Pirineo francés 2.0 y ascenso a Monte Perdido, Sept-2020 ***AÑADIDO AL ÍNDICE***

Iniciado por Palanciana, Marzo 03, 2021, 00:28:07 am

Tema anterior - Siguiente tema

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Palanciana

CRÓNICA PIRINEOS 2.0, SEPTIEMBRE 2020
Este año, por las circunstancias que todos conocemos, sólo nos tomamos una semana, así que decidimos acercarnos de nuevo al Pirineo, parte en la vertiente francesa para hacer varias cosas que el año pasado se nos quedaron en el tintero, y parte en la vertiente española de cosas a las que les teníamos ganas. así que allá va la crónica Piri francés en furgo, a pata, en bici y con perra 2.0! Go!

Distancias recorridas: en furgo --> 1280 km
                                    a pie --> 82'5 km, desnivel positivo 5325 m
                                    en bici --> 117 km, desnivel positivo 3434 m

0 - Viernes 4 de Septiembre: Palacios de la Sierra - Soria - Huesca
Parece que 2020 se nos atasca, por imprevistos del trabajo y preparativos se nos complica la salida y no puedo arrancar hasta las 20:30. Pablo me espera en Soria, así que hacemos la primera hora del camino Izar y yo solas. Allí nos juntamos, cenamos y arrancamos de nuevo hasta que el sueño pueda, que ha sido hasta el área de AC de Huesca (últimamente parece nuestra segunda residencia jaja, siempre paramos ahí). A dormir todavía sin el chip de estar de vacaciones.

1 - Sábado 5 de Septiembre: Huesca - Lescún (Francia) - Plateau de Bénou

A pesar de acostarnos tarde, madrugamos para aprovechar el día, desayunamos y marchamos la 1h 40min que queda hasta nuestro destino. Yo aún estoy acelerada y sin sensación de estar de vacaciones. Cruzamos la frontera atravesando el túnel de Somport y pasamos por nuestro querido furgoperfecto de Cette-Eygun jeje, donde el año pasado pasamos dos días. Subimos de nuevo la estrecha carretera de curvas de herradura que sube al pueblo de Lescún y su impresionante circo glaciar, ya está la puertoneta puertoneteando, yeah! Esta vez en vez de tirar hacia Anapia, vamos a la izquierda hasta el parking de la Masousa. Queríamos salir desde otro que hay 2 km más adelante (4 i/v claro), pero la pista con la furgo y el portabicis no es viable, tocará andar más. Nos preparamos y, con un inesperado solazo e Izar entusiasmada, emprendemos el pateo a las 11:30. Atravesamos por pista unos hayedos jóvenes, de troncos muy estrechos (parece zona repoblada, aunque no lo sabemos) paralela a un arroyo a nuestra izquierda, remontando sin tregua.



Tras una 1ª subida, aparece de frente la brutal vista de las moles rocosas de la Mesa de los Tres Reyes y Petrechema, y el bello Cirque du Lescún. Ahora sí que son vacaciones!





Seguimos remontando, ahora ya por hayedos impresionantes y grandes, pasamos por las Cabañas ganaderas de Ansebere y a partir de ahí ya sólo vegetación baja. Y echando la vista atrás, vemos el valle del que venimos.



Hay un montón de caballos pastando, ajenos al paraíso en el que se encuentran.



Continuamos por un sendero más estrecho hasta llegar al Lac de Ansebere, precioso,





donde hacemos una breve parada antes de remontar la falda de esa montaña, por la que cruzaremos de nuevo brevemente a España. Mientras subimos lo vemos desde lo alto, otra perspectiva.



Gozamos desde arriba de unas vistas totalmente alucinantes, tanto de la parte francesa de la que venimos como del Valle de Hecho, super despejado y precioso.





Al empezar a bajar, Pablo se cae y se roza todo el lateral de una pierna contra una piedra, menuda avería, menos mal que no ha sido más que la piel. Continuamos hasta llegar a ver desde lo alto el Ibón de Acherito, precioso con los picos al fondo.



Bajamos hasta él y allí paramos a comer un poco de pon y embutido. Se levanta aire de repente y nos quedamos helados, y más estando parados, así que tenemos que sacar los polares.



Y nos toca emprender la última y brutal subida muy pindia por una pedrera, hasta hacer cumbre del Pic Larraille, desde donde vemos en la lejanía al Midi d'Ossau destacando entre el resto de montañas pirenaicas.



Pero oh no, una vez más la niebla francesa hace acto de presencia (ya tenemos mala experiencia con ella) y se mete rápido, fastidiándonos el resto del camino de bajada, ya de vuelta. Al menos hemos disfrutado de la mayoría, aunque la bajada se hace dura por el desnivel y el tipo de terreno pedregoso, que me recuerda un poco a la vuelta de la ruta del Pic Anie desde La Pierre de Saint Martin del año pasado.
En total ha sido 17,76 km y 1300 m de desnivel +.
Llegamos a la furgo y ponemos rumbo al puerto de Marie Blanque, a intentar buscar sitio para dormir en sus últimos km para mañana ver el Tour de France. Pero este año está prohibido dormir y aparcar en él, y un gendarme nos indica que podemos ir al Plateau de Benou, bajando unos km por la otra vertiente. Allí vamos, y qué cantidad de autocaravanas hay! Todas super ordenaditas, con espacio de separación y para sacar tus cosas, la campa con una hierba perfecta... parece un camping jeje. El sitio es precioso, ya me había fijado en él la vez que lo pasé en
furgo el año pasado.



Lo único que se ha metido la niebla meona y cala absolutamente todo... y da toda la noche, así que nos toca dormir abajo para no empapar la lona del techo elevable. Merendamos, leemos, escribo y cenamos super pronto para acostarnos prontito como los niños, que tenemos mucho sueño y cansancio acumulados y hay que reponer fuerzas!
... O eso pensábamos, porque se empezó a escuchar música a todo volumen que provenía de una casa que hay en la campa, de verdad a un volumen brutal, incluso sentías las vibraciones de los bajos... les habríamos matado, al igual creo que la mayoría de los vecinos septuagenarios que tenemos. Se oía más que nuestra propia música dentro, y  una vez en la cama no paró durante horas... al final nos dormimos de puro cansancio, pero tarde, malditos!!

2 - Domingo 6 de Septiembre: Plateau de Bénou - Col de Marie Blanque - Laruns
Hoy toca etapón del Tour de France! Madrugamos para hacer recorrido en bici y estar a tiempo para ver la etapa en lo alto del puerto.



El día no puede estar más feo: sigue la niebla de ayer y entre la humedad y la temperatura, hace un frío de invierno. Pero este año ya no nos pilla por sorpresa y traemos ropa de invierno al verano pirenaico jeje. El plan era dormir casi en la cima del puerto, bajar a Escot, hacer ruta circular hasta ahí subiendo también el Col d'Ichere y subir luego el MB por ese lado. Pero al haber bajado tanto hasta el Plateau nos toca primero subir por la otra vertiente 5,5 km, menudo calentamiento. La verdad, bajamos super despacio porque suben auténticas hordas de gente y hay que ir frenando mucho. Por ver la carrera porque si no yo me arrepiento de hacerlo este día, no hay tráfico de coches, pero con tanta gente es aún peor.



Eso sí, la gente disfrazada de pollo, con unas cabras con correa como si fueran perretes, anima jaja. Bajamos a Escot y nos desviamos dirección Issor, pero de camino varias personas nos hacen señas y al llegar al pueblo preguntamos: a las 12:30 cierran ambos puertos también a las bicis, creíamos que solo a coches! Uf,entonces no nos da tiempo ni de coña a hacer lo que queríamos, ahí mismo nos damos la vuelta para deshacer el camino y subir el Marie Blanque directamente. Subiendo se pasa el frío sea el que sea, oslo aseguro jaja. El puerto es jodidamente bonito, verde, un toque misterioso con la niebla... y jodidamente duro. Es corto, 7 km... pero muy mal repartido jaja, 3 km muy llevaderos y los últimos 4 km están en el croquis pintados de negro (es decir, a más del 10% de media). Se hacen duros, sobre todo porque desde despertarnos notábamos las agujetas de ayer incluso para subir un bordillo jaja, pero objetivo conseguido!



Además, nos han regalado subiendo unas gorrillas de puntos del equipo Eleclerc, para que no estemos tristes o algo jaja. Estoy muy contenta del resultado, a pesar de todo, y me ha gustado un montón. Bajamos al Plateau para asearnos y comer.
La ruta han sido 46,5 km y 1063 m de desnivel +.
La idea era subir desde la furgo los 5,5 km con la bici para verles pasar desde arriba, pero está prohibido y solo se puede a pata, no me jodas! Si hay que ir andando, nos llevamos a Izar y así pasea...



De camino nos pilla la famosa caravana de coches locos tirando regalos de publicidad jaja, lo bien que nos lo pasamos en 2016 en el Aubisque con eso, que nos lo tiraban dentro de la furgo  .panico  Así que hacemos una buena recolecta de cosas muy aleatorias jaja



Con la tontería caminamos otros 11 km por la tarde, cuando se suponía que tocaba descanso, así no se arreglan estas agujetas, me cago en la leche, y esto el 2º día jajaja. Izar se ha portado muy bien, estaba sorprendentemente tranquila y hemos podido disfrutar de un etapón y de los ataques subiendo los últimos 200 m antes de la cumbre.



Había mucha gente, pero no estaban apelotonados y al menos cerca de la carretera todo el mundo con mascarilla y sin tocarse, muy bien. Sólo una fila, nadie en la nuca de otro.



Nos sacamos la foto de rigor en la meta volante.



Y comenzamos la bajada, aunque la mayoría aún se quedan por allí un rato más. Vemos pasar a toda velocidad a las últimas grupetas, madre mía en un segundo han desaparecido ya.



Tras bajar, aún no nos dejan salir con las furgos, así que nos tomamos algo al sol porque OH SORPRESA, se ha despejado y vuelve a ser verano, ahora que nos vamos jaja. Si alguien nos quiere contratar para terminar con la sequía de su pueblo o algo, estamos disponibles por un módico precio  .malabares  Cuando nos dejan, avanzamos muy lentamente por el atasco, y además el paso a Laruns está cortado, por lo que dejamos nuestro plan de cenar crepes y dormir en el mismo sitio guapísimo del año pasado. Nos quedamos a las afueras, en una explanada al lado del río que ha estado utilizada por el personal del Tour y aún está habilitada con WC químico, un par de mesas de madera y contenedores. Ahora casi no queda nadie y estamos 4 furgos, a decenas de metros unas de otras. No era el plan pero es un buen plan jeje. Cenamos en horario francés, y reposamos escribiendo mientas retomamos la cobertura por primera vez en día y medio. Hoy si que dormiremos como bebés!



3 - Lunes 7 de Septiembre: Laruns - Vía ferrata de Siala - Col de Soulor - Luz Ardiden
A pesar de acostarnos pronto, cuando suena el despertador querríamos un par de horas más jaja. Tengo unas agujetas que para bajarme de la furgo, el mini escalón hasta el suelo lo hago como una auténtica octogenaria, el horror jaja. Desayunamos mientras Izar puede esparcirse un poco con libertad por la pedazo de campa en la que estamos, y remojarse en el río. Tenemos cosas que hacer en el pueblo que nos enamoraron el año pasado: comprar queso Mimolette en el Intermarché, y en la panadería además del pan, dejarnos el resto del dinero en tartitas y hojaldres deliciosos jaja. Luego cosas del camper como rellenar aguas y comprar leche. Pero lo importante era lo otro, las espectativas por las nubes... y nuestro gozo en un pozo. No hay mimolette, aunque compramos una cuña de otro queso de oveja que la verdad es que tiene una pinta brutal (como queso que es, no podía ser de otra forma) y en la panadería no queda absolutamente nada de repostería, sólo cogemos pan (eso sí, está buenísimo). Seguramente porque el pueblo ha estado lleno a reventar al ser final de etapa del Tour. Vaya chasco!
Comenzamos una vez más puertoneteando por el Col de Aubisque, para hacer una de nuestras bazas pendientes: la vía ferrata de Siala. Antes de llegar, paramos en Eaux Bonnes para rellenar las aguas en una fuente que hay a pie de carretera, donde paramos a rellenar los botellines el año pasado subiendo el Aubisque con la bici, al lado de unos baños públicos (muy comunes por esta zona de Francia, y recién limpios). Habíamos pasado 2 veces por delante de la vía, creí que no la íbamos a hacer nunca y hoy por fin es el día! Aparcamos en un apartadero que hay en medio del puerto, nos equipamos con arneses, disipadores, casco y guantes, y comenzamos la aproximación. El sendero es corto pero peliagudo: no puede resbalar más, es una bajada abrupta por un hayedo hacia el barranco que está mega húmeda, con mucho barro y mucha pendiente. Mis agujetas lo que peor llevan es bajar, muy adecuado jaja. Tras este super hard calentamiento, llegamos al inicio de la vía que es un puente nepalí o de mono que cruza el río, internándose de lleno en las paredes del barranco.



Resbala que flipas, ya que al estar dentro del barranco siempre está mojado, pero la vista es impresionante y el color del agua, fua. Se continúa horizontal por la pared hasta llegar a otro puente, esta vez tibetano (con 2 cables en vez de uno) hasta remontar una brutal cascada que hace un ruido ensordecedor. (perdón por el horror de fotos, son capturas de un vídeo).



No nos oíamos de un lado al otro del puente! Avanzamos otro poco y hay un tercer puente, antes de comenzar el ascenso ahora vertical de una impresionante pared. El primer trozo no tiene excesiva inclinación, por lo que se sube relativamente fácil, hasta llegar a una bifurcación: muy difícil (K5) a la derecha, y difícil (K3) o escapatoria a la izquierda. Tomamos la izquierda y la cosa ya empieza a ponerse más vertical, con un par de pasos desplomados. Pero la verdad es que está tan bien equipada, que se hacen muy llevaderos y es el punto justo entre esfuerzo y disfrute. Y según se asciende, las vistas de las montañas son más impresionantes.



erminamos y toca un sendero de regreso por el bosque hasta salir de nuevo al puerto, donde tenemos que bajar un trozo por carretera hasta la furgo. Llegamos y han aparcado unos españoles para hacerla, justo a tiempo jeje la hemos hecho en total soledad, un lujo. Izar nos recibe emocionada, y para demostrarlo se revuelca en la hierba verde de al lado jaja. Guardamos los aperos y seguimos subiendo el puerto y lo bajamos por el otro lado hasta el Col de Soulor.



Allí aparcamos con unas vistas totalmente BRUTALES de las montañas impresionantes medio en la niebla, que se va moviendo, y además hay unos burritos super adorables.



Qué mejor sitio para comer que con estas vistas?



Comemos ligero y hacemos reunión del consejo: qué tocaba esta tarde? Se supone que ir a Luz Saint Sauveur para subir con la bici el puerto de Luz Ardiden, pero Pablo dice que no le apetece y mis agujetas bestiales hablan por sí solas. Desde allí arriba también hay planeado un trekking por unos lagos, pero no es para una tarde porque es larga, casi para día entero. Así que tiramos de la info recopilada el año pasado, y descubro una ruta circular corta desde aquí mismo: el Lac de Suom (5,7 km y solo 157 m de desnivel +). Decidimos hacerla, a ritmo paseo por el dolor de patitas. Comienza por un camino amplio por tramo pelado, con vistas a las montañas y a la carretera estrecha del puerto por el que hemos venido.





Hasta llegar al lago, que es bonito pero sin más, después de los que hemos visto otras veces. Pero el entorno es tan espectacular...



Es uno de los puertos que más bonito me parece, es de película: vaya montañotas mega abruptas, vaya verde hipnótico, y vaya epicidad con los trocitos de niebla que van cambiando de sitio! Aquí creo que jamás ven todas las montañas a la vez, no sé si alguna vez habrá estado despejado todo al mismo tiempo jeje, sólo en las fotos de publi!



El último tramo se interna en un bosque de enormes abetos y pinos, dándole un toque variado a este corto pero completo paseo. Volvemos y nos ponemos on road, bajando lo que queda de puerto ya conocido también, hasta Argelés-Gazost. Nos acercamos al Carrefour para vaciar aguas en su zona para AC (la tenemos fichada del año pasado, es donde hicimos la colada). Y continuamos camino
de Luz Ardiden para dormir arriba y mañana caminar y bicicletear por allí. La subida es desde Luz Saint-Sauveur, pero el maps nos indica comenzar el ascenso mucho antes por la carretera que llegamos, desde Vizos. Subimos por allí hasta un punto donde ya se juntan las dos carreteras: un ascenso vertiginoso, por carretera estrecha, y por aquí tiene pinta de no venir ni
dios. Nos recuerda a las subidas alternativas (sobre todo la de Huerta) de las lagunas de Neila. Llegamos arriba y FUA, la vista completa de la sucesión de curvas de herradura es totalmente espectacular, la carretera parece una serpiente en la escarpada ladera de la montaña.



Sacamos unas fotos y disfrutamos de las vistas del fondo del valle, y de las montañas que tenemos en frente: un gran circo y varios picos de formas muy bonitas. El día ya no da para más, y nos dedicamos a tomar una cervecilla mientras la viuda negra asoma el hocico hacia el "salón" jaja.



Y luego a cenar. Esta noche y a esta altitud (1719 m) va a hacer frío, así que para la cama del techo toca ponerse calcetines y taparse bien con el nórdico. A descansar!

4 - Martes 8 de Septiembre: Luz Ardiden - Gedré - Gavarnie: Col de Tentes - Gedré
Nos despertamos con un día que ni en nuestros mejores sueños para esta zona, despejado total total! Obviamente, eso hace que haga bastante frío y más a la sombra y aquí arriba, pero es guapísimo poder ver todo, un día así no se repite muy a menudo en esta parte de los Pirineos, hay que aprovecharlo como un regalo. El plan y para lo que hemos subido es para hacer una ruta desde aquí arriba a los Lacs d'Ardiden, y bajar y subir con la bici el puerto (Luz Ardiden), pero la ruta es muy heavy para hacer dos cosas en un día (la bici estaba planeada para ayer, pero las agujetas no lo recomendaron sanitariamente hablando jajaja), así que echaríamos día y medio en este sitio... y al haber estado ya aquí y bajarlo con la furgo, esto despejado ya lo hemos visto... Nos da igual hacerlo otro día nublado, ya sabemos cómo es jaja. Así que podríamos aprovechar entonces para hacer con este pedazo de día el puerto de Gavarnie-Boucharó con la bici, que además allí al fondo del valle es donde más a menudo y más rápido se meten las nubes. Y para la tarde buscamos algo más corto para poder hacer en media jornada. Desayunamos y luego bajamos el puerto, disfrutando mogollón de las vistas.



Llegamos a Gedrè y aparcamos en el furgoperfecto, es un simple parking de asfalto cerca de la carretera (no al lado), pero tiene fuente y baños públicos, para este cometido perfecto. Nos preparamos, y comenzamos a pedalear camino al Gran Cirque!! Todo el trayecto es de subida, no mucho pero pica para arriba desde el principio. La carretera es una romería de automóviles que suben a Gavarnie, por lo que no es el mejor tramo de nuestras vidas, y además sigo teniendo agujetas jaja, o igual estas son otras nuevas quién sabe, si es que no les doy tregua, cómo se me van a pasar. Toda la carretera va paralela al río Gave de Gavarnie, viendo a tramos el desfiladero que forma, pasamos por el inicio de la vía ferrata que hicimos hace 2 años de Chaos de Coumèly. (pongo estas fotos del 29 de Julio de 2018, por si a alguien le dan ganas de ir jeje).



Al fondo poco a poco se van vislumbrando los paredones rocosos del circo, y casi al llegar al pueblo se aprecia ya a lo lejos Le Gran Cascade (estuvimos hace dos años, es la segunda más alta de Europa con más de 400 m de altura). Pasamos Gavarnie pueblo, desvíándonos a la izquierda hacia donde ya marca Col de Tentes, hacia allí nos dirigimos.



Desde aquí el ascenso no da una sola tregua, con varios km seguidos al 8,6% de media. Es duro, pero es que no me canso de mirar las brutales vistas hacia delante con una pequeña parte del circo que asoma, detrás, izquierda con los montañones, a la derecha de vez en cuando asaltan la carretera cascadas preciosas... es un auténtico espectáculo natural, hay que venir sí o sí. Llegamos a la estación de esquí, en estas fechas dominada por ovejas, cabras y vacas, pero el ascenso continúa un poco más. Escuchamos el grito de unas marmotas avisando a otras de que una rapaz está volando bajo, pero no las vemos esta vez. Mis patas echan fuego, estoy sufriendo y disfrutando a la vez. Como algo para ayudarme a afrontar los últimos km, y apretamos un poco hasta que llegamos a la merecida cima: Col de Tentes. Las vistas desde aquí son... FUA.



Sobrecogedoras, es que es agreste, salvaje, brutal.



Desde aquí salen rutas hacia el Taillón, la Brecha de Roland... es un sitio mítico tanto para el alpinismo como para el ciclismo. Nos sacamos las fotos de rigor, satisfechos por estar aquí, y buscamos la continuación hacia Boucharó. Había leído que no se podía pasar más que a pie por un desprendimiento, pero ha cambiado la cosa: parece que han arreglado el camino, incluso se ve semiasfaltado, pero es muy muy estrecho y hay una señal: prohibidos perros y bicis.



La verdad es que con lo estrecho que es, si vas en bici y
andando es imposible caber. Pero es una pena, verlo serpentear desde aquí, metiéndose aún más en lo inhóspito, parece acojonante. Me hubiera encantado ir, pero había un coche de los Gendarmes que no invitaba tampoco jaja, y hacer 800 m ida con la bici a cuestas y las zapatillas con las calas es inviable.



Así que nos abrigamos y a por la bajada, en la que paso un poco de miedo. Uf, no
me gustan las bajadas tan empinadas y con mal asfalto botando peor. Dicen que no hay que frenar tanto, pero yo lo hago, es lo que hay, no lo puedo evitar!
La ruta han sido 37,7 km y 1240 m de desnivel positivo.
Llegamos de nuevo a Gedrè a rescatar a la aburrida Itz, y comemos allí mismo. Después de postrear y estirar un poquito, ya tenemos plan para la tarde: movernos un pelín por una carreterita que sube al pueblo de Ayrués y luego un tramito de pista que sube hasta el inicio de la ruta. Nos equipamos para caminar, y aquí es donde Izar se emociona al vernos calzar zapatillas y bastones jaja. La rutita son 9,73 km y 614 m de desnivel positivo. Comenzamos en el fondo del valle, al lado del río en una zona de cabañas ganaderas.



Enseguida vamos ganando altura por un sendero estrecho, y poco a poco vamos remontando el valle y el sendero deja de ser tan caminable y se convierte en el típico terreno de alta montaña de roca, escalones, tierra suelta, exposición al precipicio por uno de los lados...



De paseito, resultó ser que nada de nada. Eso sí, es jodidamente espectacular: el valle que vamos dejando abajo con unas montañas rocosas brutales al fondo, a la derecha unas montañas que recuerdan a Islandia en la zona de Seljavallalaugh con sus laderas totalmente tapizadas de verde intenso a pesar de ser prácticamente verticales, en frente una grieta enorme con cascadas cayendo por ella...



nos recuerda mogollón a la ruta del Valle y el Balcón de Pineta, que hicimos en Junio de este mismo año. Y nos encantó, por supuesto.



Y aquí no hay nadie, y en España eso es de lo más top. Cómo es posible? Pues porque la cascada de Gavarnie se lleva toda la fama, ese pueblo estaba mega petado con coches y AC aparcadas por todas las esquinas y llenando todos los parkings, y como el ser humanos es idiota pues masificamos unos sitios y ni nos preocupamos por descubrir otros. Pues este es alucinante, y es para nosotros solitos. Maravilloso es poco, con las patas de cartón piedra pero el corazón feliz. Llegamos al primer lago, Lac de Cestrède, no es especialmente bonito en sí pero sí por su entorno: según llegamos, al fondo de él hay un valle muy muy llano que parece hecho a nivel, verde esponjoso, con las montañas a contraluz.



Y mirándolo desde el lado contrario, por donde venimos parece estar al borde del acantilado con las montañas al fondo.



Lo rodeamos por la derecha por una cabaña ganadera que está en una zona de desprendimiento de grandes bloques de roca. Y así es el último tramo: salto de piedra en piedra, mucho cuidado de dónde poner cada pie, alguna trepada fácil hasta que de repente aparece el otro lago, Lac de Antarrouyes, colgado de las alturas y saliendo de él una larga cascada que baja por toda la ladera.



Si ya la vista desde aquí es alucinante, acercarse por el sendero muy expuesto (ojo cuidado ahí) hasta él, ver la cascada desde arriba, las vistas,





y descubrir cuando le da el sol que es turquesa intenso... ya es la hostia.



Aquí sí que uno no comprende cómo no lo conoce nadie, pero también lo agradece jiji. Sacamos unas fotos y emprendemos el camino de vuelta, sin dar crédito a haber hecho la ruta de corto! Ahora ya refresca, pero con el movimiento es soportable. La bajada se hace larga y dura para las piernas ya cascadas, los excéntricos no les hacen bien jeje. Al final de paseo nada, es una señora ruta. Pero una ruta que nos ha encantado y ha merecido la pena, aprovechando el día de sol. Al llegar el único coche que había se marcha, y nos damos por fin una furgoducha completa con pelo, ya que habíamos dejado el boiler encendido. Lavado, secado y bajamos, con la mente puesta en buscar sitio para pernoctar. El FP ha sido bueno para aparcar, pero no nos convence para dormir (demasiado urbano), y estamos muy cansados para investigar. Así que nos vamos a un parking de tierra que hay en el pueblo (Gedrè) pero apartado, pegando al río al lado del parque de bomberos. Y allí muy a gusto, aunque descubrimos que el tramo de pista lleno de polvo nos ha dejado la furgo y las bicis que da mala gana verlo, uf, hay que limpiarlo cuanto antes. Hoy es ya super tarde, así que cenamos para reponer todas las fuerzas posibles y miramos la previsión para mañana, que no es tan buena: da lluvia a partir de las 15 h. Nos vamos a la cama escuchando el sonido del agua del río.



5 - Miércoles 9 de Septiembre: Gedrè - Luz Saint Sauveur: Luz Ardiden - Lac de Genós-Laudenvielle - Estarvielle
Hoy nos despertamos un pelín más tarde que los demás días, y efectivamente las previsiones se cumplen: el cielo está encapotado, aunque no hay niebla. Sin embargo, la temperatura es mucho más suave: ayer a la sombra yo estaba helada, y hoy no existe el sol pero se está bien. Desayunamos y nos acecha el pesimismo de creer el día perdido, al ver caer gotas de lluvia en la luna delantera. Aunque según pasa el rato, aunque está feo no llueve más y la previsión da solo a partir de mediodía... así que finalmente decidimos arrancar hacia Luz Saint-Sauveur y aparcar allí para hacer la ascensión en bici que pospusimos ayer y a la que Pablo le tenía tantas ganas: el puerto de Luz Ardiden. Nos preparamos y nos toca limpiar las bicis antes de arrancar, con polvo por todos los recovecos no puede esto si no funcionar bien, da penita verlas! Hacemos antes unos 6 km de rodeo por los pueblos aledaños como calentamiento, para que el comienzo no sea solo patapum p'arriba, y luego ya comenzamos con la ascensión. La verdad, está nublado pero temperatura mucho mejor que ayer, y al no haber niebla las vistas se siguen apreciando. La 1ª mitad es por un bonito bosque que nos recuerda a nuestra zona. Pablo me dice que este puerto tiene desnivel acumulado, pero no es duro en cuanto a porcentajes, y sin embargo llevamos 3 km seguidos al 8,6 y 9% de media. Aymá, le mataré. La 2ª mitad se abre y se ve la bestial caída al valle y el circo de arriba con la estación de esquí.



Ya llevamos tanta tralla acumulada que llevo las pulsaciones bajísimas todo el día, pero aunque el ritmo no sea vertiginoso ascendemos sin tregua y coronamos sin problema. Otro reto conseguido! Aupaaa, qué alegría!
La ruta salen 32,64 km y 1132 m de desnivel +.
Nos abrigamos y para abajo. Caen las primeras gotas de agua en los últimos 2 km, aceleramos para llegar a la furgo antes del apocalipsis, qué librada! Otro éxito jaja, estamos acostumbrados a lo contrario. Toca asearse e ir al carrefour a por pan, que las panaderías francesas ya están cerradas (a las 12:30 chapan). Son las 14:15 y no abre hasta y media, así que mientras aquí mismo nos tomamos el vermú, que nos lo hemos ganado. En el parking hay baños públicos, es muy común aquí. Cuando abren vamos a por pan y de 28€ que gastamos, 14 son en tres cuñas distintas de queso jaja. Porque yujuuu había mimolette y además joven y viejo (curado)!!



Como es tarde, comemos aquí antes de poner camino de vuelta acercándonos a España. Esta tarde y mañana nos tocan de transición y descanso, elegimos pasarlos en el Lac de Laudenvielle, que vimos el año anterior de pasada y nos gustó. Para llegar se puede dar rodeo por Lourdes yendo por
mejor carretera, o atravesar el Tourmalet. Adivináis cuál elegimos? Si se llama la Puertoneta por algo me cago en toooo jaja. Justo en el comienzo se vuelve a encender la maldita luz de avería de motor, pero ya íbamos prevenidos y Pab cambia la válvula muy eficientemente. Subimos una vez más admirando este puerto mítico. Es la 3a vez, y yo me quedo igual de flipada que la 1a y la 2a. Será apestoso subirlo en bici por este lado por la anchura de la carretera, y lo que me queráis decir, pero es que es acojonante. Las vistas, su ambiente alpino que derrocha brutalidad por todos los poros, es todo a lo grande y te hipnotiza. Mires donde mires, incluso en un día nublado y con lluvia como hoy, es precioso por lo agresivo de sus formas y lo inaccesible que parecen sus alrededores. Lo bajamos y recorremos otro conocido, el Col d'Aspin, hasta bajarlo y cambiar de valle. Llegamos a Laudenvielle y su lago, y aparcamos en los alrededores.



Está medio cubierto por la bruma que le da un ambiente fantasmagórico jeje. Hay que darle a Izar un paseito, y damos un pequeño rodeo por una de sus orillas. Después decidimos no quedarnos a dormir aquí, aunque era el plan, porque está plagado de señales de prohibido y que se cobrará 8€ que es lo que cuesta el área de AC que está en la otra orilla del lago (supongo que te ponen que te cobran igual estés donde estés para que te merezca la pena ir al menos con servicios, pero nos negamos porque precisamente hoy no necesitamos nada). Así que nos movemos 2 o 3 km hasta un pueblito de al lado, Estarvielle, donde en un aparcamiento a las afueras estamos absolutamente solos y con unas vistas preciosas. Esto sí que es paz!



6 - Jueves 10 de Septiembre: Estarvielle - Lac de Genós-Laudenvielle - Pont du Moudang - Fiscal
Creo que es el primer día que no hemos puesto la alarma y nos despertamos a la hora que sea por nuestro propio pie, ole! Jaja, hemos dormido de lujo. El día amanece como anocheció, con una niebla que no lo tapa todo y lo deja en plan místico. Desayunamos con la calma y luego volvemos al lago para esta vez dar un paseo alrededor de todo completo. Es muy bonito, y vemos un montón de parapentes que vienen de las cumbres de los lados (parece desde las estaciones de esquí), sobrevuelan varios el valle y acaban aterrizando en la hierba de una parte del lago.



Los vemos un rato, compramos pan y ya cogemos carretera hasta llegar al Pont du Moudang, donde paramos a dar un mini paseo y comer en la calle en una de las mesas de picnic de su área recreativa. Desde allí sale una ruta a las Granjes du Moudang, que pone que prohibido con perros... no lo entiendo, esto no está dentro de la zona corazón, pero será algún tipo de reserva... en fin, es absurdo pero ok. El sitio es precioso a pesar de estar muy cerca de la carretera, nos impresiona que es un valle muy abrupto con mucha inclinación de las laderas montañosas, y aún así está tapizado entero de pinos enormes y muy frondoso. Los sitios así suelen estar más pelados, me gusta. Después de un ratito de sobremesa, reanudamos el camino para volver a cruzar a España por el túnel de Aragnouet-Bielsa, cruzando la entrada al valle de Pineta por donde estuvimos en junio, hasta volver a cruzar la ya tan conocida por nosotros carretera del eje pirenaico hasta nuestro otro FP aragonés preferido en Fiscal.



Cuando llegamos, aquí de repente vuelve a hacer calor! Nosotros que veníamos abrigados, qué sorpresa y qué a gustito, incluso me animo a intentar meter mis maltratadas patitas en el agua para refrescarlas, pero hay poquísima agua en el río y me cuesta recorrer un trozo hasta encontrar alguna mini pocita, y ni siquiera está fría! No me lo puedo creer, el lado francés es otro mundo. Además cuando hemos llegado había otra furgo que justo se iba, y estamos solos que aquí es muy raro, lujazo. Aunque sea pronto, tenemos tarea así que sacamos todo el despliegue para ponernos
manos a la obra a preparar las mochilas para lo que nos esperan los 2 próximos días: subir a Monte Perdido! En 2 etapas, haciendo noche en Góriz pero con la tienda de campaña. Así que toca tetris de agua, sacos de dormir, ropa de cambio y de abrigo, minineceser, toallita, camping gas y bombona, cubiertos, tazas para comer y cocinar, frontales, mechero, comida para: comer, cenar, desayunar y comer, comida de Izar, la tienda de campaña y la lona, bastones, crocs para descanso, powerbank... el reto es ser lo más minimalista posible para que quepa y no llevar mucho peso, pero no dejarnos nada.



Creo que reto conseguido, y con algo de nervios y mucha emoción, terminamos el día cenando antes de acostarnos.

7 - Viernes 11 de Septiembre: Fiscal - Torla - Refugio de Góriz
Se han escuchado los perros de la perrera esa lejana toda la noche, madre mía están fatal. A Pablo no le han dejado dormir, yo les oía pero no me han molestado. No hemos querido madrugar, porque no se puede montar la tienda de campaña hasta las 20 h (de 20 a 8, luego no puede seguir montada tampoco), así que no queremos llegar muy pronto a Góriz y estar allí mil horas muertos del asco jeje. A las 11:30 llegamos a Torla, y aparcamos en el parking del centro de interpretación, donde tenemos que coger el autobús (hasta el día 13 no está aún permitido el acceso a la Pradera de Ordesa en vehículo privado). Los billetes ida y vuelta nos cuestan 11€, 4'5 por cada uno y 2 por Izar, que va en unos enormes transportines que hay en uno de los maleteros. Nos daba un poco de reparo cómo iría, pero son enormes y son pocos km, ha ido bien. Llegamos y a las 12 emprendemos ruta: Pradera de Ordesa - Senda de los cazadores - Faja de Pelay - Senda de las mulas - Refugio de Góriz (14 km y 1330 m desnivel +).
El día está espectacular, no hace muchísimo calor pero hace muy bueno y prácticamente despejado, vamos de corto y todo. Nos está haciendo infinitamente mejor que el año pasado. Comienzo en modo hard, ya que nos toca subir buena parte del desnivel en las Z de la senda de los cazadores, con sus hayas curvadas en la parte inferior.



Nos sorprende no encontrarnos a casi nadie, suponemos que la mayoría va por el fondo del valle, así que lo disfrutamos muchísimo más que la otra vez que lo recorrimos hace 5 años, con Izar cachorra completamente desquiciada que nos hizo sufrirlo. Sin embargo hoy está super tranquila.



Seguimos zigzagueando hasta coronar el mirador de Calcilarruego donde nos encontramos frente a nuestra querida Faja de las Flores, el circo de Cotatuero (con la cascada seca :o no me lo puedo creer!) y el Taillón y la Brecha de Roland.



Desde aquí ya comienza la Faja de Pelay, más o menos llana. Recorremos un trozo hasta que al entrar en un pinarcillo paramos a comer. Me voy detrás de un pino apartado para hacer un pis y me encuentro un puto tampón, su envase y hasta el aplicador de plástico. Me cago en todo, cómo se puede ser tan cerda, si la pillo la mato. Comemos y proseguimos la marcha hasta terminar la faja, en el último tramo tenemos ya de frente la siempre imponente visión del circo y de Las Tres Sorores (Cilindro de Marboré 3328 m, Monte Perdido 3355 m y Soum Ramond o Pico Añisclo 3263 m).





Continuamos hasta el final de la faja, donde allí la ruta normal sería bajar hasta la cascada de la Cola de Caballo, pero nosotros no bajamos del todo y tomamos un desvío a la derecha por la senda de las mulas, terreno ya pedregoso por donde otras zetas nos llevarán a la parte alta de la Cola de Caballo, donde la mayoría de la gente suele subir por las clavijas de Soaso (que con Izar ni nos planteamos).



Desde ahí las vistas del valle son espectaculares, aunque volvemos a sorprendernos de la poca agua que lleva la cascada... qué penita.



Seguimos ascendiendo, un tramo por zona herbosa por donde por fin avanzamos algo, y otro por grandes bloques donde hay que hacer algunas trepadas, con zona de lapiaz hacia la garganta,
hasta vislumbrar el refugio de Góriz: es enorme!





El paisaje es alucinante, con los picos Tobacor y Marboré a la izquierda, con sus líneas de estratos, el Cilindro al fondo, nuestro objetivo Monte Perdido un poco a la derecha, a nuestras espaldas el gran tajo que hizo en sus tiempos la lengua glaciar formando el valle de Ordesa... Uf! Son las 5 de la tarde, así que no podemos montar aún la tienda, pero vemos que varias personas se lo están pasando por el forro y las tienen montadas ya. Nosotros solo buscamos sitio y nos echamos al suelo con la lona impermeable, disfrutando del increíble calor que hace a 2200 m de altitud con el solazo, dejando las camisetas sudadas secando.



Pablo (previa mascarilla, qué raro se hace aquí jeje) entra al refugio a preguntar por las taquillas para mañana y viene con un par de flamantes latas de cerveza, que a pesar de ser Ambar jaja, allí y en ese momento nos saben a gloria. También le han dicho que no nos podemos quedar a dormir ahí porque es una de las zonas en las que a veces aterrizan los helicópteros, que tiene que ser de los carteles verdes hacia arriba. Joe, vaya puntería que tenemos, nos movemos y como parece que somos los únicos que respetamos la ley, hay muchos sitios chulos ocupados ya por gente... así que nos subimos un poco más arriba donde hay un sitio con un parapeto de piedras que alguien montaría anteriormente como resguardo del viento, y nos colocamos allí. Abajo de frente tenemos, en la cara norte del refugio, el anexo de los baños que podemos utilizar los que acampamos fuera para que no tengamos que entrar dentro del refugio.



Están de lujo, y hay también duchas por 4€, pero hoy hacemos el lavado del gato jeje. También hay un grifo/fuente de agua potable fuera, y al lado las taquillas (4€ bien pagados si nos hacen subir al pico sin todo el pesazo). Nos tomamos otra cerveza que compro esta vez yo y así veo por dentro el refugio, es una pasada lo equipado que está y la pinta que tienen las cenas jeje. El precio de la cerveza (3'5 € cada una) es caro, pero hay que tener en cuenta que hay que traerlas hasta aquí porteándolas o pagando al helicóptero, y además nos ofrecen gratuitamente los baños... qué menos que hacerles gasto. Nos entretenemos con eso y viendo en las piedras alrededor a un ratoncillo comiendo los restos de un plátano que alguien había enterrado.



Y cuando estamos terminando de montar la tienda, comienza la magia de colores del atardecer: se pone naranja, rojo, rosa, morado... FUA!





Si, hemos perdido un tiempo preciado de poder cocinar con luz natural, pero ha merecido la pena inmortalizarlo y verlo.





Terminamos de cocinar, y disfrutamos como si fuera un lujo de nuestro delicioso couscous tomado en taza, sentados en el suelo, a oscuras alumbrados por un frontal y con cazadora puesta. Nos sabe a gloria.



Le damos la cena y chuches a Izar (hoy se lo merece, por el rutón y portarse genial) y agua. Con esto y el lavado de dientes, a la cama. Aún no hemos dormido en la tienda con Izar, no podemos dejarla entrar dentro de la zona de la mosquitera con nosotros porque las esterillas son hinchables y las pincharía con las uñas. Tiene que ir en el triángulo que hay entre la mosquitera y la tela impermeable, el "recibidor" donde otras veces dejábamos las mochilas. Cabe justita, me cuesta un montón que se coloque ahí porque cuando la llamo intenta entrar dentro, y si le pido que se tumbe lo hace a lo ancho con medio cuerpo fuera... pf me cuesta, pero por fin consigo que se tumbe a lo largo, voilá! Eso sí, tiene que tener contacto, y se tumba inclinada echando su cuerpo encima de mi pierna jeje.

8 - Sábado 12 de Septiembre: Refugio de Góriz - Monte Perdido - Góriz - Torla - Fiscal
Pablo como está al otro lado no se entera, él creía que no iba a parar quieta y se iba a ir fuera, pero sólo se ha movido una vez en toda la noche. La que se ha dado mil vueltas he sido yo: hemos elegido fatal y está super inclinado. Me caía todo el rato y de un lado dolía, he dormido fatal. Pero la temperatura con mi super saco, de lujo. A las 6:30 (aún de noche) cuando hace ya rato que se oye gente, suena el despertador. He sido lista por una vez y he metido la ropa para hoy un rato antes dentro del saco, así está calentita jeje. Ahora hace mucho frío. Recogemos la tienda, echamos la lona en el suelo y nos sentamos a preparar el desayuno. Hay que alimentarse bien, nos espera un día potente (el huevo liofilizado es el mejor invento, os lo juro).



Ya de día desayunamos rico, fregamos y dejamos en la taquilla todo menos lo imprescindible: agua, algo de comer para el camino y ropa. A las 8:40 emprendemos la marcha hacia una de las cumbres míticas de los Pirineos, Monte Perdido (3355 m), la 2a más alta de Pirineos detrás del Aneto y 3a más alta de la península detrás del Mulhacén. Es todo ascender sin tregua hasta la cumbre, a esta hora aún hace frío pero no queremos abrigarnos mucho para no empezar pronto a sudar, así que a moverse se ha dicho. Ya al principio vemos lo que será una constante toda la ruta: tramo de caminar, tramo de trepadas en roca.



Las trepadas no son difíciles, pero hay que echar las manos y en ocasiones la piedra está pulida de toda la gente que pasa por ahí al cabo del año, por lo que resbala. Hay que tener cuidado, recordar que por mucho que sin nieve ni hielo la ruta es accesible, no dejamos de estar en alta montaña y no hay que tomarse nada a broma.



Izar la climber pasa sin ningún tipo de dificultad, asombra a todos con los que nos cruzamos. Tras un buen tramo de ascensión llegamos a una zona donde ya es todo aridez brutal, cúmulo de grandes bloques rocosos que hay que ir sorteando. A veces es saltando de uno a otro, otras vamos callejeando entre ellos. Ya a estas alturas hemos adelantado a tres grupos de gente, estamos orgullosos jaja. Encontramos un arroyo e Izar se bebe como la mitad con el ansia que le caracteriza. Seguimos avanzando y cada vez tenemos más trepadas, ésta vez toca atravesar el famoso paso de las cadenas, que la verdad no me pareció para tanto (eso sí, sin cadenas posiblemente cambiaría de opinión jeje) y que la perrina hizo también como una campeona! Atravesamos alguna cascada que procede del deshielo de los neveros superiores, y podemos ver aquí ya algún otro de un grosor considerable y las típicas formas en el borde del hielo compacto que tanto me gustan. Por suerte, en este mes ya no es necesario atravesar ni rodear ninguno de ellos, por lo que no necesitamos material extra. Tras unas grandes zetas por las pedreras, llegamos a un colladito desde el que se ve el Pequeño Lago o Ibón Helado, a los pies del mítico Cilindro de Marboré, con sus curvas y formas sedimentarias.



Vemos a lo lejos a su izquierda montañeros atravesando el nevero inclinado que sube oblicuo, esos sí que son unos valientes, el desnivel que tiene no tiene que hacer nada sencillo ni seguro andar por ahí en estos momentos. Aquí mucha gente para a almorzar, pero nosotros continuamos para afrontar una cresta redondeada donde hay que ir casi todo el rato echando las manos, pero que subimos en un momento a toda pastilla.



Me ha encantado este trozo y se me ha dado super bien! Y después de esto queda la traca final: la famosa escupidera. Más de medio centenar de montañeros han perdido la vida en ella, ya que tiene una gran pendiente y además un poco ladeada hacia la izquierda, por lo que con nieve y/o hielo es un tobogán perfecto que ante cualquier resbalón te tira hacia el vacío. Ahora limpia es todo pedrera, nada de una superficie adherente jeje. Pero ahora en verano no tiene peligro (bueno, siempre hay peligro, pero no mortal), solamente es dura físicamente y algo técnica si no estás acostumbrado a este tipo de terreno.



Aquí no hay un camino definido, cada uno va subiendo por donde puede: mucha gente intenta dibujar Z, otros subimos todo a derecho por la zona media-derecha donde más rocas hay, otros se arriman a la pared izquierda donde menos rocas hay (puede parecer más fácil al principio, pero la tierrita suelta hace que resbale aún más, yo no lo recomiendo). No me extraña que se acumule tanto hielo aquí, hace mucho más frío que en todo lo anterior, y para sentirlo a pesar de estar haciendo un esfuerzo enorme... Y por fin llegamos al collado superior! La verdad es que lo hemos hecho mejor de lo que me esperaba, y todo el mundo que nos cruzábamos iba alabando a Izar y su habilidad. Desde aquí tenemos ya unas vistas brutales del Balcón de Pineta, donde estuvimos en Junio: se ve el Ibón de Marboré del todo líquido, nosotros lo vimos casi completamente helado, la brecha de Tucarroya...



Cómo mola identificar las cosas que se ven desde las alturas, y no sólo ver montañas. Las vistas serían preciosas de todas formas, por supuesto, pero así tienen un plus. Ahora sólo nos quedan unos cientos de metros por otras zetas hasta llegar a la cumbre. Reto conseguido!!





Aquí arriba hay un montón de
gente, a pesar de que por el camino no había demasiada, se ve que toda la gente se queda mucho tiempo en la cumbre a celebrarlo y a almorzar arriba. Nosotros nos sacamos las fotos de rigor y nos alejamos de la multitud hacia los bordes, para ir admirando las vistas hacia todos los ángulos. Y parece una tontería, pero 5 metros más lejos del hito y ya puedes estar solo. Ais. De frente vemos por dónde hemos venido, el gran tajo que forma el majestuoso Valle de Ordesa: visto desde aquí, no cuesta imaginarse un glaciar rellenando ese espacio.





A su izquierda otro tajo, el Cañón de Aiñsclo (lo recorrimos hace 5 años y también es precioso) y más ibones pequeños,



Pineta, la zona francesa y Marboré...



360º de pura inmensidad.





Pero queremos tranquilidad, así que una vez disfrutado, volvemos a bajar al collado y es ahí donde nos sentamos un rato a picar algo en soledad. Hasta aquí ya hemos hecho 1200 m de desnivel + en sólo 5 km. Antes de comenzar la bajada de la escupidera nos abrigamos, y comenzamos a bajar en modo surfeando las rocas jeje, con lo mal que se me dan las bajadas lo hicimos super rápido. Sin embargo, la cresta que me encantó trepar subiendo, no me mola un pelo bajarla y en muchas ocasiones hay que echar culo al suelo. Con la tontería, destrepar se hace lento y tardamos lo mismo en bajar que en subir, parece imposible! Al llegar a la zona de los grandes bloques ya está bien entrada la mañana y hace sol, un día espléndido, así que paramos a cambiarnos de ropa y ponernos de corto, antes de continuar la bajada hasta regresar a Góriz. Estamos super contentos de cómo ha ido la ascensión y del día que está haciendo, aunque cansados... y aún nos queda mucha tela! Recuperamos las cosas de la taquilla para hacernos la comida, y al ir a devolver las llaves y recuperar la fianza, nos la gastamos casi toda en 2 coca- colas que nos saben a gloria en estos momentos de cansancio y con el sol pegando de narices. Cocinamos nuestro liofilizado y, con eso y un poco de queso y cecina, ya hemos repuesto las fuerzas para poder bajar al valle.



Hacemos un último uso de los baños del refugio, y nos echamos crema del sol, que hasta ahora no había sido necesaria, pero ahora vuelve a parecer verano jeje. Comenzamos el descenso diciendo adiós a Góriz y su entorno, un placer haber pasado un tiempo en este lugar emblemático y maravilloso que merece la fama que tiene. Deshacemos el camino andado el ayer, hasta el desvío de la Faja de Pelay: esta vez iremos a la derecha para volver por el fondo del valle, pero sin tomar el pequeño desvío hasta la Cola de Caballo (la cascada es preciosa pero ya la conocemos, y además hay un montón de gente allí, y con tan poca agua...).



Tomamos un atajo que va más directo hacia el valle por un sendero que cruza un río ahora seco, por lo que no se podrá tomar en otras épocas del año. Hasta aquí la bajada ha sido brutal, pobres rodillitas, pero llevamos eso mejor que lo que nos encontramos por esta parte "fácil": las hordas de domingueros. Menos mal que aquí los caminos son anchos y podemos pasarles fácil, ya que nosotros esta parte ya la tenemos vista y vamos a tiro hecho, sin tomar ninguno de los desvíos a ver ninguna de las otras cascadas.



Eso sí, después de la pena de ver el río seco, me alegro de ver que las Gradas de Soaso sí están muy bonitas con su agua turquesa, al igual que la cascada de Arripas. Admiramos el valle desde abajo, más verde, y echamos un último vistazo atrás de donde venimos, antes de meternos de lleno en el hayedo,



y bajar el desnivel que nos queda por la ancha pista hasta llegar a la Pradera de Ordesa.
La ruta han sido 22'56 km con 1708 m de desnivel + y 2500 m de desnivel -, ojito!
Abajo nos toca volvernos a poner la mascarilla para hacer cola para el autobús, que llega enseguida, y volvemos a meter a Izar en la enorme jaula antes de subirnos. Con lo cansada que está ahora, se mete tan pancha, insólito en ella jaja. Sólo son las 5 de la tarde, y eso que hay buses hasta las 21, lo hemos hecho en muy poco tiempo, yeah! Eso mañana nos pasará factura fijo. Al llegar al parking de Torla tenemos que desbloquear otro reto, que no tengamos una multa en la furgo creyendo que estábamos pernoctando y que esté el portabicis entero. Y síii todo correcto, así que las montamos, guardamos todo y vamos directos sin entretenernos a nuestro FP preferido de nuevo, como el día anterior, a Fiscal, ya fuera del Parque Nacional. Por primera vez después de 2 días tenemos cobertura, así que avisamos a nuestra gente de que estamos vivos y felices :) Sólo hacemos una breve parada en Broto a comprar pan, pero en la panadería huele tan bien, tienen tantas cosas y tengo tanta hambre... que salgo con pan y dos hojaldres enormes rellenos de chocolate jaja. Delicioso! Después de que todos los días en la parte francesa y por las alturas ya a estas horas hiciera frío, nos sorprendemos al haber bajado tanto de que aquí sí que sigue siendo verano! No nos lo esperábamos, así que aprovechamos que ésta vez el agua está calentita de estar la chapa al sol y nos duchamos sin sacar ni la alcachofa de ducha ni la lona, sólo esponja y directamente echándonos el cubo por encima jaja (también es porque estamos muy cansados y no tenemos ganas de montajes, pero sssssh). La verdad es que nos sienta fenomenal, y por fin limpitos, nos tomamos la Stout que teníamos reservada para celebrarlo. Hoy nos va a dar igual que ladren todos los perros de Aragón a la vez, seguro que caemos a la cama rendidos y dormimos como bebés. De hecho, casi ni cenamos. Buenas noches!

9 - Domingo 13 de Septiembre: Fiscal - Soria - Palacios de la Sierra
Efectivamente dormimos genial, y sin despertador jeje. Último día, de transición y regreso.



Desayunamos bien, ya que además ayer cenamos muy poco, y ponemos rumbo a casa con la calma, parando a vaciar aguas grises y el potty en el área de AC de Sabiñánigo. Paramos en el embalse de Arguis, de camino, deseando poner el broche final a las vacaciones con un baño, pero las orillas en esta parte son muy fangosas y no nos atrae nada, así que continuamos carretera. Por cierto, sólo los metros desde la furgo hasta el agua ya dejan ver las tremendas agujetas que sabía que íbamos a tener jajaja, en fin. Conducimos hasta Ágreda, allí paramos también en su área de AC con hierbita buena a comer. Y luego hacemos el tramo que nos queda hasta Soria, donde nos separamos uno en cada vehículo hasta llegar a casa y poner fin a este maravilloso miniviaje. Pirineos, nunca defraudáis, tened por seguro que volveremos más pronto que tarde!
FIN


Espero que os guste  ;)

ikerito

Espectacular crónica y viaje, de las que mas me han gustado. muchas gracias por compartirlo, leyéndola todavía tengo más ganas de salir con la furgo.

la_plasa

Más aventuras en: LowCosTravellers

Trencalòs

Què ruta y que fotos más guapas! ..... gracias por compartir la crónica! Da gusto leerla! ;)

Furgoxo

Paisajes que nunca cansan, sea en persona o en fotos .baba

Como nos ha gustado este viaje multiaventura, además de bien narrado con unas fotos de lujo  .fotografo .palmas

Enhorabuena por este precioso viaje al Pirineo y gracias por compartir .ereselmejor

Saludos ;)

Palanciana

Gracias ikerito, y tanto que así dan ganas de salir, es ver cualquier viaje me da igual dónde sea y decir, quiero ir jaja. Qué orgullo que te guste tanto  :) me alegro un montón!

Ay la_plasa, atardecerlovers  .loco2  a megamuerte! Ya no sólo los colores del cielo, cómo se reflejan en la pared izquierda del valle es la leche.

Trencalòs, muchas gracias! Soy un poco chapas jaja pero con las fotos se disimula un poco  ;D

Furgoxo, un honor el halago viniendo de un pro de las crónicas jeje  .palmas  te acuerdas que el año pasado nos comentaste que qué pena no haber podido hacer la VF de Siala? Por fin cayó! Nos gusta la multiaventura, por eso el que mucho abarca poco aprieta jaja pero felicísimos.

Kenar

Pocos días pero muy bien aprovechados  .palmas  .palmas  .palmas .

El relato genial, una pasada, es vuestra línea, vamos   .ereselmejor


Muchas gracias por compartirlo con todos nosotros en el foro, lo subimos al índice de grandes viajes ;)
Colabora en la elaboración del "CALENDARIO FURGOVW-2023".
PRIMERA RONDA DE VOTACION ABIERTA
Ayúdanos a mantener el foro abierto al mundo y libre de publicidad



INava

Pasada de relatos y fotos!
Gracias por compartir y dar cacahuetes al mono del viaje!

Palanciana

Cita de: INava en Marzo 12, 2021, 12:57:48 pmPasada de relatos y fotos!
Gracias por compartir y dar cacahuetes al mono del viaje!
Gracias a ti por leernos! Yo no necesito dar más cacahuetes a ese mono, está muy gordo ya jaja pero aún así lo hago, es un vicio jejejeje.

Gracias también a p :) :)