Bretaña en otoño (octubre 2009) ***AÑADIDO AL INDICE***

Iniciado por tra´fi:k, Noviembre 11, 2009, 02:40:28 am

Tema anterior - Siguiente tema

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

tra´fi:k

Noviembre 11, 2009, 02:40:28 am Ultima modificación: Diciembre 12, 2016, 19:05:06 pm por tra´fi:k
Bretaña en otoño (octubre 2009)

Datos
Vehiculo: Knaus Box Star Family 600
Duración: 9 días (del 10 al 18 de octubre)
Kilómetros:  2780 km.
Consumo medio:  9.5 l./100 km.




Capitulo 1: LA RUTA

Si uno quiere hacer muchos kilómetros en Francia está prácticamente obligado a tomar las autopistas de peaje. Sin embargo hay algunas rutas que permiten conseguir un buen compromiso entre coste y tiempo de viaje. La más famosa en la "subterrain", que lleva de La Aquitania hasta Ginebra. En este viaje, casi sin querer hemos descubierto un buen camino para llegar a Bretaña sin pagar apenas peajes y sin que se haga eterno el camino.






Salimos de Gipuzkoa en día 10 de octubre sábado a primera hora de la tarde. Tras hacer algunas compras antes de cruzar la frontera nos encaminamos primero hacia Burdeos y luego hacia Angoulême (en castellano Angulema). Tan sólo hemos tenido que pagar el peaje de la autopista entre Irun y Bayonna. El resto del trayecto es de autovía gratuita con algún tramo de carretera normal, pero como hay poco tráfico avanzamos rápidamente.
   El viaje transcurre sin acontecimientos reseñables. Poco antes de llegar a Angoulême nos vence el cansancio y buscaremos donde pasar la noche en la localidad de Barbezieux. La plaza del pueblo, junto al castillo de St.Hilaire nos pareció un lugar adecuado.

Por la mañana haremos una visita rápida a la catedral románica de Angoulême, una de las más importantes de este estilo arquitectónico en Francia.



Dejamos atrás Angoulême y seguimos dirección norte, hacia Poitiers. La carretera es de doble vía y recorremos rápidamente el centenar de kilómetros que separan Angoulême de Poitiers. La ruta se desvía ahora hacia el oeste, en busca primero del pueblo de Parthenay y luego de la ciudad de Cholet. Este es el tramo que peor carretera presenta. Hay algún tramo aislado de doble vía, pero la mayoría es de vía normal. A pesar de todo la carretera es bastante rectilínea y con poco tráfico, ya que hoy es domingo y no circulan camiones.
   Tras pasar dejar atrás la circunvalación de Cholet recuperamos las autovías, primero en dirección a Nantes y luego en dirección a Rennes.
   A media tarde dejaremos atrás Rennes e iremos en busca del primero de los objetivos del viaje: los pueblos medievales de Vitré y de Fougères.
   Prácticamente en una jornada de viaje hemos llegado hasta el norte de Bretaña sin pagar más peajes que los que hay de Irun a Bayonna. Todo un éxito.


Capitulo 2: LOS PUEBLOS MEDIEVALES

Bretaña fue independiente hasta el siglo XVI. Defender esta independencia ante la vecina Francia supuso que en el este del territorio surgieran varias ciudades fortificadas y varios castillos. Fougères, Vitré, Josselin, son algunos ejemplos.
   Mientras Bretaña mantuvo su independencia fue una región con gran contacto con su hermana mayor: Gran Bretaña.
   Gracias a este contacto comercial durante la edad media nacieron y prosperaron alrededor de sus puertos ciudades como Quimper, Morlaix, Dinan y la reconstruida St Malo.
  Señas de su contacto británico son St.Malo, Roscoff o Quimper, que fueron fundadas por monjes irlandeses y galeses.







  Vitré y Fougères son dos pueblos amurallados, ambos con su castillo y con su centro urbano de origen medieval. Son poblaciones situadas en tierras fronterizas. Su función era defender Bretaña frente a los invasores potenciales.

Vitré:






Llegamos a Fougères con la caida del sol y en el momento en el que empezaba a llover. Tras un breve paseo decidimos dormir y visitar el pueblo por la mañana.
Casualmente encontramos el area de autocaravanas, magníficamente situada junto al castillo.
El día amanece frío pero despejado.

   Fougères:



Con el buen sabor de boca que nos han dejado Vitré y Fougéres traicionamos el título de está crónica para salir de Bretaña y entrar en Normadia. La visita al Mont St.Michel, paradójicamente, es algo obligado en todo viaje a Bretaña.

   Tras aparcar en el parking de pago (8 euros) hacemos un rápido recorrido por la parte baja del pueblo. Aprovechamos la marea baja para dar la vuelta a la isla.
   Después de comer hacemos una visita un poco más intensa, incluyendo la entrada a la abadía.
  Es nuestra tercera visita a este lugar y todavía nos sigue maravillando la estampa del pueblo desde el aparcamiento.















   Como muchos de vosotros ya sabéis, St Michel no es más que una abadía rodeada de tiendas de recuerdos, restaurantes y muchísima gente. A pesar de esto es una visita que pocas veces decepciona.

La proxima parada será en el pueblo de Dol-de-Bretagne, a unos 30 km al oeste de St.Michel. Este pueblo fue un obispado importante y cuenta con una enorme catedral de granito y con unas bonitas calles con las típicas casas con entramado de madera.

Dol-de-Bretagne:








La siguiente parada será en la ciudad medieval por excelencia, en Dinan.
Al igual que St.Michel, Dinan no decepciona. Dentro de los casi 3 kilómetros de murallas hay calles llenas de colorido y casas medievales. El símbolo de la ciudad es la torre del reloj.

Dinan:









   Tras desechar la visita a St.Malo (ya lo conocemos de anteriores viajes) nuestro camino nos lleva hacia la orilla del mar. El final del día nos coincide con nuestra llegada a la costa, en las cercanías del Cap Frehel.
   Pasaremos la noche en un pequeño puerto (Port Nieux) en la bahía de la Frênaye, en compañía de varias autocaravanas.

Capitulo 3: LA COSTA

"Ondequiera que estemos, el mar nunca se encuentra demasiado lejos"
Con esta chocante frase comienza la guía sobre Bretaña que hemos comprado en la misma abadía de St.Michel. ?
   A pesar de la macarronica traducción lo que dice es cierto. Todo el que visite Bretaña se verá atraído por su costa. Está atracción se debe tanto a lo irregular de su línea de costa como a sus enormes mareas (15 metros de diferencia de altura entre bajamar y pleamar en algunos puntos). Es increíble ver como el mar se retira durante cientos de metros (kilómetros en algunos sitios) durante la bajamar, dejando al descubierto inmensos arenales.
   Es también es a lo largo de la costa donde vive la mayor parte de la población bretona, en pueblos edificados en ocasiones a escasos centímetros del agua (en pleamar, claro). Y también sorprende ver que el mar llega en ocasiones hasta lugares aparentemente alejados de la costa, como Morlaix, Quimper, Dinan o Vannes, que a pesar de no estar a orillas del mar, tienen puertos marítimos casi en el centro de sus ciudades.
   A lo largo de la costa hay multitud de islas. Bréhat, Batz, Belle-Îlle-en-Mer, Ouessant son pequeños rincones mágicos, lugares en los que los vehículos a motor estan casi desterrados.







A primera hora nos dirigimos hacia el Fort la Latte con intención de visitarlo, pero nos encontramos con que está cerrado. Lástima.



   Tras dar un breve paseo por el Cap Frehel prosegimos la ruta disfrutando de las carreteras Bretonas, siempre buscando el camino mas cercano al mar.








  Poco después de comer llegaremos a la punta de L´Arcouest, al embarcadero de donde salen los barcos que llevan a la isla de Bréhat.
   Al preguntar por los horarios nos dicen que tendremos un barco a las 4 de la tarde y otro, el último del día, a las 6:30. Aparentemente todo perfecto.
  Nuestra intención es visitar la isla en bici y así nos preparamos. Como los aparcamientos cercanos al embarcadero no nos dan mucha confianza nos alejamos un par de kilómetros de la zona, hasta un bonito mirador sobre el mar, y allí bajamos las bicis y nos dirigimos a coger el barco. Al ir a sacar los billetes nos dicen que, si bien hay un último barco de vuelta a las 6:30, el último en el que dejan llevar bicis es en este de las 4, por lo que si vamos con las bicis, o bien tendríamos que pasar la noche en la isla o tendríamos que volver sin ellas. No nos da tiempo a dejar las bicis de nuevo en la furgoneta y vemos con tristeza como el barco zarpa sin nosotros. Tampoco estamos dispuestos a perder un día de nuestras vacaciones y esperar al día siguiente.
Es una pequeña decepción, ya que la visita de esta isla ha sido el principal motivo para venir a Bretaña, pero tampoco dejamos que nos amargue. Somos jóvenes y ya habrá próximas oportunidades para visitar Bréhat.
  Ya que estamos aprovechamos para dar una vueltecita en bici por los alrededores. Desde el sitio en el que hemos dejado la furgoneta, el mirador de Lann Vrass, disfrutamos de una de las mejores vistas que hemos tenido nunca.

*imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto

El viaje sigue dirección oeste, buscando la costa y disfrutando enormemente del paisaje. El punto culminante ocurre en la llamada costa de granito rosa, en las cercanias de la localidad de Perros-Guirec.
   A pocos kilómetros de Perros-Guirec se haya Ploumanac´h. Aquí daremos un maravilloso paseo a orillas del mar, con la puesta de sol como telón de fondo y rodeados de sorprendentes rocas de granito rosa que se tornan rojizas con la luz del anochecer.

*imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto
*imagen borrada por el servidor remoto

  Tras cenar en un gran parking en Lannion (un furgoperfecto en potencia), iremos a pasar la noche a un pequeño rincón que descubrimos hace años, en nuestro primer viaje a Bretaña: Saint Samsom.
   Por desgracia las cosas cambian y desde nuestra última visita han proliferado multitud de señales que prohíben de pernocta. Hacemos caso omiso de ellas y dormimos no sin temor de que vengan los gendarmes a echarnos.

*imagen borrada por el servidor remoto

  Por suerte nadie nos ha molestado. Tras desayunar seremos los primeros visitantes del día (acababan de abrir) en el Túmulo de Barnenez
   Esté túmulo es una gran concentración de tumbas prehistóricas sobre una montaña a orillas del mar.

*imagen borrada por el servidor remoto

  Llegamos a Morlaix y tendremos la gran suerte de aparcar en el mismo centro. Esta es una bonita ciudad con casa medievales con entramado de madera y un puerto que llega hasta el mismo casco urbano.

*imagen borrada por el servidor remoto

    Tras la pequeña decepción de la isla de Bréhat nos dirigimos hacia Roscoff, punto de partida para visitar la isla de Batz.
  Esta vez la visita la haremos sin bicis.
   La isla de Batz tiene una longitud de 4 kilómetros y una anchura de apenas un kilómetro. No es muy elevada (el punto más alto está a 34 metros sobre el mar) y está a 15 minutos de Roscoff. Hay barcos cada hora y el precio por persona es de 7,5 euros. Si se lleva la bici hay que pagar un suplemento de 10 euros, aunque en la isla hay varios locales donde las alquilan al módico precio de 2 euros la hora, así que no vale la pena pagar por llevar la bici en el barco.
   
Isla de Batz:

*imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto

A la vuelta damos un pequeño paseo por Roscoff, uno de los pueblos más "ingleses" de Bretaña.

*imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto

   Aquí nos alejaremos momentáneamente de la costa para atajar por el interior y llegar a última hora de la tarde a la peninsula de Crozon. Acabaremos el día en Camaret-sur-Mer, casi en el extremo mas oriental de la peninsula. Allí descubriremos una magnifica area de autocaravanas, donde pasaríamos la noche.
   
  Camaret-sur-Mer y alrededores:

*imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto

La proxima parada será Locronan, uno de los pueblos más bonitos de Bretaña. Curiosamente su belleza se debe a la pobreza que tuvo que soportar el pueblo durante muchos años, y que impidió a sus habitantes gastar dinero en reformar sus antiguas casas.
Locronan:

*imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto

Medio centenar de kilómetros nos separan de la punta de Raz, una de las costas más agrestes de Europa. Tras comer en la cercana punta de Van llegamos a Raz. Allí daremos un pequeño paseo hasta el faro.

Puntas de Van y de Raz:

*imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto

En este punto es casi inevitable la visita a Quimper. Teníamos muy buen recuerdo de esta ciudad de anteriores viajes, pero esta vez, sin llegar a decepcionarnos no pareció un poco agobiante, con mucho tráfico y mucha gente por las calles.

*imagen borrada por el servidor remoto

Para huir de aquí decidimos visitar la cercana Concarneau, según nuestra guía "una ciudad antigua, pequeña y fortificada". Lamentablemente las retenciones y el estesante tráfico nos hacen desistir. Buscando tranquilidad vamos en busca de la costa sur.
  No nos parece tan espectacular como la del norte, pero si que se encuentran bonitos rincones:

*imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto

Buscando un lugar para dormir sin prohibiciones de pernocta (preocupantemente abundantes en esta zona) encontramos un pequeño rincón en la Barre d´Etel, una zona de dunas entre la desembocadura de un río y el mar (furgoperfecto en: )

Capitulo 4: LOS MEGALITOS

   Bretaña es conocida por numerosos motivos. Uno de ellos es la increíble abundancia de restos megalíticos, y es en la región de Morbihan (en el sur de Bretaña) en la que se encuentran los restos más importantes. Y sin duda el más conocido son los alineamientos de Carnac, el yacimiento prehistórico más importante de Europa. En Carnac hay 3000 menhires, a los que hay que sumar los de los alineamientos de Erdeven y Plouharnel. Fueron erigidos hace 4500 años y hoy por hoy son un misterio sin respuesta.
  Bretaña está tan vinculada con el arte megalítico, que la mayoría de las palabras que hoy usamos para denominar este arte son de origen bretón:
   Dolmen: mesa (dol) de piedra (men)
   Menhir: piedra larga
   Cromlech: círculo de piedra.







Tras dar un paseo junto a la playa de la barra de Etel dejamos momentáneamente la costa para visitar los alineamientos de menhires de Kerzerho, los dolmenes de Crucuno y de Mané-Keriohed, y los alineamientos de Carnac:

*imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto

Tras semejante empache megalítico nos dirigimos a la cercana peninsula de Quiberon.
Hace buen día y decidimos bajar las bicis para dar un paseo por la Côte Sauvage (costa Salvaje).

*imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto  *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto

Los días van pasando. Hoy ya es viernes y el lunes hay que trabajar. Salimos de la peninsula de Quiberon, dejamos de lado la ciudad de Vannes (ya la conocemos de anteriores viajes) y tomamos rumbo sur.
Por el camino nos llama la atención el pueblo de La-Roche-Bernard:

*imagen borrada por el servidor remoto

 
Capitulo 5: LA SAL Y LAS ISLAS ATLANTICAS



   Con las últimas luces de la tarde llegamos a Guérande. Es una pequeña ciudad amurallada, que tradicionalmente ha debido su riqueza a la multitud de salinas que rodean la ciudad.
  Las salinas forman un tablero de ajedrez blanco y rosa, con parcelas de 70-80 metros que proporcionan una de las sales más prestigiosas del mundo.

Guérande y sus salinas:

*imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto

Tras dejar Guérande cruzamos el puente de St.Nazaire sobre la desembocadura del Loira. Este punto marca la frontera sur de Bretaña.

  Para dormir nos dirigimos a la cercana isla de Noirmoutier. Accedemos a la isla por el peculiar Passage du Gois, que es una carretera de 6 kilómetros que solo es practicable con marea baja. Lo cruzaremos ya de noche y dormiremos nada más entrar en la isla junto con varias docenas de autocaravanas.
   Durante la noche la marea sube hasta casi rozar las ruedas de la furgoneta. Durante un par de veces nos despierta el ruido del agua. Pensando racionalmente sabemos que el mar no va a subir más, pero ello no impide que nos sintamos algo inquietos.
   Por la mañana nos despierta el trajín de gente, que ya con los primeros rayos del sol y aprovechando la bajamar se dirige a recoger marisco. Es increíble, hay cientos de personas buscando en lo que unas horas antes era el mar. Hoy es sábado e imaginamos que la gente de la zona aprovecha el día de fiesta para recoger marisco.

Passage du Gois:

*imagen borrada por el servidor remoto  *imagen borrada por el servidor remoto

Tras una breve visita a la principal localidad de la isla, Noirmoutier-en-I´lle, nos dirigimos hacia La Rochelle con intención de visitar la cercana isla de Ré. Por todas partes vemos salinas.
    Para acceder a la isla de Ré hay que atravesar un puente de peaje, excepto si vas andando o en bicicleta. Nuestro plan es dejar la furgoneta en el aparcamiento que hay junto al puente en el lado continental y cruzar en bici. Así lo hacemos.
    La isla de Ré es ideal para recorrerla en bici. Hay muchos caminos exclusivos para bicicletas, al estilo de los carriles-bici de las Landas. Además el buen tiempo nos acompaña.

*imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto *imagen borrada por el servidor remoto

   El único pero que se le puede poner es el fuerte viento que sopla sobre el puente, que tiene un par de kilómetros de largo.

   Para dormir nos moveremos hasta la cercana punta de la Fumée, donde nos encontramos con multitud de prohibiciones de pernocta. Por suerte al día siguiente parece que hay una competición de kite-surf y en el pueblo de Fouras han habilitado un aparcamiento para que duerman los participantes. Allí que nos metemos. Así pudimos pasar la noche junto al fuerte de Fouras y con el Fort Boyard en el horizonte.

*imagen borrada por el servidor remoto
*imagen borrada por el servidor remoto

   La isla de Oléron está cerca y nos gustaría visitarla, pero hoy es domingo, hay que llegar a casa y el GPS nos dice que nos faltan casi 500 kilómetros, que recorreremos sin nada reseñable que contar excepto una breve visita a la duna de Pyla. La isla de Oléron ya nos esperará para una próxima ocasión.

*imagen borrada por el servidor remoto





Bibliografía:

Francia, guia Sin Fronteras.
Varios autores
Ediciones B.

Amar Bretaña.
Michel Renouard.
Ediciones Ouest-France.




mensaka36

Como siempre;Excelente Crónica y las fotos están que se salen.

foucellas

Preciosa cronica, Gracias por la aportacion  .palmas
Blog de rutas por Galicia en furgoneta camper. Pincha en la imagen

Trencalòs

Un 10 a esa crónica!!  .palmas .palmas

Y un diez también a esta foto:

*imagen borrada por el servidor remoto

.palmas  Furgovw a donde sea ......

;)

Tetr3s

cawensos trafic, te pasas el dia de vacaciones!!!

seguro que no soy el unico al que le han dado ganas de arrancar cuando todavia iba por la mitad de la cronica!!

que tal esas guias que has usado? que tal fuera de temporada? supongo que a tu aire y sin aglomeraciones no?

tra´fi:k

Gracias a todos por las contestaciones.

Cita de: Tetr3s en Noviembre 11, 2009, 18:19:23 pm
(...)

que tal esas guias que has usado? que tal fuera de temporada? supongo que a tu aire y sin aglomeraciones no?


   Fuera de temporada se viaja muy bien: poca gente (excepto en St.Michel, que siempre está lleno), mucha más permisividad a la hora de pernoctar por libre, y parkings que en temporada alta son de pago y ahora gratuitos.
A cambio hay sitios que están cerrados, como nos pasó en el Fort de la Latte.
Con el tiempo, hemos de decir que hemos tenido muchisima suerte. Hasta el último día estuvimos mirando las previsiones para ir a Bretaña o a Portugal. Al final, aunque el tiempo previsto no era bueno del todo nos arriesgamos y nos ha salido muy bien. Sólo nos llovío un poco el domingo por la noche. Ya el lunes, en Fougères, amaneció despejado y así ha aguantado toda la semana. La temperatura ha sido un poco fresca, unos 4-5 graditos por la noche y unos 10-12 durante el día, pero siempre con un sol explendido. Tampoco ha hecho mucho viento.
  Lo único que quizas hemos hechado de menos es una hora mas de luz, para así poder cenar con la luz del día.
 
   Es nuestro tercer viaje a Bretaña y no nos aburrimos de la zona. Hemos repetido algunos sitios pero la mayoría han sido nuevos. No nos cansamos de recorrer esta región.

A ti, tetres, seguro que te trae buenos recuerdos, ya que allí estrenaste la Nugget, no?  ;)

Un saludo

Tetr3s

El primer finde lo pase en asturias, pero la prueba de fuego fue aqui...que recuerdos juer!

tra´fi:k

Yo creo que todos los que hemos visitado Bretaña tenemos buen recuerdo de la zona. Sólamente el ver St.Michel según te vas acercando compensa cualquier otra penuria del viaje  8).

  Yo ya estoy desando volver... ;D

Cita de: Tetr3s en Noviembre 11, 2009, 18:19:23 pm
(...)

que tal esas guias que has usado? (...)


  Y con las guias bastante bien. La guia Sin Fronteras la tenemos desde hace años (la compramos precisamente para nuestro primer viaje a Bretaña). Es una guia general de Francia. No entra en muchos detalles, pero acierta bastante con lo que dice. Nos ha ayudado a descubrir muchos rincones poco conocidos. La otra guia, la de "Amar Bretaña" la compramos en este viaje en el mismo Mt.St.Michel. Está bien porque se divide en capitulos (la prehistoria, ocupación romana, el románico, el gótico, el encanto de las islas, el interior de Bretaña, el s.XIV y ciudades del s.XX). Tiene muchas fotos y es muy agradable de leer. Más que una guia de viaje es un libro de información general de Bretaña, su historia y sus monumentos.

betan

Felicidades y gracias por la crónica maestro tra´fi:k.

Francia nunca decepciona ¿verdad?.

Estoy asustado con el nivel de las fotos en las crónicas, entre todos cada vez lo poneis mas alto.

Cualquier día se fusionan furgovw y clikr  .meparto

Saludos.

tra´fi:k

Cita de: betan en Noviembre 11, 2009, 21:54:38 pm
Felicidades y gracias por la crónica maestro tra´fi:k.

Francia nunca decepciona ¿verdad?.

Estoy asustado con el nivel de las fotos en las crónicas, entre todos cada vez lo poneis mas alto.

Cualquier día se fusionan furgovw y clikr  .meparto

Saludos.


Cierto, Francia rara vez decepciona.

Sobre las fotos, lo voy a decir con toda la sinceridad del mundo: en este caso la mayoría del mérito de las fotos lo tiene la luz y los paisajes de Bretaña.
   Esta foto a mi me gusta mucho:
*imagen borrada por el servidor remoto

Yo no he tenido ningun mérito mas que componer rapidamente la imagen. La luz del otoño, con el sol más bajo que en verano, los colores del mar y el paisaje de la costa son los que tienen todo el mérito.

betan

La zona no la conozco.

Lo mas cerca que estuve fue Angers en el `93.

Final del recorrido del Valle del Loira, recorrido de Este a Oeste (de Gien a Angers).

Este año pasé por Mirepoix (muy acogedor) después de ver una de tus crónicas. Ya te dediqué los agradecimientos en mi crónica.

Para las fotos intentaremos que seguir el ritmo que impone Dortoka y su Potoxhop  ;)

Saludos.

XulDe

Muy buen viaje, lo tengo entre mis futuribles  .palmas
3 FRIKIPUNTOs

furgona

Estupenda cronica!!  .palmas Deseando pisar vuestras huellas... muchas gracias
136 fkpts

andru

Gracias por ese pedazo de crónica con cantidad de información, ya he estado pero sin duda me quedaron muchos lugares por descubrir, así que seguro que repetimos.

sor angelines

Muchas gracias por la cronica trafik.. no la habia visto. Estoy preparandome un viajecito por ahi en 15 dias, y creo que el tuyo va a ser la mejor guia.
Por cierto, te lo has currado canalla....!!! Menudas fotos mas chulas y mucha informacion...