pasearse por la bahía al atardecer. Sin duda, bucólico al 100%.












Día 10 (Miercoles 1/8)           Thurso - Scourie                        159 km

El tiempo ha cambiado radicalmente. Hoy llueve. Quizá lo haga en honor a todos aquellos que cuando les comenté que me iba a las Hightlands escocesas me recomendaron coger un buen paraguas. Sea como sea, el tema es que tenemos encima un frente cálido y la previsión es de lluvia suave durante un buennnnn rato.

Desmontar el campamento en estas condiciones de lluvia y fuerte viento es realmente una tarea odiosa. El Base 2 Seconds casi se pega un viajecito -sólo ida - al medio del Atlántico (la leche que he tenido hoy de tenerlo medio sujeto por uno de los tensores al quitar la última piqueta!!), y ya ni os hablo de la funda Thais .... Nuevo deporte de vela: Thais-surf, parecido al kite, aunque algo distinto.

En un santiamén llegamos a Thurso. El pueblo nos da muy buena impresión, aunque haya sido desde la ventanilla de la furgo. Sólo nos hemos parado para repostar (a un precio francamente abusivo) en una estación de servicio en venta con carteles "for sale" colgados por doquier. Curiosa forma de vender, no la gasolina, sinó la gasolinera entera.

Sigue lloviendo, pero el tiempo no desmerece pasar por las espectaculares entradas de mar de Kyle of Tongue y Loch Eriboll. Realmente sorprendentes. La fusión de colores y ambientes es tan atípica que agrada a cualquier mortal que lo vea. Verde intenso en tierra firme, blanco en las largas playas arenosas y potente turquesa en el mar. Y todo eso a escasos metros de la tundra hostil de las Hightlands.













Llegamos a Durness y, cambiando un poco la rutina, nos paramos a comer en un bar-restaurante llamado "Smoo Cave". Estamos en el ecuador del viaje y qué mejor forma de celebrarlo, no?



Hemos leído buenos comentarios sobre el camping de Durness: bien ubicado encima de los acantilados, buenas vistas, etc. Pero para asegurarnos de que todo lo leído es cierto, nos metemos dentro para chequearlo ya que, a primera vista no nos parece tan "10" como nos lo imaginábamos. Y sí, las vistas parecen fantásticas pero, las instalaciones... las instalaciones dejan mucho que desear. Demasiado. Así pues, salimos de él y ponemos rumbo al siguiente cámping, que según el GPS está a 40 minutos, en el pueblo de Scourie.

De camino a Scourie, paramos en la impresionante cueva Smoo Cave.





Pau piensa que la enorme cueva sirve de guarida para los barcos piratas y monta su peculiar historia entorno al lugar. Clara no sueña en nada, pero sí ve las estrellas de cerca al darse un tortazo del 15 intentando bajar sola un eslabón del camino.

Un poco más adelante, valoramos si merece la pena visitar Cape Wrath. Sólo se puede llegar a él cogiendo un ferry peatonal en Keoldale y luego tomando unos microbuses que te acercan hasta el cabo. Lo descartamos ya que hoy el tiempo nos juega en contra. Si fuésemos, llegaríamos demasiado tarde al camping, con lo que eso conlleva.

Los parajes por donde transcurre la A838 a través de las Hightlands son espectaculares. Es como estar cruzando los Pirineos en coche y por la zona de los picos. Nos gusta muchísimo y muestra de ello es que a cada curva nos apetece parar para sacar fotos y contemplar el paisaje.







A las 18h llegamos al Camping Scourie. Bueno, bonito y barato (16£ la noche con electricidad). Aprovechamos para hacer una colada (¡hay que ver como se ensucian los peques en vacaciones!) e ir al pequeño súper que tiene el pueblo.  De vuelta al cámping, y sin demasiadas prisas, nos quedamos hipnotizados viendo la puesta de sol. Luego, cena y para la cama.










Día 11 (Jueves 2/8)              Scourie - Gairloch                        216 km

Desayuno continental para coger fuerzas y emprendemos de nuevo la marcha dirección sur. Al llegar a Newton, tomamos la espectacular carretera B869 para llegar a Lochinver.





Nos desviamos ligeramente del camino para ir el faro de la punta de Stoer para ver si con un poquito de suerte podemos avistar algún cetáceo, que hoy el mar está en las condiciones idóneas. Pero tras barrer el mar con los prismáticos durante un buen rato, los únicos bichos que de verdad hemos visto (y sufrido) son los midgets.





Al llegar a Lochinver preparamos la comida. Hoy, aunque es jueves, toca menú de fiesta mayor: canelones con beichamel, ummm! Y mientras la madre los prepara, los peques se cansan (o así lo creemos) en un parque a pie de playa.

En Lochinver cargo gasoil a un precio altísimo! (1,53£/l), aunque estos precios, poco a poco, me van dejando de sorprender. El gasoil en las Highlands es casi más caro que un litro de aceite puro de oliva extra. Qué barbaridad!





Seguimos hasta Gairloch haciendo una pequeña parada en el camino en el Ardvreck Castle, uno de los castillos que más nos ha gustado, a pesar de conservarse solo una torre y cuatro paredes, y  a pesar de la intensa lluvia que caía al llegar allí.

Paramos en Ullapool. Visita fugaz en la oficina de información turística para coger algunos mapas locales y no tan fugaz en la tienda de helados. Es que, sin helados no parece que hagamos vacaciones...





Pasaremos la noche en el camping de Gairloch por 18£ (con electricidad). El camping no está mal aunque un poco escaso de servicios y duchas. Pegado a él hay el parque de bomberos y  Pau y yo nos distraemos un buen rato viendo como realizan maniobras de rescate en una torre que tienen allí. Es sorprendente lo bien coordinados y sincronizados que van todos para poder ganar segundos ante un rescate.

Muy cerca del camping encontramos una librería-bar especializada en montaña. Fue una lástima que ya estuviera cerrada, porqué tenía muy buena pinta.

Hoy hemos conducido 216 km pero hemos tardado en hacerlos 4h30min. El motivo: carreteras bellísimas, pero al mismo tiempo, reviradas y llenas de "passing places". No hay más explicación que ésta.




Día 12 (Viernes 3/8)          Gairloch - Dunvegan                    185 km

¡Por fin sol y buen tiempo! Creo que si el tiempo aguanta un par de días así tendremos la suerte de ver la Skye Island sin nubes (que se ve que no es tan fácil).



Dejamos el cámping y buscamos el Gairloch Marine Life Center, aunque a los 5 minutos de estar buscándolo infructuosamente lo dejamos y ponemos rumbo hacia el sur, a ver si podemos llegar hoy mismo a Skye.

En Kinlochewe dejamos la A832 y cruzamos la Beinn Eighe National Nature Reserve en donde, si hay suerte, se pueden ver ciervos (hoy no ha habido suerte). La carretera nos lleva directos al pueblo de Torridon pasando a través del Glen Torridon, un valle espectacular entre montañas abruptas y panorámicas difíciles de olvidar. Quizá haya sido la carretera que más me ha gustado hasta el momento.





En Torridon paramos media hora. Pau está a media película y no quiere bajar de la Cali (el invento del Ipad como reproductor de películas a veces funciona demasiaaaaado bien...). Clara, mientras, salta de alegría mirando un par de caballos y un pony a pie de carretera.



Bajamos hasta Lochcarron por la A896 esperando encontrar parajes tan o más alucinantes que los que hemos encontrado en el Glen Torridon, pero nada, Glen Torridon sigue insuperable. Así pues, seguimos hasta Kyle of Lochalsh en donde paramos a comer en el párquing de la oficina de información turística (camuflada en una tienda de suvenires, como muchas que hemos visto por la zona). Enfrente, el puente que cruza hacia la isla Skye nos invita a recorrer todos sus glens y acantilados.



La mayoría de los visitantes de Skye dan la vuelta a la isla en sentido anti horario. Los tours turísticos, por ejemplo, lo hacen así. Nosotros hacemos  todo lo contrario, daremos la vuelta en sentido horario, hoy visitaremos la parte sur de la isla y mañana la norte, volviendo a salir de la isla por Kyle of Lochalsh.

No sé si es porque nos han hablado tan bien de la isla de Skye que los primeros quilómetros que hacemos en ella nos defraudan un poquitín. Quizás nuestras expectativas eran mayores. Aun así nos gusta y a medida que vamos avanzando por la isla las sensaciones va mejorando, sobre todo a partir de Broadford.



Al llegar a la población de Sligachan empezamos a dar la vuelta a la isla en sentido horario. Y poco a poco va aumentando la periodicidad en que paramos para sacar fotos del paisaje. Eso ralentiza nuestra marcha y, en consecuencia, el objetivo de llegar a Neist Point esta tarde se va a quedar para mañana.



Llegamos a Dunvegan a media tarde, y con pocas ganas de pasar demasiado rato en el cámping, nos acercamos a ver (por fuera, ya que ya han cerrado) el Dunvegan Castle y sus jardines. Se ve poca cosa pero nos tendremos que conformar.



Siguiendo por la misma carretera que lleva al castillo, se llega a un párquing de tierra. Dejando allí el coche y caminando aproximadamente un quilómetro y medio se llega a las playas de Coral, un par de playas blancas formadas por los esqueletos de las algas calcáreas conocidas como "maerl". Al quedarse Clara dormida en la Cali, nos vemos obligados a hacer turnos para ir a ver la playa, primero Marta y Pau y luego yo.







Las playas no es que sean muy grandes ni espectaculares, pero choca ver una playa blanca en una isla de rocas en su totalidad oscuras. Otra situación que también es claramente chocante es ver vacas pastando en la misma playa y a escasos metros, dentro del agua, focas grises sacando la cabeza. Sin duda, el paisaje lo podría haber pintado Dalí.



Hacemos noche en el Camping de Dunvegan (18£ la noche con electricidad). El señor de la recepción, encantador por cierto, nos da una parcela justo al lado de la recepción, y aunque está lejos de los servicios, la ubicación es inmejorable para nosotros: hierba para que los niños jueguen sin miedo a que se abran la cabeza, una mesa de madera justo al lado para comer al aire libre y con vistas al mar. Creo que no se puede pedir más. Bueno sí, que los servicios no estuvieran tan lejos, pero como en la vida, no se puede tener todo.





Vemos un atardecer de ensueño. Mientras, en las aguas tranquilas del Loch Dunvegan y a escasos metros del cámping,  las focas grises sacan periódicamente la cabeza del agua como para desearnos buenas noches. ¡Bucólico sin duda alguna!




Día 13 (Sábado 4/8)             Dunvegan - Fort Williams                  296 km

Hoy tenemos camino para recorrer: dentro de tres días hay que estar en Newcastle para que Marta y los peques cojan el avión que les llevará de vuelta a casa. No es que vayamos mal de tiempo pero aun nos quedan algunas cosas para ver y no queremos hacerlo con prisas.

Desmontamos el campamento más rápido de lo habitual y nos ponemos rumbo al Neist Point. La carretera se acaba en un pequeño párquing en donde se dejan los coches y, andando unos 15 minutos por un camino con fuertes desniveles, se llega al faro de Neist Point. Este faro es, o era, un bed & Breakfast. La verdad es que, si bien sigue indicado como B&B, lo vemos tremendamente descuidado y abandonado. A saber si sigue activo...










 
Damos un paseo por la punta viendo como los alcatraces, a escasos metros de nuestras narices, pescan haciendo picados vertiginosos que los zambullen a profundidades de decenas de metros.



De Neist Point nos vamos hacia el otro extremo de la isla para ver el Old Man of Storr, una piedra en forma de menir que se divisa bastante bien desde la carretera A855 a escasos quilómetros de Portree.



Un poco más adelante, siguiendo los circuitos más turísticos de la isla, se encuentra el gran salto de agua de Kilt Rock.

En Kilt Rock, vemos la cascada y comemos tranquilamente. Al cabo de un rato, llega un local con su gaita y su "skill" y se pone a tocar música celta justo en el momento en que llegan un par de autobuses cargados de turistas (sobretodos orientales). Los turistas han desembolsado unas monedas y, el gaitero ha hecho su agosto. Aunque el chico no lo hacía mal, y le hemos dado un par de libras, personalmente estas situaciones de "farándulas turísticas" me generan cierta urticaria.





Salimos de Skye Island y hacemos una parada obligatoria en el Elian Donan Castle, uno de los castillos escoceses más mediáticos. Como es de suponer, está llenísimo de turistas. Hacemos un par de fotos y, aprovechando que los peques duermen, hacemos tirada larga hasta Fort William.



Es curiosa la cantidad de VW T2 camper bien conservadas que vamos encontrando por Escocia. Hoy incluso, hemos visto una de las nuevas T2 cámper, las que se fabrican actualmente y llevan el motor delante, y que valen, ni más ni menos que ¡50 mil euros!

En Fort Williams nos metemos en el camping del Ben Nevis (22,5£ la noche con electricidad). Este ya se ve un camping de más categoría. Está bastante lleno y nos cuesta encontrar parcela; luego caemos en que es sábado y agosto. Compramos unos bocatas de hamburguesa para cenar en el mismo cámping y para la cama, que mañana hay que madrugar.




Día 14 (Domingo 5/8)        Fort Williams - Stirling                      182 km

Hoy, si la meteo me lo permite, me subo y bajo al Ben Nevis en plan Skyrunning para regresar al camping a las 8h y desayunar con la familia como cualquier día de estas vacaciones. El tema es no perder demasiadas horas del día haciendo dicha.

El despertador suena puntual a las 5 de la mañana. Saco la nariz y el tiempo parece que se aguanta. Me calzo las Asics, lleno los bidones de la riñonera y.... empieza a caer una suave lluvia chiri-miri. Que oportuna! Pienso. Me espero, igual mejora. Pero, nada, la cosa se va poniendo más y más negra y la lluvia va cogiendo más y más fuerza. Subir a pata... ningún problema, pero corriendo.... A ver si resbalo y me pego una leche,  problema para todos (que no estamos a 1km de casa....). A las 7h, viendo que todo sigue igual tomo la decisión de volver a la cama hasta la hora de preparar los biberones. Otro día será.

Abandonamos Fort Williams con lluvia intensa y no es hasta que llegamos a la entrada del valle del Glen Coe que nos da un respiro. El Glen Coe es alucinante y las Three Sisters (3 imponentes montañas que lo coronan) le dan un auténtico aire de alta montaña. Quizá sea de los valles más bonitos que hemos visto por aquí. En este glen se rodaron algunas de las escenas de las míticas películas Braveheard y Harry Potter.







Seguimos hasta Grianlarich y hacemos una pequeña incursión de unos 10km por la A82 para ir a comer al pie de una cascada. Luego, rumbo a Stirling haciendo parada en el Tesco de Callander para hacer algunas compras, que la despensa se ha vaciado casi por completo.

En Stirling subimos a lo alto del castillo para visitarlo, pero aunque cierran las puertas oficialmente a las 18h, a partir de las 17:15h ya no dejan entrar. La visita, pues, la aplazamos para mañana.



Sin otra recomendación que la de la Lonely Planet, nos metemos en el camping Witches Craig Caravan Park en Blairloge, a 4km de Stirling, un pequeño camping childs-friendly de 5estrellas repleto de figuritas de brujas que no está nada mal (20£ la noche sin electricidad). Hoy, al ser fin de semana, está bastante lleno y las únicas parcelas con electricidad que quedan libres están justo al lado de la carretera (muy ruidosas, por cierto). Así que optamos por una parcela más tranquila a cambio de prescindir de electricidad.



Aunque, hoy no solo nos hemos quedado sin electricidad sinó que también se nos ha acabado el gas. Tres años y medio ha durado. A partir de hoy, a cocinar con el Primus!





Trencalòs

Septiembre 07, 2012, 17:11:31 pm #2 Ultima modificación: Septiembre 07, 2012, 18:42:28 pm por Trencalòs



Día 15 (Lunes 6/8)           Stirling - Jedburgh                            153 km

Hoy hemos destinado toda la mañana a visitar el castillo de Stirling. El castillo está situado encima de una colina desde la cual se divisa buena parte de la región. Enfrente, y sobre otra colina, se alza la torre de Wallace.







Según comentan, el castillo de Stirling es uno de los mejor conservados de Escocia. Nos paseamos por el exterior y por sus estancias (en mi opinión, poco "trabajadas") y pasamos un buen rato en una parte del castillo en donde los peques se lo pasan en grande haciendo puzles gigantes, disfrazándose de reyes y princesas y adivinando objetos en base a su textura.













Curioso "happy thermostat":



Compramos galletas escocesas en la tienda de suvenires del castillo y nos quedamos a comer en el mismo párquin del castillo.

Luego, rumbo a Roslin para, en esta ocación sí, visitar la Rosslyn Chapel. Se trata de la iglesia más bella y enigmática de Escocia, erigida el siglo XV (1446) para William St Clair, tercer conde de Orkney.



Hoy en día se encuentra en obras de restauración y se espera poder recaudar los 2 millones de libras que les faltan para poder terminarla. Aun así, el interior está limpio de andamios y se puden contemplar verdaderas obras de arte de la cantería, tales como imágenes bíblicas, de la masonería y de los templarios, flores, ángeles e incluso tallas del pagano Green Man (una figura paleocristiana que representa la fertilidad).





Lo que sí que no fuimos capaces de encontrar fue el Santo Grial mencionado en "El código da Vinci"... Estaría escondido en alguna cámara secreta de sus sótanos. Ay, estos templarios, esconden una cosa y luego no se acuerdan de donde la pusieron.....



Seguimos recortando camino, acercándonos paulatinamente a Newcastle. Pasamos por Galashiels y allí nos desviamos para llegar a Jedburgh, con la intención de pasar allí la noche. Chequeamos un primer camping propiedad del Camping and Caravanning Club. Algo parecido nos pasó en el Sango Sands: admiten a todos (socios y no socios) pero si no eres socio pagas mucho más caro. En cuanto nos dicen el precio (27£ la noche) damos media vuelta y seguimos hasta el siguiente camping, el camping Jedwater, situado a unos 5km al sur del Jedburgh. El camping se anuncia como el último camping de Escocia. Instalaciones algo flojas (17£ la noche con electricidad).




Día 16 (Martes 7/8)              Jedburgh - Newcastle               92 km

Está todo lleno de barro del chaparrón que cayó ayer. La Cali queda sucia que da gusto. Justo al lado de nuestra parcela hay dos auto caravanas que llevan, en un remolque, micro coches antiguos muy bien restaurados. Son Cocomobils del año 1956 y nos pasamos un buen rato hablando con su propietario. Nos comenta que ha estado un par de veces en Manresa con motivo de una concentración de micro coches clásicos.



Aunque quedan aproximadamente unas 300 unidades de este vehículo en todo el mundo (sobre todo en Alemania), en el Reino Unido solo hay 5 unidades, dos de las cuales las tenemos aquí delante. Nos sentimos afortunados.







Hoy es el último día en familia. Ellos regresan a casa en avión mientras que yo y mi madre, que recogeré en el aeropuerto al mismo tiempo que dejo a Marta y los peques, iremos bajando piano-piano en furgo regalando así unas vacaciones internacionales a mi madre. Que se las merece.



Así pues, ponemos rumbo a Newcastle. Paramos en la post de Ponteland para enviar postales (siempre a última hora) y entramos en Newcastle para ir a comer en algún restaurante del centro. Aparcamos en un párquin al lado de la estación de autobuses y comemos en un centro comercial. Luego, ojeamos algunas tiendas y ya haciendo la cuenta atrás en el tiempo nos dirigimos hacia el aeropuerto.



En el aeropuerto, despedida emotiva. A Marta el viaje se le ha hecho corto, y Pau, pasados los controles y aun solo teniendo 4 años recién cumplidos, toma el rol de papá y hace obedecer a Clara. Clara sonríe diciendo adiós sin parar. Creo que les voy a echar de menos.

Y con el mismo vuelo que marcha la familia, llega mi madre. Saludos también emotivos y nos acercamos al Novotel de Newcastle para hacer el correspondiente check-in y poder irnos a comer pizza en un restaurante italiano llamado Luciano's a escasos 5 minutos a pie del hotel.



Pasamos la noche en el Novotel. Y jolín! Que ancho se está en esta cama!




Día 17 (Miercoles 8/8)        Newcastle - Stevenage                     448  km

Conclusiones después de una noche de hotel: ¡para dormir, como en la Cali no hay nada! La verdad es que desde que compré el topper de visco para la cama inferior, dormir en la Cali ha cambiado de la noche al día. De la cama de arriba de las californias T5 no hablo, allí siempre se duerme bien. Pero de la cama inferior hay mucho que hablar, y más, después de haber dormido en ella más una noche seguida. Es dura de narices! Con un topper de visco la cosa mejora hasta tal punto que no creo que haya mejor lugar para pasar la noche que allí dentro (al menos bajo mi punto de vista - entiéndase que tengo pasión por las furgos).

Desayuno de buffet continental en el Novotel (de esos que también comes y cenas) y aprovechamos que tienen un Mac con conexión gratis a Internet para hacer las reservas del hotel de hoy y para el ferry de Dover-Calais.

Ponemos rumbo a Cambridge por la M1. En Cambridge, intentamos aparcar en un párquin del centro pero en la entrada, una amenazadora barra de altura máxima indica 1,98m, justo la altura de la Cali. Vaya, que allí no me meto ni harto de vino.

Buscamos otro lugar para aparcar y al final lo hacemos en una zona de "short time parking" a 3£ la hora, como si no costaran de ganar... como se pasan! Bueno, como la idea es ir a comer algo y hacer una pequeña vuelta por el centro y no está nada lejos, pagamos los 3 pounds (no se puede poner más) y nos vamos tan tranquilos.







Al regresar, 1 hora y 10 minutos más tarde, a lo lejos ya veo algo blanco en el parabrisas..... Y no es nada más que una receta de 50£! Qué majos estos ingleses.... a ver si me habrán escogido para un gag de "Just for Lags", qué bien!..... A ver, a ver, ninguna cámara por aquí, ninguna por allá,.... Ummm..... Creo que.... aquí no hay bromas. Te excedes 10 minutos y pringas de arriba a abajo.  :(

Buscamos el Novotel de Stevenage, descargamos maletas y..... Relaxssss hasta la hora de cenar. Hoy, a petición de mi madre, cenamos en la furgo. A ella le hace especial ilusión comer allí dentro, tal y como lo hacemos nosotros, así que, cocinamos algo y a comer en el que es, sin duda, el mejor restaurante de la zona.  :-)






Día 18 (Jueves 9/8)           Stevenage - Caen                        572 km

Último día en GB. Desayunamos en la Cali en plan refugio de alta montaña. Mi madre empieza a encontrarle gusto a eso de la furgo. Solo hay que verla, con una sonrisa de oreja a oreja. A ver si el día menos pensado me pide las llaves para irse un finde.....

El ferry de Calais a Dover lo tenemos para las 12:05, con lo cual tampoco es que haya excesiva prisa para dejar el hotel, así que, nos tomamos un té bien relajaditos y luego nos acercamos a Stevenage a cargar gasoil barato en un Tesco Maxi y a perdernos por los pasillos de su mega-supermercado. Nos compramos cruasanes recién hechos y pan de cereales, y, en plan tranqui, hacemos un segundo almuerzo (ya se sabe, cuando uno va con mamá, siempre te ve delgado, jaja).

Esto sí que es vida! pensaba yo, hasta que, por curiosidad, le he echado ojo al reloj. La maaaaadre!!!!!  Solo faltan 1h 45min para que zarpe el ferry y si no voy muy equivocado nosotros estamos a 2h de Dover!! Saltamos dentro de la furgo y meto los datos en el GPS, y efectivamente, hora prevista a Dover las 12:15h. Solo hay una solución: sexta y gassssss!!

Con los 174 pura-sangres que viven bajo el capó galopando sin descanso alguno  .caballo, la hora prevista de llegada a Dover se va reduciendo minuto a minuto.  A 10 km de Dover empiezo a contemplar la posibilidad de poder subir al ferry. María, la del Tomtom, canta las indicaciones en plan Luís Moya. De repente, y tras un nudo viario, me hace salir de la autopista apresuradamente, y yo (que le tengo cierto aprecio a la pobre) salgo de la autopista sin mirar carteles ni indicaciones. De golpe, enfrente, veo un pedazo cartel anunciando a bombo y platillo la entrada al Eurotunnel y, evidentemente, nulas posibilidades de hacer un cambio de sentido. María!!!, que yo voy en ferry!!!  .suda

Ya en la cola del check-in al tunnel, medio resignado, me auto compadezco y pienso que, mira, de esta aprenderé y está claro que perderé pasta pero al menos habré pasado una vez en mi vida por el Eurotunnel.

Al llegar al garito, la chica muy amablemente me comenta que cruzar con mi campervan me va a costar nada menos que 200£. Y claro, una cosa es que me haga ilusión pasar por el Eurotunnel y la otra que me sobren los euros. Le explico mi error de salir de la autopista antes de tiempo y mi intención de seguir hasta Dover para ver si puedo coger otro ferry. Me da un código y me abre una barrera lateral con la que accedo de nuevo al autopista - ¡¡I'm completely grateful with you!!

Llego a Dover y a lo lejos ya veo el ferry zarpando. Qué se le va a hacer. Me meto en la zona de embarque a los ferris y, sin pasar por las oficinas a explicarles que he perdido el ferry y a ver como se puede arreglar, me voy directo a la cola del garito de los chek-in. Total, como mucho me harán regresar a las oficinas. Al llegar mi turno, y sin tiempo para dar mi elaborada explicación, el chico mira la matrícula y me da todos los papeles para el embarque de las 12:55h. Gate 163, drive on right.  ¡Coñe! ¿Y para eso he sufrido tanto? ..... Manda huevos.



La travesía se hace corta. Es hora y media, pero entre que miras por la borda, lees algo y te pierdes por la tienda, es un subir y bajar.



En Calais, lo más chocante es volver a conducir por la derecha. Es curioso. Quizá se necesita más tiempo de adaptación ahora que cuando pasas de conducción europea a inglesa, y eso se debe, en gran parte, a que vienes de X días de concentración máxima en cada giro y rotonda, y la inercia de esa concentración es fuerte de narices.

El mejor regalo después del estrés de la mañana ha sido conducir por las autopistas de Calais a Le Havre. Buena carretera, nada de tráfico, paisajes bonitos. Una gozada conducir por aquí. Paramos a comer en la área de autopista de la Baie de Somme, una área muy bonita con vistas, con wifi gratuita y la posibilidad de ducharte por 2€ (por si a alguien le interesa).

En Le Havre cruzamos el espectacular puente sobre el rio Seine. Toda una obra de ingeniería.



Luego rumbo a Caen donde tenemos reservada una habitación en el hotel Crocus Parc Expo. En el parquin del hotel, un autocar de catalanes. Hoy, dormiré en mi Cali.




Día 19 (Viernes 10/8)             Caen - St Genis de Saintonge              698 km

Desayunamos de buffet libre en el hotel. Hoy visitaremos la costa de Normandía haciendo una ruta histórica entorno al día D. Esta ruta a través de la carretera D514 ya la hice hace tres años cuando vinimos a la Bretaña, pero aprovechando que mi madre nunca ha estado, es una buena ocasión para acercarme de nuevo y visitarla con más calma.

La marea baja en Arromanches nos permite acercarnos a una de las piezas que formaban el puerto artificial que fue remolcado desde las costas inglesas hasta Normandía con el fin de poder desembarcar toda la artillería pesada. Menudos trozos de hierro. Cuesta creer que llevaran estas piezas flotando.





De Arromanches nos vamos a ver las baterías de Long Sur le Mer. Allí, media docena de cañones dentro de sus búnqueres siguen apuntando al mar después de 70 años de haber terminado la guerra. La mayoría de las baterías de costa de Normandía saltaron por los aires debido al fuego de las fuerzas aliadas, pero en Longues Sur Mer siguen en pié.





De Longes Sur Mer nos vamos al cementerio americano situado en Omaha beach.

Aparcamos a escasos metros de la entrada del recinto y nos perdemos entre los miles de cruces y algunas estrellas de David. Mientras, a lo lejos, un grupo de Godspell de la New Rochelle Hight School (EUA) canta canciones en honor a los miles de caídos. Emocionante, sin duda alguna.









Antes de abandonar definitivamente Normandía, hacemos una última parada en la impresionante Pointe du Hoc. El 6 de junio de 1944, miembros de las tropas de asalto americanas (Rangers) escalaron los acantilados y capturaron la artillería alemana que era un peligro para los desembarcos en las playas de Omaha y Utah. Para conseguirlo, soportaron encarnizados contraataques. Al mismo tiempo, la artillería de las fuerzas aliadas bombardeaba sin piedad la Pointe du Hoc dejándola con un aspecto más lunar que terrenal.

Imagen aérea de la Pointe du Hoc gentileza de los socios de Google Maps:









Carretera hasta el Mt. St. Michelle. La primera visión que se tiene desde la autopista del Mt. St. Michelle es menos impactante viniendo desde el norte que viniendo desde el sur. Aun así, ver ese pedazo de construcción que se alza dentro el mar no deja de impresionar a cualquiera. Este año han cambiado la política de accesos al Mt. St. Michelle. Hasta el año pasado, los visitantes aparcaban a los pies del Mt. en un gigantesco párquing de pago (furgoperfecto hasta la fecha). Pero ahora todo está cambiado. El párquing lo han desplazado 1km tierra adentro dejando el Mt. unido solamente por la barra de tierra por donde discurre la carretera.  La circulación por esta carretera está restringida y sólo circulan por ella autobuses "shuttle" que acercan gratuitamente a los visitantes.



Estos autobuses son realmente curiosos y muy futuristas. Para empezar, son simétricos. Llevan un volante delante y otro atrás, y el eje de la dirección también varía en función de si marcha hacia delante o hacia atrás.  También hay otros más pequeños e igual de futuristas que son eléctricos. Mola verlos arriba y abajo por la carretera. Es como ver un diorama a escala 1:1.



Para ahorrarnos unos euros, aparcamos la furgo en el párquing de la tienda de galletas situada a escasos 100m al norte del párquing para visitantes y vamos a coger los autobuses futuristas. Hoy hace un sol de mil demonios.



Visitamos el Mt. St. Michelle que está a rebosar de turistas, sobretodo orientales, y después de hora y media de dar vueltas, regresamos a la furgo y le digo al GPS que, ahora sí, me lleve directo a casita.

Carretera y manta por la A10 con muchísimo trafico a partir de Niort. Se suma que es viernes, mediados de agosto y la proximidad del autopista a la costa. Buscamos infructuosamente hotel en Saintes y viendo que todo está a tope, decidimos pasar la noche en la furgo en el área de AC de St. Genís de Saintonge acompañados de otras tres AC francesas.






Día 20 (Sábado 11/8)          St Genis de Saintonge - Girona                     620 km

A lo largo de la noche se han ido incorporando otras AC al área. Curioso es ver que duermen con las ventanas abiertas (como en España, vaya). Almorzamos en Mirambeau y tomamos de nuevo el autopista A10. Carretera y manta con "bouchons"  des de Toulouse hasta la Jonquera, alucinante! Yo nunca había visto algo parecido. Cientos y cientos de quilómetros de retenciones en autopistas de tres carriles del sur del país. Las nacionales también colapsadas. Todo el sur de Francia colapsada.

Por la radio comentan las retenciones y algunos accidentes debidos a las mismas. También informan de rutas alternativas aunque también dicen que la circulación allí es complicada. El motivo es tan simple como que se junta que es fin de semana con el puente del 15 de Agosto.

Paramos en un área de la autopista colapsada de coches y camiones, comemos sin ninguna prisa y descansamos un poco levantando el techo. Al cabo de tres horas, nos parece que la circulación es un poquitín más fluida y decidimos entrar de nuevo. Y aunque, volvemos a quedarnos parados en más de una decena de ocasiones, al menos se va tirando. No es hasta que entramos en territorio español que se desvanece completamente la congestión. Y con más de cinco horas de demora respecto la hora prevista de llegada, ¡por fin en a casa!

;)

Trencalòs

Septiembre 07, 2012, 17:12:41 pm #3 Ultima modificación: Septiembre 07, 2012, 18:47:50 pm por Trencalòs





                                       DATOS DEL VIAJE

Días:  20   (del 23 de julio al 11 de agosto de 2012)
Total quilómetros:  6.967 km
Velocidad media:  70,2 km/h
Cálculo consumo medio:  8,82 l/100km

Gasoil:  841,32 eur.  (614,61 litros)
Campings:  300,96 eur.
Autopistas:  165,68 eur.
Ferries:  421,74 eur.
Párquings: 42,90 eur.
Entradas:  34,32 eur.







                                        INFORMACIONES Y REFLEXIONES VARIAS

•   Para conducir por GB con el volante a la izquierda es muy recomendable hacerte con un pequeño espejito gran angular de esos que se pegan en el espejo retrovisor del acompañante. Con él se gana mucha seguridad en cualquier maniobra que hagas.

•   El precio del gasoil en Inglaterra es superior al de Francia y España. Pero en las Hightlands escocesas, el precio se dispara. Puede llegar a ser 15 peniques más caro el litro que en el resto de Inglaterra.  Por lo general, a medida que subimos hacia norte de Inglaterra, más se encarece el gasoil.

•   El inteligente sistema de funcionamiento de los semáforos ingleses es para sacarse el sombrero: la luz amarilla no solo se enciende al acercarse al rojo sino que también se enciende justo antes de ponerse verde, con lo cual se ganan segundos en el arranque y aumenta la fluidez del tráfico.

•   Las Orcadas nos han encantado. El oeste de Escocia es un lugar para volver y dedicar jornadas para hacer montaña. Es precioso.

•   Tema mosquitos, los famosos "midgets". En Escocia hay muchos mosquitos, pero estos sólo aparecen a cierta hora de la mañana y de la tarde. Los Autanes, Relecs y demás repelentes tienen dudosa eficacia ahuyentando midgets. El único producto que funciona, sin ser un repelente ni formulado como tal, es la crema hidratante "Skin so Soft" de la casa Avon. En nuestro país es difícil de encontrar pero en Escocia se puede encontrar en cualquier parafarmacia. Ahuyenta los midgets, huele bien y te deja la piel hidratada... ¿Qué más se le puede pedir?

•   Vimos algunas compañías de alquiler de cámpers, pero las que nos llamaron más la atención fueron: Bunkcampers (www.bunkcampers.com) que alquila cámpers de todo tipo y Happy Hight Land Campers (www.happyhighlandcampers.co.uk/) que alquila VW clásicas equipadas para camping.

•   En Inglaterra hay bastantes preparadores de furgos, pero si os cruzais con alguna furgo del fabricante Auto-sleeper (http://www.auto-sleepers.co.uk/vans/), no dejéis de darle una ojeada. Merecen la pena.

•   La pasión que tienen los ingleses por los clásicos y los deportivos (a poder ser descapotables) hace que no te aburras al volante: ahora pasa una T1, ahora un Bentley, ahora un Morrys,...

•   Avistamientos: no vimos muchos vehículos con matrícula española, y menos, furgos, pero alguna sí que vimos. El último día en las Orcadas, nos cruzamos con una T4 California blanca con la que nos saludamos. En el camping de Dunvegan, también coincidimos con una T5 gris con techo  SCA (y funda Thais) y muchas pegatinas de países en el portón trasero. Y en el FP de las baterías de Long-sur le mer,  aparcamos al lado de una T4 verde oscuro sin pegatas del foro y con el techo levantado.



Alb.  ;)






Leiva

 .palmas gracias por tan bonita crónica ...que recuerdos aun frescos ,nosotros hicimos Escocia el año pasado y la ruta fue muy parecida .Felicidades.  .palmas .palmas un viaje muy recomendable.

Charli_1

Pedazo de viaje... gracias por compartir.

mensaka36

Las crónicas de Trencalos son un referente del verano...

neithwe

Buah!! Felicidades por el viaje!!
Tu eres de los mios, viajes con niños donde sea!!
Muchas gracias por compartir!!
Salut company
No me digas lo que no puedo hacer...
VANHALLA
(Vendida)
AVAnLON
http://www.furgovw.org/index.php?topic=323526.0

miquel971

Gracias por redactarlo tan bien , en el proximo creo que subire por Escocia , amo lo verde.
Lo unico que me tira un poco para atras es el ferry.
la cara al vent , SEMPRE
8 frikipuntos

Wawita

Septiembre 08, 2012, 00:23:23 am #9 Ultima modificación: Septiembre 09, 2012, 23:13:37 pm por Wawita
A esto se le llama didáctica y maestría   .ereselmejor  .ereselmejor

Como muy bien define Mensaka , Trencalòs  es todo un referente en las crónicas de viajes de este Foro.   .baba

Las   .fotografo magistrales, la crónica todavía  voy por el décimo día pero quiero disfrutarlo sorbito a sorbito como hay que disfrutar las cosas buenas.

Albert, lo único que siento es no haber coincidido por muy pocas horas contigo en la A75 en Millau para darte un abrazo y conversar un buen rato cuando me mandaste un mensaje cuando tú subías para Escocia y yo bajaba de Noruega pero estaba todavía por Alemania.

Un fuerte abrazo y un millón de gracias por el currazo   .bien

Regla nº1 : "NUNCA PREJUZGUES A NADIE POR SU EDAD,SU ACENTO, SU CORTE DE PELO O POR LA FURGO QUE LLEVE"
Presentación de Wawita III

txusmari

Un viaje muy interesante que seguro que muchos de nosotros podemos aprovechar para una futura visita a estas tierras.

tra´fi:k

Hacia tiempo que no veía una crónica tan buena .bien  .baba
De verdad, magnifica crónica  .ereselmejor

Hace ya unos meses que vengo pensando que quiero volver a Escocia, y el ver crónicas como estas no hacer más que reafirmar ese deseo. Veo que en mi viaje me dejé muchas cosas interesantes por ver.

ritanina

Impresionante el viaje! ya nos da ideas para un próximo viaje con nuestros peques. Muchas gracias por compartirlo.

bollit

Una crónica estupenda, nos la apuntamos!!
saaalut

Dr. Livingstone

Gracias por compartir este maravilloso viaje. La verdad es que leyendo este diario de a bordo me ha parecido ir de vacaciones con vosotros.... jajajaja
Gracias
Propuesta de tarifa camper a los campings de España, ¿como lo hacemos?: http://www.furgovw.org/index.php?topic=250497.0;topicseen